Las mujeres negras tienen un mayor riesgo cardiaco durante el embarazo

MIÉRCOLES, 16 de diciembre de 2020 (HealthDay News) -- Aunque los problemas cardiacos son unas complicaciones poco comunes en el embarazo, las mujeres negras se enfrentan a un mayor riesgo, aunque tengan unos buenos ingresos y seguro médico, encuentra un estudio reciente.

Está bien establecido que Estados Unidos tiene una tasa de mortalidad materna más alta que la de otros países ricos, y que las mujeres negras tienen un riesgo más alto que las mujeres blancas.

Las mujeres negras tienen un mayor riesgo cardiaco durante el embarazo

Pero se sabía menos sobre si las mujeres negras tienen en específico un riesgo más alto de problemas cardiovasculares relacionados con el embarazo. Esas complicaciones, aunque son poco comunes, incluyen a afecciones graves como el ataque cardiaco, el accidente cerebrovascular (ACV), los coágulos sanguíneos en los pulmones y la cardiomiopatía, que es un debilitamiento del músculo cardiaco.

El nuevo estudio muestra que, de hecho, las mujeres negras se ven afectadas de forma desproporcionada.

Los números absolutos son pequeños, y las mujeres individuales no deben alarmarse, señaló el investigador sénior, el Dr. Samir Kapadia, presidente de medicina cardiovascular de la Clínica Cleveland, en Ohio.

"El embarazo sigue siendo extremadamente seguro", aseguró.

Pero, añadió Kapadia, es importante saber que existen disparidades raciales, e intentar averiguar el motivo.

"La parte que fue sorprendente es que los factores socioeconómicos no lo explicaron", dijo.

Incluso cuando los investigadores compararon a las mujeres negras con unos ingresos relativamente altos con las mujeres blancas con ingresos bajos, las mujeres negras seguían teniendo unos riesgos más altos de ataque cardiaco, ACV y coágulos sanguíneos.

Los hallazgos fueron similares cuando se comparó a las mujeres negras con un seguro privado con las mujeres blancas sin seguro.

Pero aunque no se han determinado los motivos de la disparidad, los médicos deben ser conscientes de la misma, enfatizó Kapadia.

En general, dijo, las mujeres que desarrollan complicaciones cardiovasculares durante o después del embarazo tienen señales de advertencia anteriores. Éstas incluyen la hipertensión y la diabetes gestacionales (relacionadas con el embarazo), y la preeclampsia, una complicación que se caracteriza por una presión arterial elevada y señales de daño en órganos como los riñones o el hígado.

Las mujeres con esas afecciones deben acudir al médico con regularidad tras dar a luz, según Kapadia. Pero, cuando las madres recientes se concentran en sus hijos recién nacidos, su propia salud podría quedar relegada.

"También debemos prestar atención a la salud de mamá", dijo Kapadia.

Los hallazgos, que se publicaron en la revista Journal of the American Heart Association, se basan en los expedientes de más de 46 millones de mujeres de EE. UU., que fueron hospitalizadas durante o poco después del embarazo entre 2007 y 2017.

Muy pocas mujeres fallecieron en el hospital, pero la tasa más alta fue entre las mujeres negras: de un 0.03 por ciento, frente a unas tasas de un 0.01 por ciento entre las mujeres blancas, hispanas y asiáticas.

Cuando los investigadores sopesaron otros factores, como las afecciones de salud crónicas, la obesidad y el tabaquismo, las mujeres negras seguían teniendo un riesgo un 45 por ciento más alto de fallecer que las mujeres blancas.

En cuanto a las complicaciones cardiovasculares, la cardiomiopatía fue la más común, y afectó a un 0.3 por ciento de las mujeres negras, frente a un 0.1 por ciento de las mujeres blancas. Y aunque las tasas de ataque cardiaco, ACV y coágulos de la sangre fueron incluso más bajas, fueron relativamente más altas entre las mujeres negras.

La Dra. Laxmi Mehta es una cardióloga que ha trabajado en la redacción de varias directrices y declaraciones científicas sobre la salud materna de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association).

Dijo que es difícil determinar los motivos de los riesgos más altos de las mujeres negras, basándose en la información de la que disponían los investigadores. Por ejemplo, no está claro qué tipo de atención prenatal recibieron las mujeres, o cómo los factores como la depresión y la ansiedad podrían encajar.

Mehta se mostró de acuerdo en que en las mujeres con complicaciones del embarazo como la hipertensión o la diabetes, la atención de seguimiento tras el nacimiento (lo que los médicos a veces llaman el "cuatro trimestre") es esencial.

Dependiendo del tipo de complicación, algunas mujeres quizá deban ver a un cardiólogo o endocrinólogo para su atención, mientras que otras pueden acudir al médico de atención primaria, planteó Mehta.

"La parte importante es que debe haber un seguimiento", enfatizó.

Y los médicos deben tener un cuidado especial de que las pacientes negras no se pierdan en el sistema.

"Debemos estar atentos y vigilantes con estas mujeres, porque tienen un riesgo más alto", dijo Mehta.

En el estudio apareció una tendencia positiva: con el tiempo, las tasas de mortalidad en el hospital de las mujeres negras se redujeron: de 38 por cada 100,000 hospitalizaciones en 2007 a 22 por cada 100,000 en 2017.

Pero sus tasas de la mayoría de las complicaciones cardiovasculares en realidad aumentaron, y siguieron siendo más altas en relación con las mujeres blancas, además de las mujeres hispanas y asiáticas.

Las cifras del gobierno muestran que, en 2018, la tasa de mortalidad materna de EE. UU. fue de alrededor de 17 muertes por cada 100,000 nacimientos, es decir, más del doble que las tasas de la mayoría de los demás países ricos.


Más información

Para más información sobre cómo prevenir las muertes relacionadas con el embarazo, visite March of Dimes.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTES: Samir Kapadia, MD, chairman, cardiovascular medicine, Cleveland Clinic, Ohio; Laxmi Mehta, MD, professor, Division of Cardiovascular Medicine, and section director, Preventative Cardiology and Women's Cardiovascular Health, The Ohio State University Wexner Medical Center, Columbus; Journal of the American Heart Association, Dec. 16, 2020, online

Comparte tu opinión