¿Llegará pronto una vacuna contra el coronavirus 'universal' y barata?

LUNES, 26 de abril de 2021 (HealthDay News) -- Una vacuna experimental contra la COVID-19 podría potencialmente proveer una protección universal contra las variantes de la COVID, además de otros coronavirus, quizá incluso los que son responsables del resfriado común. Y es baratísima: cuesta menos de 1 dólar por dosis, aseguran los investigadores.

La vacuna se dirige a una parte de la proteína de pico del virus de la COVID que parece ser altamente resistente a las mutaciones y que es común en casi todos los coronavirus, comentó el investigador sénior el Dr. Steven Zeichner, profesor de enfermedades infecciosas pediátricas de la Universidad de Virginia, en Charlottsville.

¿Llegará pronto una vacuna contra el coronavirus 'universal' y barata?

En los estudios con animales, la vacuna contra la COVID protegió a cerdos contra dos enfermedades distintas provocadas por dos tipos de coronavirus: la COVID-19 y el virus de la diarrea epidémica porcina (DEP), según los resultados, que se publicaron en una edición reciente en línea de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Los dos coronavirus "están relacionados, pero son primos lejanos", apuntó Zeichner. "La implicación es que si una vacuna contra la COVID pudo proteger a un cerdo de la DEP, hay muchas probabilidades de que pudiera proveer protección contra muchas variantes distintas de la COVID".

Estos resultados representan una "gran oportunidad para desarrollar vacunas universales contra el coronavirus", aseguró el Dr. Amesh Adalja, experto sénior del Centro de Seguridad de la Salud Johns Hopkins, en Baltimore.

"Otros coronavirus provocan alrededor de un 25 por ciento de los resfriados comunes, y también son importantes amenazas emergentes de enfermedades infecciosas", señaló Adalja. "Poder eliminar a los coronavirus como una amenaza biológica sería una importante ventaja, y una vacuna universal sería el mejor medio de lograrlo".

El costo es otra ventaja de la nueva vacuna.

La vacuna experimental se basa en unas bacterias genéticamente modificadas, que se pueden producir de forma masiva por una fracción del costo de las vacunas contra la COVID-19 que están aprobadas ahora, aseguró Zeichner.

Las vacunas contra la COVID-19 de ARNm que se usan ahora cuestan unos 10 dólares por dosis, un precio que sería prohibitivo en los países en desarrollo, apuntó.

Pero las vacunas basadas en bacterias contra el cólera y la pertussis se pueden cultivar en grandes cantidades por un bajo precio. Según los informes, una compañía sudcoreana fabricó 6 millones de dosis de la vacuna contra el cólera en un año usando un solo fermentador de 100 litros, con un costo de menos de 1 dólar por dosis, apuntó Zeichner,

"Un fermentador de 100 litros es trivialmente pequeño", aseguró. "Es del tamaño del tanque de gasolina de un coche. Es el volumen del archivador de una oficina".

Un tanque de 1,500 libros (del tamaño del que tiene el bar de cervezas local) podría aumentar la producción de forma exponencial y reducir incluso más el costo por dosis, dijo Zeichner.

"Si tiene dos o tres o cuatro, muy pronto hay suficientes vacunas para inmunizar a todas las personas del mundo", añadió.

Zeichner y sus colaboradores diseñaron la vacuna para que se dirija a una parte de la proteína de pico del virus de la COVID llamada "péptido de fusión vírica", que es en esencia universal entre los coronavirus. La proteína de pico es lo que el virus utiliza para invadir a las células humanas.

"En todas las secuencias que hemos obtenido hasta ahora del SARS-CoV-2 [el virus que causa la COVID-19], esa región de la proteína de pico no muestra ningún cambio en lo absoluto", apuntó Zeichner. "Si no ha mostrado ningún cambio hasta ahora, es poco probable que comience a mostrar cambios en el futuro.

Si el nuevo objetivo resulta efectivo en investigaciones de seguimiento, las compañías con vacunas contra la COVID-19 que ya están en el mercado quizá deban incorporarlas en las futuras dosis potenciales de "refuerzo", planteó Zeichner.

Las vacunas actuales funcionan al engañar a las células humanas para que produzca versiones incompletas de la proteína de pico de la COVID, contra las cuales el sistema inmunitario responde y produce una defensa contra futuros ataques.

Las vacunas de Pfizer y Moderna lo hacen mediante la introducción de información genética directamente en las células a través de ARN mensajero, mientras que las vacunas de Johnson & Johnson y AstraZeneca utilizan un adenovirus vacío para infectar a las células sin provocar ningún daño.

Ambos tipos de vacunas "en realidad tienen que entrar en las células y entonces ordenar a las células que produzcan los antígenos de la vacuna", explicó Zeichner.

Un método distinto

Esta vacuna experimental utiliza otra táctica. Los investigadores alteraron genéticamente bacterias de E. coli, eliminaron las partes que enferman a las personas y añadieron el objetivo de la proteína de pico del coronavirus a la superficie de la bacteria.

Entonces, las bacterias se matan y se inyectan en un animal o persona, donde el sistema inmunitario las reconoce como invasoras y monta una defensa. Las bacterias en sí provocan la respuesta inmunitaria, en lugar de algo producido por las células humanas.

"Lo único que hay que hacer es usar bacterias, cultivarlas y luego inactivarlas con un poco de formaldehido, y ya tiene la vacuna", aseguró Zeichner.

Estas vacunas basadas en bacterias, llamadas vacunas inactivadas de células completas, han existido durante un siglo, y solo requieren refrigeración, anotó, lo que hace que sean mucho más fáciles de transportar que las vacunas de ARNm en congelación profunda.

Aunque los resultados iniciales son promisorios, Zeichner dijo que se necesita más trabajo en la vacuna experimental.

La vacuna no previno la infección, pero sí protegió a los cerdos de desarrollar síntomas graves. También preparó al sistema inmunitario de los cerdos para montar una respuesta más vigorosa ante las infecciones futuras.

Ahora, los investigadores deben determinar cuál es la mejor dosis, la mejor ruta de administración de la vacuna y el mejor calendario, dijo Zeichner. También desean experimentar con otras sustancias que se podrían añadir para potenciar más la respuesta inmunitaria.

Todo esto se hará en estudios con animales antes de que el equipo pase a los humanos, aseguró.

El Dr. William Schaffner es profesor de enfermedades infecciosas del Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt, en Nashville, Tennessee. Afirmó que "los largos viajes comienzan con los primeros pasos, y estos son los primeros pasos. Dicho esto, es muy innovador. No tenemos ni idea de si funcionará, pero estos datos preliminares son emocionantes. Y la idea de que se pueda crear una vacuna que tenga la capacidad de prevenir todo un espectro de variantes es muy emocionante, por supuesto".

Schaffner anotó que se han invertido dos décadas de investigación en la búsqueda de una vacuna universal contra la gripe, "y todavía no lo hemos logrado. Pero tal vez funcione con la COVID".

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre las vacunas contra la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Steven Zeichner, MD, PhD, professor, pediatric infectious disease, University of Virginia, Charlottesville, Va.; Amesh Adalja, MD, senior scholar, Johns Hopkins Center for Health Security, Baltimore; William Schaffner, MD, professor, infectious diseases, Vanderbilt University Medical Center, Nashville, Tenn.; Proceedings of the National Academy of Sciences, April 15, 2021, online

Comparte tu opinión