Las prohibiciones de fumar no funcionan si no se ejecutan, encuentra un estudio de la ciudad de Nueva York

Las prohibiciones de fumar no funcionan si no se ejecutan, encuentra un estudio de la ciudad de Nueva York

JUEVES, 5 de noviembre de 2020 (HealthDay News) -- Aunque la ciudad de Nueva York ha prohibido fumar en sus viviendas públicas, la exposición al humo de segunda mano no se había reducido un año más tarde, encuentra un estudio reciente.

Los motivos podrían incluir los retrasos en la promoción y la ejecución, señalaron los investigadores. Éstos incluyen no colocar los avisos, entrenar a los encargados de los edificios y la renuencia a reportar las violaciones. Además, la falta de servicios de cesación del tabaquismo podría ser un factor.

El objetivo de la prohibición de 2018 era reducir la exposición al humo de segunda mano en más de 165,000 apartamentos de bajos ingresos administrados por la Autoridad de la Vivienda de la Ciudad de Nueva York (NYCHA).

Este objetivo se había alcanzado en lugares como los bares y los restaurantes, y las autoridades de la ciudad esperaban que funcionara en los grandes edificios de apartamentos.

Pero los investigadores, de la Facultad de Medicina Grossman de la NYU, encontraron que había ocurrido poco cambio.

Compararon la calidad del aire en las viviendas públicas con edificios de apartamentos donde vivían inquilinos con unos ingresos bajos, pero que eran de propiedad privada y no tenían prohibiciones de fumar.

"Nuestros hallazgos muestran que se necesitan unos esfuerzos más intensivos para respaldar y ejecutar la política de viviendas libres de humo [de la ciudad] para de verdad cambiar las conductas de tabaquismo de los residentes", comentó la investigadora, Lorna Thorpe, del departamento de salud de la población de Langone Health de la NYU.

"Los administradores deben recibir suficientes herramientas para garantizar que tanto los inquilinos como el personal comprendan cuáles son las normas, dónde pueden reportar las violaciones, y por qué los edificios libres de humo mejorarán la salud de todas las familias que viven bajo el mismo techo", planteó.

Un estudio de 2017 en Filadelfia sí encontró una reducción en los niveles de nicotina en las escaleras nueve meses tras la entrada en vigor de una política libre de humo en esa ciudad, anotaron los investigadores.

En reacción al estudio, la NYCHA ha tomado medidas para hacer que la prohibición tenga éxito. Éstas incluyen un sistema para rastrear las quejas y una mejor ejecución.

Los inquilinos también deben sentirse empoderados para hablar con sus vecinos, y se les deben dar lugares para que fumen sin tener un impacto en los demás, apuntó Thorpe.

"Aunque las reducciones iniciales en la exposición al humo de segunda mano fueron decepcionantes, esto no significa que la política haya fracasado", aseguró en un comunicado de prensa de la NYCHA la investigadora, la Dra. Donna Shelley, profesora de la Facultad de Salud Pública Global de la NYU. "Más bien, nuestros hallazgos nos informan que la NYCHA, el HUD [el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano] y otras instituciones deben trabajar juntos para hacer más para que ocurra un cambio real".

El informe se publicó en la edición en línea del 5 de noviembre de la revista JAMA Network Open.

Más información

Aprenda más sobre la prevención del humo de segunda mano en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: New York City Housing Authority, news release, Nov. 5, 2020

Comparte tu opinión