Los fármacos del Alzheimer se prueban sobre todo en blancos, y esto preocupa a pacientes y cuidadores negros

LUNES, 3 de octubre de 2022 (HealthDay News) -- Larry Griner renunció a su trabajo en California y volvió a su hogar de la niñez, en Baltimore, hace casi cinco años, para poder cuidar a su madre, Norma.

Norma había recibido un diagnóstico de enfermedad de Alzheimer casi 12 años antes, que acabó con su memoria a corto plazo y cambió la vida que tenía por completo. Cuando Griner, de 63 años, volvió a casa, observó con agonía mientras el Alzheimer le robaba poco a poco la memoria a su madre. Aunque se suponía que el medicamento que tomaba ayudaba con su memoria, Griner tenía dudas.

Los fármacos del Alzheimer se prueban sobre todo en blancos, y esto preocupa a pacientes y cuidadores negros

¿Por qué? Cuando se trata de los medicamentos para el Alzheimer, como donepezil (Aricept) o aducanumab (Aduhelm), hay una grave carencia de evidencias sobre cómo estos fármacos funcionan en los pacientes negros e hispanos, porque se incluyen muy pocos en los ensayos clínicos sobre estos tratamientos. Griner es negro, y su madre tomaba Aricept.

"Nunca podría ser una referencia sobre qué hace el medicamento, pero estaría más asustado sobre qué sucedería si no lo tomara", dijo Griner. "Uso lo que le recetaron y me aseguro de que tome lo que necesita".

Hace años que Aricept se receta a muchos pacientes, pero su efectividad en las personas de distintas razas y etnias se desconoce, debido a la falta de diversidad en sus ensayos clínicos originales. La distribución racial de los participantes de esos ensayos era de un 95 por ciento de blancos, un 3 por ciento de negros, y un 2 por ciento de otras razas.

Esta falta de diversidad tiene consecuencias en el mundo real para los pacientes que toman medicamentos que solo se han evaluado en poblaciones blancas. Limita la capacidad de generalizar los resultados, y limita la comprensión de las personas de como el medicamento funciona en todos los grupos raciales y étnicos.

En el Alzheimer, esta falta de evidencia sobre los pacientes de las minorías es particularmente urgente.

Las personas negras tienen dos veces más probabilidades que las blancas de ser diagnosticadas con la enfermedad de Alzheimer y otras demencias. De forma similar, las personas hispanas tienen más o menos 1.5 veces más probabilidades que las blancas de sufrir de Alzheimer y otras demencias.

El Alzheimer 'afecta a cada persona de forma distinta'

Pero "si están poco representados en los ensayos, ¿cómo sabemos que los tratamientos son efectivos en ese segmento de la población?", preguntó Elizabeth Smith-Bovin, directora ejecutiva de la sucursal del noreste de Nueva York de la Asociación del Alzheimer (Alzheimer's Association).

De hecho, investigaciones anteriores han encontrado que el Alzheimer no es igual en todo el mundo.

Cuando una encuesta preguntó a las personas de distintas razas por qué se mostraban renuentes a participar en los ensayos clínicos sobre la enfermedad de Alzheimer, un 22 por ciento de los encuestados dijeron que creían que no iban a tratarlos de forma justa, mientras que un 24 por ciento no confiaban en la investigación médica. Pero cuando la encuesta le hizo la pregunta a un grupo de participantes blancos, estas cifras fueron de un 3 y un 10 por ciento, respectivamente.

Otro factor que afecta a la participación en los ensayos clínicos es que los pacientes negros y los hispanos en general son diagnosticados con una enfermedad de Alzheimer más avanzada, más allá del punto en que serían elegibles para ensayos clínicos de nuevos medicamentos.

"Si la enfermedad se ha manifestado del todo, entonces, ¿cómo se mide con precisión la eficacia de un tratamiento que está diseñado para tratar a la enfermedad en sus etapas tempranas?", preguntó Smith-Bovin.

