Los científicos determinan que el brote de coronavirus se originó en serpientes

Los científicos determinan que el brote de coronavirus se originó en serpientes

Las serpientes podrían ser la fuente del nuevo brote de coronavirus en humanos, que comenzó en China y que se ha propagado a otros países.

Los pacientes que se infectaron con el virus, llamado 2019-nCoV por la Organización Mundial de la Salud, se expusieron a animales silvestres en un mercado al por mayor donde se vendían marisco y pescado, aves, serpientes, murciélagos y animales de granja, informan los investigadores.

Los científicos chinos, dirigidos por Wei Ji, del Departamento de Microbiología de la Escuela de Ciencias Médicas Básicas del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Pekín, en Beijing, realizaron un análisis genético detallado del virus. Concluyeron que parece haberse formado mediante una combinación de un coronavirus encontrado en los murciélagos y otro coronavirus de origen desconocido.

El misterioso coronavirus desarrolló una mezcla (una recombinación) de una proteína viral que reconoce a, y se vincula con, los receptores en las células huésped, lo que permite al virus entrar a las células huésped y provocar infección y enfermedad, explicaron los investigadores.

También encontraron evidencias de que el 2019-nCoV probablemente estuvo en serpientes antes de aparecer en humanos. La recombinación dentro de la proteína viral ligando del receptor podría haber permitido al virus pasar de las serpientes a los humanos, según el estudio. La investigación se publicó en la edición en línea del 22 de enero de la revista Journal of Medical Virology.

"Los resultados derivados de nuestro análisis evolutivo sugiere por primera vez que la serpiente es el animal silvestre que es el reservorio más probable del 2019-nCoV", escribieron los autores en un comunicado de prensa de la revista. "La nueva información obtenida mediante nuestro análisis evolutivo es altamente significativa para un control efectivo del brote provocado por la neumonía inducida por el 2019-nCoV".

Los casos de infección en humanos con el nuevo coronavirus se reportaron por primera vez a finales de diciembre en Wuhan, China. Desde entonces, se han reportado 570 casos y 17 muertes. El jueves, las autoridades de salud chinas prohibieron los viajes en Wuhan y cuatro ciudades cercanas en un esfuerzo por controlar la propagación del virus.

Hasta ahora, se ha reportado un caso en Estados Unidos, y todos los visitantes de Wuhan ahora recibirán pruebas de detección en cinco aeropuertos de EE. UU.: San Francisco, la ciudad de Nueva York, Chicago, Atlanta y Los Ángeles.

Este último coronavirus y otras infecciones virales emergentes, como la gripe aviar, el ébola y el Zika, plantean unos significativos peligros para la salud en todo el mundo. Averiguar sus orígenes puede ayudar a los investigadores a desarrollar medidas para defender contra brotes futuros.

El control de las infecciones virales emergentes requiere el descubrimiento y el desarrollo de vacunas y/o antivirales efectivos, pero los antivirales que ya tienen licencia se deben probar contra el 2019-nCoV, sugiere un editorial publicado junto con el estudio.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre el 2019-nCoV.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión