Las vacunas contra la COVID salvan vidas, independientemente del peso corporal

MARTES, 5 de julio de 2022 (HealthDay News) -- La vacunación contra la COVID ofrece una alta protección contra la enfermedad grave a las personas con cualquier nivel de peso corporal, encuentra una nueva investigación británica.

El estudio de más de 9 millones de adultos encontró que los que habían recibido dos dosis de una vacuna contra la COVID-19 tenían una fuerte protección contra la hospitalización o la muerte por la enfermedad. Y la efectividad fue igual de alta en las personas con obesidad que en las que tenían un peso saludable.

Las vacunas contra la COVID salvan vidas, independientemente del peso corporal

Esto ha sido una preocupación, dado que hay evidencias de que la vacuna contra la gripe es menos efectiva en las personas con obesidad, señaló la investigadora, Carmen Piernas-Sánchez, de la Universidad de Oxford.

"Esto nos llevó a observar las vacunas contra la COVID", explicó.

Según los hallazgos, las vacunas tienen una efectividad similar en las personas que tienen un peso normal, sobrepeso u obesidad. Pero Piernas-Sánchez indicó que todavía se necesita más investigación para comprender por qué la obesidad parece hacer que las personas sean más vulnerables a enfermar de gravedad cuando contraen la COVID.

Por ahora, ella y otros expertos enfatizaron la importancia de la vacunación, lo que incluye a las dosis de refuerzo.

"Las vacunas no son perfectas, y se puede contraer COVID de cualquier forma. Pero son muy efectivas contra la enfermedad grave", apuntó el Dr. Aaron Glatt, jefe de enfermedades infecciosas de Mount Sinai South Nassau, en Oceanside, Nueva York.

El estudio más reciente observo a la época anterior a la ómicron, pero Glatt afirmó que las vacunas siguen teniendo una efectividad alta contra la COVID grave.

La Dra. Lalitha Parameswaran, especialista en enfermedades infecciosas del Hospital Langone de la NYU, en Brooklyn, se mostró de acuerdo.

"La vacunación sigue siendo el método más importante para evitar la enfermedad grave y la muerte por la COVID, y esto ha seguido siendo cierto en la época de la ómicron", comentó Parameswaran.

Añadió que las dosis de refuerzo ofrecen protección contra la enfermedad entre leve y moderada, y que "potencian aún más la respuesta protectora contra la enfermedad grave".

Los hallazgos, que se publicaron en una edición reciente de la revista The Lancet Diabetes and Endocrinology, se basan en los expedientes médicos de más de 9 millones de adultos británicos. Entre diciembre de 2020 y noviembre de 2021, más de 566,000 tuvieron resultados positivos de COVID, alrededor de 33,800 fueron hospitalizados, mientras que poco menos de 14,400 fallecieron.

En general, encontró el estudio, las personas que recibieron dos dosis de cualquier vacuna contra la COVID administrada en Reino Unido (AstraZeneca, Pfizer o Moderna) tenían muchas menos probabilidades de enfermar de gravedad.

La vacunación redujo el riesgo de hospitalización en casi un 70 por ciento entre los adultos con sobrepeso, obesidad y un peso normal, en comparación con sus contrapartes sin vacunar. Hubo una reducción similar en el riesgo de morir de COVID-19.

Las personas que tenían un peso insuficiente mostraron una protección un poco más baja: la vacunación redujo su riesgo de ser hospitalizadas por la COVID a la mitad, y su riesgo de fallecer en un 40 por ciento, encontraron los investigadores.

El motivo no está claro, según Piernas-Sánchez. Pero anotó que es posible que algunas personas con un peso insuficiente tengan afecciones de la salud, entre ellas el cáncer, que reducen la respuesta inmunitaria a las vacunas.

Los investigadores también encontraron que cuando las personas vacunadas contraían la COVID, las que tenían obesidad se enfrentaban a un riesgo más alto de acabar en el hospital o de fallecer que las personas con un peso en el rango normal.

Desde principios de la pandemia se ha reconocido que las personas obesas tienen un riesgo más alto de una COVID-19 grave. Los expertos creen que hay varios motivos. La obesidad puede afectar a la función inmunitaria y hacer que las personas sean más vulnerables a problemas de la coagulación y la respiración, por ejemplo.

"Dada la alta efectividad de las vacunas, el número absoluto de casos graves se redujo de forma masiva", aseguró Piernas-Sánchez. "Pero entre esa cantidad más baja de casos graves que sí suceden, los que tienen unos pesos corporales bajos o altos se enfrentan a unos mayores riesgos, en comparación con las personas con un peso saludable".

Todo esto sugiere que alcanzar un peso saludable ayuda a proteger a las personas de una COVID-19 grave, añadió Piernas-Sánchez.

¿Y qué pasa con las dosis de refuerzo? En este estudio, pocas personas de cualquier peso enfermaron de gravedad tras una dosis de refuerzo contra la COVID.

Pero los investigadores dijeron que se necesitan más estudios para saber si las dosis de refuerzo eliminan el riesgo en exceso vinculado con la obesidad.

Dicho esto, los tres expertos aconsejaron a las personas ponerse las dosis de refuerzo recomendadas. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. aconsejan una segunda dosis de refuerzo para las personas de a partir de 50 años, y para algunas personas más jóvenes que están inmunocomprometidas.

El estudio también encontró que los adultos con un peso insuficiente eran menos propensos que todos los demás a estar vacunados: alrededor de un tercio estaban sin vacunar en noviembre de 2021.

Una vez más, los motivos se desconocen. Pero los investigadores especulan que los mensajes de salud pública, que enfatizan los riesgos vinculados con la obesidad, quizá den a las personas delgadas la idea de que no tienen nada de qué preocuparse.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre la obesidad y la COVID.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Carmen Piernas-Sanchez, PhD, MSc, research lecturer, Nuffield Department of Primary Care Health Sciences, University of Oxford, U.K.; Aaron Glatt, MD, chief, infectious diseases and hospital epidemiologist, Mount Sinai South Nassau, Oceanside, N.Y., and professor, medicine, Icahn School of Medicine at Mount Sinai, New York City; Lalitha Parameswaran, MD, MPH, infectious disease specialist, NYU Langone Hospital Brooklyn, and clinical assistant professor, NYU Grossman School of Medicine, New York City; The Lancet Diabetes and Endocrinology, June 30, 2022, online

Comparte tu opinión