Las resoluciones de Año Nuevo: ¿Cuál es la mejor forma de plantearlas y cumplirlas?

VIERNES, 30 de diciembre de 2022 (HealthDay News) -- Las resoluciones de Año Nuevo pueden ser frágiles.

Son una forma tradicional de prometer mejorar, uno mismo y sus conductas, un "nuevo inicio" para el nuevo año.

Las resoluciones de Año Nuevo: ¿Cuál es la mejor forma de plantearlas y cumplirlas?

Pero si se elige mal, una resolución también puede ser una fuente de ansiedad, decepción y desesperanza.

"Surgen del duradero espíritu estadounidense de incansable automejora, y puede ser tan incansable que resulte en estrés adicional", advirtió John Norcross, catedrático de psicología de la Universidad de Scranton, en Pensilvania, y autor de "Changeology: 5 Steps to Realizing Your Goals and Resolutions".

Alrededor de uno de cada cuatro estadounidenses citan sus resoluciones como fuente de ansiedad al llegar el nuevo año, según una nueva encuesta de la Asociación Americana de Psiquiatría (American Psychiatric Association).

Elegir una resolución adecuada, y formas realistas de cumplirla, puede ayudar a aliviar parte de este estrés, señalan los expertos.

Las resoluciones tienden a enfocarse en unas cuantas áreas específicas, como la salud, el dinero y las relaciones, comentó Norcross.

"La principal dificultad que encontramos es que las personas plantean unas resoluciones de verdad poco realistas, unas expectativas grandilocuentes", dijo Norcross.

Pero tiene sentido que las personas se planteen unas metas nobles para el nuevo año, aseguró la Dra. Rebecca Brendel, presidenta de la Asociación Americana de Psiquiatría.

"Cuando el año cambia de 2022 a 2023, hay una tentación, de que es un nuevo inicio, y todo lo del pasado es pasado", apuntó Brendel.

Pero esas metas son más alcanzables si se basan en una mejor comprensión de uno mismo.

Establezca metas realistas

"En realidad, sabemos que todo lo que queremos cambiar en nosotros mismos no desaparece simplemente por arte de magia cuando llega el 1 de enero de 2023", añadió Brendel.

La mejor forma de elegir una resolución es sopesar el estilo de vida actual y entonces, con ese conocimiento, elegir automejoras que se puedan lograr.

"Unos cambios pequeños son mucho más sostenibles que unas intervenciones radicales para reestructurar y rediseñar nuestras vidas. Es de verdad importante enfocarse en el progreso, y no en la perfección", enfatizó Brendel.

Norcross apuntó que una buena resolución para Año Nuevo consta de cinco cualidades: es específica, mensurable, alcanzable, realista y tiene una cronología específica.

"Debemos dividirla en pasos ampliables y factibles, que puedan de hecho conducir a la meta general", observó Norcross. "Pero de verdad debe ser realista, sino se convierte en una fórmula para el desastre".

Un ejemplo es la persona que dice que va a hacer ejercicio todos los días durante un año, cuando el ejercicio nunca ha sido una parte regular de su vida.

"Mejor decir que va a caminar uno o dos días por semana, que es mucho más ampliable y realista", señaló Norcross.

Una vez haya logrado esto, quizá la persona añada unos cuantos días más en que camina a su semana, o decida caminar unas distancias mayores.

"Si usted es alguien a quien en realidad no le gusta hacer ejercicio, de repente no se va a convertir en alguien que corre maratones en las próximas seis semanas", dijo Brendel. "Piense en serio en formas de incluir un cambio positivo en las cosas que ya hacemos, en las rutinas que ya tenemos".

Tomar notas o escribir en una agenda puede ayudar a monitorizar estos logros más pequeños, añadió Brendel. Tome nota de los pasos positivos que da cada día o semana, y quizá incluso mencione una o dos de las cosas que le gustaría lograr en la próxima semana.

"Esto puede ayudarnos a ver que hemos hecho ciertos cambios con el tiempo, y las cosas a las que quizá debamos prestarles un poco más de atención para ser un poco más conscientes", planteó Brendel.

Haga cambios por su propio bien, no por los demás

Otro consejo es plantear una resolución basándose en sus propias necesidades, y no en lo que piensa que los demás esperarían o admirarían, comentó Pauline Wallin, una psicóloga clínica de Camp Hill, Pensilvania.

La investigación muestra que las personas tienen más éxito al cumplir las resoluciones si tienen una motivación interna, en lugar de una motivación externa, apuntó Wallin.

"Perder peso es una resolución de año nuevo muy popular. Si es para verse bien en la reunión con los compañeros de secundaria, es una motivación externa", aclaró Wallin. "Pero si es por motivos de salud (por ejemplo, quiere estar más sano y tiene una motivación adicional para mejorar su salud, como el colesterol alto o algo por el estilo), entonces hay una mayor motivación interna para cumplir cualquier cambio que comience".

Una vez haya elegido una resolución realista que sea personalmente importante, la fortaleza es la clave, añadió Wallin.

"Lo que sabotea a las personas no es que no sepan qué hacer, sino que no están preparadas para hacer el trabajo", advirtió Wallin.

"Depende de su diálogo interior. Por ejemplo, si le duelen los músculos porque está haciendo ejercicio, o le da hambre. Eso es bueno, ¿no? Porque en realidad está haciendo cambios en su cuerpo", continuó.

"Si se dice a sí mismo que es demasiado difícil, se sentirá impotente", dijo Wallin. "Pero, por otra parte, si dice que es difícil pero que pensó que sería peor y puede lograrlo... ese diálogo interior es muy importante".

Contar con la compañía de un amigo también puede ayudar, aseguró Brendel.

"Algo que ayuda a las personas a tener mucho más éxito al hacer un cambio es tener un compañero. Tener una responsabilidad hacia otra persona", observó Brendel. "Por ejemplo, si se trata del ejercicio (la principal resolución que los estadounidenses de nuestra encuesta querían plantear), tener la responsabilidad de ir a hacer ejercicio con otra persona, de encontrarse con alguien, aunque solo sea para ir a caminar o al gimnasio, hace que sea social, y también añade un grado de responsabilidad y unas mayores probabilidades de éxito".

Y tenga siempre en cuenta que lo perfecto es lo enemigo de lo bueno. Quizá recaiga o no cumpla una meta, pero eso no significa que deba renunciar.

"Hay una ciencia sólida que muestra que lo que piensa y cómo se comporta cuando se encuentra con unos atrasos inevitables es importante", subrayó Norcross. "No renuncie. Un resbalón no es una caída. Un solo fallo no constituye toda una recaída".

Más información

La Clínica Cleveland ofrece más información sobre cómo cumplir su resolución de Año Nuevo.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTES: John Norcross, PhD, chair, psychology, University of Scranton, Pa.; Rebecca Brendel, MD, president, American Psychiatric Association; Pauline Wallin, PhD, clinical psychologist, Camp Hill, Pa.

Comparte tu opinión