SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cerrar

Hipertensión: nuevas directrices para tratar a niños y adolescentes

Por HealthDay/HolaDoctor -

Es probable que se diagnostique y se trate la hipertensión en más niños y adolescentes de EE. UU. gracias a unas nuevas directrices publicadas el lunes por la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics).

Alrededor de un 3.5 por ciento de los niños y adolescentes tienen una presión arterial anómalamente alta, o hipertensión, que con frecuencia no se detecta ni se trata, según la academia.

"Si hay un diagnóstico de hipertensión, podemos tratarla de varias formas", dijo el Dr. David Kaelber, que ayudó a desarrollar las directrices. "Pero como los síntomas son silentes, con frecuencia la afección se pasa por alto".

Cuando la hipertensión no se aborda, puede conducir a problemas cardiacos y renales años más tarde, añadió la academia.

Esto es particularmente preocupante debido a que la incidencia de hipertensión infantil ha aumentado en Estados Unidos desde 1988, aunque ahora se ha nivelado, anotaron los autores de las directrices.

Tablas simplificadas

Según las nuevas tablas simplificadas, se medirá la presión arterial de los niños comparándola con la de niños de peso normal, de forma que es probable que las medidas ideales sean más bajas que en el pasado. Los niños obesos o con sobrepeso (que se incluyeron en las directrices anteriores) son más propensos a tener hipertensión, lo que posiblemente sesgó las medidas recomendadas.

Como resultado de este cambio, se cree que una cantidad mayor de niños podrían caer en la categoría que necesita tratamiento.

Eso es bueno, dijo el equipo de Kaelber.

El Dr. Joseph Flynn, que fue presidente conjunto del subcomité autor de las directrices junto con Kaelber, explicó que "al detectar la afección pronto, podemos trabajar con la familia para gestionarla, ya sea a través de cambios en el estilo de vida, de medicamentos, o de una combinación de tratamientos".

El flagelo de la hipertensión en EE. UU.

Obesidad e hipertensión

La academia tomó en cuenta el vínculo entre la obesidad y la hipertensión, y señaló que los cambios en el estilo de vida (como la dieta y el ejercicio) son el tratamiento de primera línea para la hipertensión.

Los médicos deben recetar antihipertensivos si esos cambios en la conducta no reducen la presión arterial, o si el niño sufre de otra afección, como enfermedad renal o diabetes, según las directrices.

Pero primero, los niños con una lectura de presión arterial elevada deben recibir una monitorización de 24 horas en casa, según la academia. Esto descarta la posibilidad del "efecto de la bata blanca", que es una ansiedad por estar en el consultorio del médico que aumenta la presión arterial.

Además, con el fin de que la clasificación sea más sencilla para los médicos, la academia recomienda que los adultos y los adolescentes utilicen las mismas tablas de presión arterial.

"Esas directrices ofrecen una nueva oportunidad para que los pediatras identifiquemos y abordemos esta importante, y con frecuencia no reconocida, enfermedad crónica en nuestros pacientes", planteó Kaelber. "La parte fácil fue desarrollar las nuevas directrices. Ahora comenzamos el trabajo más difícil de implementarlas para ayudar a los niños y a los adolescentes".

Las directrices se publicaron en línea el 21 de agosto en la revista Pediatrics.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. tienen más información sobre la prevención de la hipertensión a todas las edades.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad