Los esteroides anabólicos podrían hacer un daño a largo plazo a los testículos, según un estudio

MIÉRCOLES, 10 de marzo de 2021 (HealthDay News) -- Los hombres que usan esteroides anabólicos podrían estar haciendo un grave daño a su función testicular, advierte una investigación reciente.

Y el daño podría durar mucho tiempo después de que dejen de usarlos.

Los esteroides anabólicos podrían hacer un daño a largo plazo a los testículos, según un estudio

El uso ilegal de los fármacos no es raro entre los deportistas que buscan aumentar su tamaño y fuerza muscular y verse más musculados, según el autor principal del estudio, el Dr. Jon Rasmussen, científico postdoctoral del Hospital de la Universidad de Copenhague, en Dinamarca.

Los esteroides anabólicos son variaciones sintéticas de la testosterona, la principal hormona sexual masculina.

Hace mucho que los profesionales clínicos comprenden que el uso ilícito puede conducir a efectos adversos, que incluyen el crecimiento del pecho, la pérdida del pelo y unos testículos encogidos.

Y, dijo Rasmussen, esto no es todo. Los medicamentos también aumentan el riesgo de un hombre de una discapacidad en la función cardiaca, estrechamiento de las arterias, hipertensión, colesterol y triglicéridos altos, disfunción eréctil, infertilidad, acné, depresión, ansiedad y agresividad.

Se sabe que el uso también reduce la producción de la testosterona, una afección conocida como hipogonadismo, que puede conducir a la impotencia, a una reducción en el apetito sexual y a un conteo espermático más bajo.

Pero, ¿seguiría la deficiencia de testosterona siendo un problema incluso después de que se pare el uso de esteroides?

Rasmussen dijo que la nueva investigación de su equipo sugiere que la respuesta es que sí. Los investigadores encontraron evidencias de una función testicular afectada años después de que se dejara de usar los fármacos.

En el estudio, se dio seguimiento a 132 hombres entre 2014 y 2017. Los participantes tenían entre 18 y 50 años (con una edad promedio de 32 años). Todos participaban en lo que se describió como "entrenamiento en fuerza recreativo".

Alrededor de un tercio nunca usaron esteroides anabólicos, mientras que un tercio eran usuarios actuales. Los demás eran exusuarios que, en promedio, habían dejado de usarlos unos 32 meses antes.

Como los niveles de testosterona varían de forma dramática a lo largo del día, lo que hace que las medidas sean poco fiables, los investigadores decidieron enfocarse en un marcador llamado INSL3.

Esta hormona es generada por las mismas células testiculares que producen a la testosterona, pero se considera más fiable para la medición.

La conclusión fue que los usuarios de esteroides tenían unos niveles de INSL3 mucho más bajos que los exusuarios y los hombres que nunca habían tomado esteroides.

E incluso años después de dejar los esteroides, los niveles de INSL3 de los exusuarios siguieron siendo notablemente más bajos que los de los hombres que nunca habían tomado esteroides, lo que sugiere que los medicamentos provocaban un daño duradero.

Además, mientras más tiempo había tomado esteroides anabólicos un exusuario, más bajos seguían siendo sus niveles de INSL3 años tras dejarlos, mostró el estudio. El estudio aparece en la edición del 9 de marzo de la revista Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism.

El hallazgo de un impacto a largo plazo en la función testicular no debería ser una gran sorpresa, según el Dr. Bradley Anawalt, que revisó los hallazgos. Anawalt es jefe de medicina del Centro Médico de la Universidad de Washington, en Seattle.

"Es un efecto previsto, pero no bien conocido", apuntó Anawalt, dado que esos esteroides desactivan a hormonas en el cerebro que estimulan la producción de la testosterona. "Entonces, tomar esteroides anabólicos durante un periodo largo resultará en semanas, meses o incluso tal vez años antes de que se recupere la capacidad del cuerpo masculino de producir su propia testosterona", comentó.

En cuanto a si podría haber una forma efectiva de tratar el hipogonadismo entre esos hombres, Rasmussen dijo que aún no se sabe con certeza.

"Actualmente no hay un consenso sobre el tema", dijo.

Pero, añadió Anawalt, la llamada "terapia de gonadotropina" podría tener un rol. Las gonadotropinas son hormonas producidos por el cerebro para estimular a los testículos para que produzcan testosterona y esperma.

"La terapia de gonadotropina se puede realizar mediante inyecciones de gonadotropina bajo la piel dos a tres veces por semana", señaló.

También podría ser posible, planteó Anawalt, estimular la producción de la gonadotropina con pastillas conocidas como clomifenos, que en general se usan para estimular la ovulación en las mujeres. Pero, indicó, "el clomifeno no se ha estudiado de forma cuidadosa para este uso", y todavía no está aprobado para la infertilidad masculina provocada por el abuso de los esteroides anabólicos.

La opinión experta usual, dijo, implica mucho menos tecnología.

"Espere hasta que pase y permita que su cuerpo se recupere", dijo Anawalt.

Los investigadores presentarán sus hallazgos en una reunión virtual de la Sociedad Endocrina (Endocrine Society), del 20 al 23 de marzo.

Más información

Aprenda más sobre los riesgos de abuso de los esteroides anabólicos en el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Jon Jarløv Rasmussen, MD, PhD, postdoctoral scientist, Department of Endocrinology, Rigshospitalet, University Hospital of Copenhagen, Denmark; Bradley Anawalt, MD, chief, medicine, University of Washington Medical Center, Seattle, and board-certified physician, Endocrine and Diabetes Care Center, Seattle; Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, March 9, 2021

Comparte tu opinión