Griner dijo que, según sus observaciones de la experiencia de su madre, "la enfermedad afecta a todo el mundo de forma distinta".

Aricept no es el único medicamento para el Alzheimer que en realidad no ha sido evaluado en las minorías: como los ensayos clínicos más recientes sobre Aduhelm también carecían de diversidad racial, el poder del fármaco en las diversas poblaciones étnicas y raciales sigue sin estar claro, señaló la Dra. Lisa Barnes, una neuropsicóloga cognitiva del centro de Enfermedad de Alzheimer Rush en Chicago, que examinó los motivos de la persistente falta de diversidad en los ensayos clínicos.

En junio de 2021, el Aduhelm se convirtió en el primer medicamento nuevo contra el Alzheimer aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. en casi dos décadas, a pesar de la oposición del comité asesor independiente de la propia agencia y algunos expertos, que afirmaron que no había suficientes pruebas de que el fármaco en realidad ayude a los pacientes.

Los medicamentos de los ensayos son inaccesibles

Según Barnes, las limitaciones actuales en el diseño general de los estudios también son un importante obstáculo contra la representación diversa en la investigación.

"En cuanto a los ensayos clínicos, hay muchos criterios de elegibilidad que con frecuencia excluyen a las personas", explicó.

Barnes mencionó las formas en que los investigadores podrían diversificar su investigación: "Primero, los investigadores deben hacer que sus estudios de investigación sean accesibles para las distintas poblaciones. Esto incluye en lugar donde reclutan y los requisitos que aplican a su investigación. En segundo lugar, los investigadores pueden contratar personal que refleje a la comunidad que buscan estudiar, de forma que los individuos diversos se sientan más cómodos al implicarse en el estudio o al responder a las preguntas de la investigación".

Lamentablemente, la falta de diversidad no es un problema solo de la investigación sobre el Alzheimer. En Estados Unidos, las minorías conforman menos de un 10 por ciento de los participantes en los ensayos clínicos, el método más común de evaluar las herramientas diagnósticas, los tratamientos farmacológicos y los dispositivos médicos. Pero un 42 por ciento de la población de EE. UU. está conformada por personas que se identifican como no blancas.

En todo el mundo, un estimado de 50 millones de personas tienen demencia, sobre todo debida a la enfermedad de Alzheimer. Esto supone una pesada carga para los pacientes, las familias y la sociedad, e inflige una carga económica de más o menos 1 billón de dólares al año, que continúa aumentando alrededor del mundo. Como la quinta causa principal de muerte en los adultos de a partir de 65 años, la enfermedad de Alzheimer afecta a las personas de todas las razas y etnias.

Para garantizar que los estudios representen a la amplia población que es afectada por la enfermedad, ha estado aumentando la presión para que haya participantes más diversos en los centros de investigación de Estados Unidos.

"Para intentar remediar la escasez de ensayos clínicos, trabajamos de forma constante para intentar aumentar la concienciación sobre la nueva investigación", señaló Smith-Bovin.

Una investigación más representativa podría hacer una diferencia significativa en la forma en que los cuidadores como Griner se orientan en el sistema de atención de la salud y comprenden la eficacia de los medicamentos que sus seres queridos toman.

Griner se enfrentó a estos desafíos, e hizo todo lo que pudo para asegurarse de que su madre continuara haciendo cosas por su cuenta. Lamentablemente, ella falleció el junio pasado.

Más información

Visite la Asociación del Alzheimer para más información sobre la enfermedad de Alzheimer.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Elizabeth Smith-Bovin, executive director, Alzheimer's Association's Northeastern NY Chapter; Lisa Barnes, PhD, Alla V. and Solomon Jesmer Professor of Gerontology and Geriatric Medicine, Alzheimer’s Disease Center, Rush University, Chicago; Larry Griner, Alzheimer's caregiver, Baltimore

Comparte tu opinión