Las nuevas directrices dietéticas para los estadounidenses pasan por alto las recomendaciones sobre el azúcar y el alcohol

MARTES, 29 de diciembre de 2020 (HealthDay News) -- La administración de Trump rechazó el martes el consejo de un grupo asesor científico para que las personas reduzcan aún más el consumo de azúcares añadidos y alcohol, como parte de las actualizaciones de las Directrices Dietéticas para los Estadounidenses de 2020.

Un comité asesor independiente encargado de ayudar al gobierno federal con las actualizaciones de las directrices publicó su informe en julio. Al señalar a la epidemia de obesidad y al aumento de las tasas de diabetes tipo 2 en EE. UU., el informe instó a una reducción, desde un 10 hasta un 6 por ciento, en las calorías diarias recomendadas que provienen de los azúcares añadidos en las nuevas directrices.

Las nuevas directrices dietéticas para los estadounidenses pasan por alto las recomendaciones sobre el azúcar y el alcohol

El comité de 20 médicos y nutricionistas de los principales centros académicos de EE. UU. también recomendó que la ingesta diaria de alcohol en los hombres se debería reducir de dos bebidas a una.

Aun así, en las Directrices Dietéticas 2020-2025 publicadas el martes no se realizaron modificaciones respecto a las recomendaciones anteriores.

El Centro para la Ciencia en el Interés Público (Center for Science in the Public Interest, CSPI), calificó la decisión de "decepcionante".

"No hay duda de que las personas se beneficiarían de la reducción del consumo de azúcares añadidos, a menos de un 10 por ciento de las calorías, pero se beneficiarían más si consumieran menos del 6 por ciento", dijo Jessi Silverman, asociada del área de política del CSPI.

Las agencias que redactan las directrices, los Departamentos de Agricultura de EE. UU. (USDA) y de Salud y Servicios Humanos (HHS), decidieron no incluir los cambios propuestos por el comité porque "las evidencias recientes no son suficientemente considerables como para apoyar los cambios en las recomendaciones cuantitativas, tanto para los azúcares añadidos como para los alcoholes", afirmó Brandon Lipps, subsecretario de servicios alimentarios, de nutrición y del consumidor del USDA, en The Wall Street Journal.

"Si bien se recomienda firmemente reducir el consumo de azúcares en todas las Directrices Dietéticas para los Estadounidenses 2020-2025, la ciencia revisada por el Comité Asesor Dietético de 2020 no proporcionó una preponderancia de evidencias que respalde un cambio cuantitativo de los niveles específicos, como recomendó el comité", señaló en unos comentarios escritos ofrecidos como antecedentes un vocero del USDA. "Por ley, es obligatorio que las Directrices Dietéticas para los estadounidenses se basen en la preponderancia de la evidencia".

El vocero añadió que "en consecuencia, la recomendación sobre el consumo de azúcar se mantiene sin cambios respecto a las Directrices Dietéticas para los Estadounidenses 2015-2020, ya que no hubo evidencias significativas que respaldaran la recomendación específica al 6 por ciento, aunque el documento continúa respaldando de forma prominente un enfoque en la reducción del consumo de azúcares añadidos y un aumento del consumo de alimentos ricos en nutrientes".

Las Directrices Dietéticas se revisan cada cinco años.

La reducción de la pauta de azúcares añadidos al 6 por ciento de las calorías diarias habría supuesto un listón muy alto para los estadounidenses.

En promedio, el 13 por ciento de las calorías diarias de los estadounidenses provienen de los azúcares añadidos. Básicamente, las personas deberían haber reducido su consumo en más de la mitad para cumplir con esta pauta.

Connie Diekman, dietista registrada, se mostró de acuerdo con que quizá no existan suficientes evidencias en este momento para modificar las directrices sobre los azúcares añadidos.

"Es probable que este hecho sea correcto, pero quisiera recordar a las personas que las Directrices Diarias para los estadounidenses establecen que necesitamos satisfacer primero las necesidades nutritivas y después podemos agregar algunos azúcares añadidos", dijo Diekman, expresidenta de la Academia de Nutrición y Dietética.

"Dadas las bajas necesidades calóricas de muchos estadounidenses, debido a los niveles reducidos de actividad, no queda mucho espacio para los azúcares añadidos", agregó. "Si el promedio de ingesta de azúcares añadidos actual se encuentra en el 13 por ciento, trabajar para llegar a un 10 por ciento ayudaría a las personas a satisfacer mejor las necesidades nutricionales y a gestionar su consumo calórico".

Las bebidas endulzadas con azúcar suponen alrededor del 24 por ciento de los azúcares añadidos en las dietas de los estadounidenses, mientras que los postres y los refrigerios dulces conforman el 19 por ciento; las bebidas de café y té, el 11 por ciento; los caramelos y los azúcares, el 9 por ciento; los cereales y las barritas para el desayuno, el 7 por ciento; los sándwiches el 7 por ciento, y la leche con más grasa y los yogurts, el 4 por ciento, según las Directrices Dietéticas 2020-2025.

Las nuevas directrices hacen énfasis en una dieta basada en alimentos ricos en nutrientes, y ofrecen ejemplos de cómo los azúcares añadidos y las grasas incrementan el número de calorías en alimentos que de otra manera serían saludables.

Por ejemplo, un café expreso con leche desnatada de 110 calorías se convierte en un moka de 290 calorías con toda la grasa, debido a la adición de 79 calorías de la grasa de la leche y a las 101 calorías del sirope de chocolate, señaló la pauta.

"A un patrón dietético saludable no le queda demasiado espacio para agregar azúcares añadidos, grasas saturadas, sodio ni bebidas alcohólicas", plantean las directrices 2020-2025.

Las pautas también mantienen las mismas recomendaciones para las grasas saturadas y el sodio: menos de un 10 por ciento de las calorías diarias de grasas saturadas y menos de 2,300 miligramos de sodio.

El Dr. Mitchell Elkind, presidente de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association), afirmó que su grupo se siente "decepcionado de que el USDA y el HHS no aceptaran todas las recomendaciones basadas en las evidencias del Comité Asesor de Directrices Dietéticas para las directrices finales de 2020, incluyendo la recomendación de reducir el consumo de azúcares añadidos a menos del 6 por ciento de las calorías".

Más información

Puede consultar las Directrices Dietéticas para los Estadounidenses 2020-2025 aquí, y el informe de las Directrices Dietéticas del Comité Asesor aquí.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Connie Diekman, MEd, RD, former president, the Academy of Nutrition and Dietetics; Jessi Silverman, policy associate, Center for Science in the Public Interest, Washington, D.C.; American Heart Association, news release, Dec. 29, 2020; U.S. Department of Agriculture; Dietary Guidelines for Americans, 2020-2025

Comparte tu opinión