Las señales eléctricas del corazón cambiaron en el primer trasplante cardiaco de cerdo a humano

LUNES, 31 de octubre de 2022 (HealthDay News) -- Menos de un año tras el primer trasplante de la historia del corazón de un cerdo a un paciente humano, los médicos reportan que el corazón mostró unos cambios inesperados en su sistema eléctrico, antes de que el receptor muriera.

No se cree que los cambios contribuyeron a la muerte del paciente. Pero los expertos señalan que la observación ayudará a prepararse para cualquier trasplante de este tipo en el futuro.

Las señales eléctricas del corazón cambiaron en el primer trasplante cardiaco de cerdo a humano

El receptor del trasplante, David Bennett, de 57 años, murió dos meses tras someterse al revolucionario procedimiento el enero pasado. El trasplante le proveyó un corazón de cerdo que se había modificado genéticamente para ayudar a reducir las probabilidades de que su sistema inmunitario lo rechazara.

Bennett sufría de insuficiencia cardiaca en etapa final, y ya no le quedaban opciones de tratamiento estándar: había sido considerado inelegible para un trasplante de corazón humano, y tampoco podía recibir una bomba cardiaca mecánica implantada. Antes del trasplante, había estado hospitalizado durante ocho semanas con una arritmia cardiaca potencialmente letal.

Entonces, sus médicos, de University of Maryland Medicine, recibieron la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. para realizar el primer trasplante de corazón de cerdo a humano del mundo.

El procedimiento se consideró un éxito temprano, porque el corazón funcionó bien, sin señales obvias de rechazo, durante dos meses. Tras la muerte de Bennett, los médicos determinaron que la causa fue una insuficiencia cardiaca, debido a una "compleja variedad de factores". Un hallazgo fue que el corazón contenía un virus de cerdo inactivo.

Ahora, el equipo informa que el corazón de cerdo también pasó por ciertos cambios inesperados en el sistema de conducción, que es la red de células que transmiten la señales eléctricas que controlan al latido cardiaco.

Normalmente, las señales eléctricas en el corazón de un cerdo viajan con mucha rapidez, más rápido que en el corazón humano, explicó el Dr. Timm Dickfeld, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland, en Baltimore.

Pero esto no era así en el corazón de cerdo trasplantado, apuntó. Una monitorización con electrocardiograma (ECG) en las semanas tras el procedimiento mostró que las señales eléctricas viajaban con mucha mayor lentitud de lo que se vería en un corazón de cerdo en un cuerpo de cerdo.

Más bien, los prolongados tiempos de viaje se consideraban más cercanas a lo que se anticiparía en un corazón humano, y a veces se extendían más allá de lo que se considera normal. Pero aunque esto fue una preocupación, nunca hubo un momento en que los médicos tuvieran que intervenir.

"Por suerte, nunca vimos la necesidad de intervenir al Sr. Bennett", comentó Dickfeld. "Nos sentimos cómodos al afirmar que no creemos que esto contribuyera a su muerte".

Pero, comentó, los hallazgos del ECG podrían señalar potencialmente a un aumento en el riesgo de unos ritmos cardiacos anómalos, y es algo a lo que los médicos deben estar atentos en cualquier trasplante futuro de este tipo.

Los hallazgos se presentarán el Sábado en una reunión de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association), que se celebra en Chicago y en línea. Los estudios presentados en reuniones generalmente se consideran preliminares hasta que se publican en una revista revisada por profesionales.

El concepto de trasplantes de órganos entre especies distintas, llamados xenotrasplantes, ha sido tema de estudio durante años. La esperanza es en algún momento ayudar a resolver la escasez de óranos de donantes humanos para los pacientes enfermos de gravedad que los necesitan.

En 2021, EE. UU. registró un número récord de trasplantes de órganos donados, según la Red Unida para la Compartición de Órganos (United Network for Organ Sharing, UNOS) Esto incluyó a más de 3,800 estadounidenses que se sometieron a un trasplante de corazón. Pero la demanda de órganos donados supera al suministro. Hasta el 27 de octubre, había 3,368 estadounidenses en la lista de espera para un corazón donado.

Había que resolver ciertos escollos para trasplantar el corazón de un cerdo en un ser humano, apuntó Dickfeld: el rechazo del órgano por el sistema inmunitario, la infección, y la posibilidad de ritmos cardiacos anómalos.

El corazón del cerdo se modificó genéticamente para reducir las probabilidades de que el sistema inmunitario lo rechazara, aunque Bennett de cualquier forma necesitó medicamentos de supresión inmunitaria. Estas modificaciones genéticas no son el motivo de los hallazgos en el ECG, según el Dr. Muhammad Mohiuddin, director del programa de xenotrasplantes cardiacos de la universidad.

Un posible factor, planteó Mohiuddin, es la solución que se usó para conservar el corazón del cerdo tras su recolección. Incluía hormonas como la adrenalina y el cortisol, además de cocaína disuelta.

Pero averiguar la causa precisa de los hallazgos del ECG será difícil y conllevará tiempo, según el Dr. Paul Wang, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford.

Anotó que el corazón trasplantado se expuso a muchos factores en el nuevo ambiente del cuerpo humano, de los cuales cualquiera podría haber contribuido a los cambios en el sistema de conducción.

Encima de esto, señaló Wang, no es posible comparar el caso de Bennet con ninguna experiencia anterior. No está claro si los cambios en el ECG eran exclusivos de él, o parte del proceso de trasplantar el corazón de un cerdo en un humano, o si al final podría poner a cualquier receptor de un trasplante futuro en un mayor riesgo de arritmias.

"En realidad no se puede decir si estos hallazgos en el ECG fueron 'malos' o 'buenos'", apuntó Wang, que también es el editor jefe de la revista de la AHA Circulation: Arrhythmia and Electrophysiology. "Es un fenómeno que se observó".

Wang afirmó que el nuevo procedimiento fue un "verdadero hito", y dijo que las observaciones del ECG serán útiles para proseguir con los xenotrasplantes cardiacos.

Más información

La Red Unida para la Compartición de Órganos ofrece más información sobre los trasplantes de corazón.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Timm Dickfeld, MD, PhD, professor, medicine, and director, electrophysiology research, University of Maryland School of Medicine, Baltimore; Muhammad Mohiuddin, MBBS, professor, surgery, and scientific/program director, cardiac xenotransplantation program, University of Maryland School of Medicine; Paul Wang, MD, professor, medicine and bioengineering, Stanford University School of Medicine, and director, Stanford Cardiac Arrhythmia Service, Stanford, Calif.; presentation, American Heart Association annual meeting, Nov. 5, 2022, Chicago and online

Comparte tu opinión