Las mujeres lesbianas y bisexuales tienen más probabilidades de morir prematuramente que sus pares heterosexuales

LUNES, 13 de mayo de 2024 (HealthDay news) -- ¿Ser lesbiana o bisexual podría acortar la vida? Una nueva investigación que analizó décadas de datos sobre mujeres sugiere que sí.

¿Qué está impulsando esta tendencia? Los investigadores señalan a la discriminación como el principal culpable.

Las mujeres lesbianas y bisexuales tienen más probabilidades de morir prematuramente que sus pares heterosexuales

Aunque hay una gran cantidad de investigaciones que observan cómo las personas LGBTQ experimentan problemas de salud mental y enfermedades crónicas a tasas más altas, se ha estudiado menos cómo estos resultados afectan a las tasas de mortalidad, señalaron los investigadores.

Los hallazgos, publicados en una edición reciente de la revista Journal of the American Medical Association, se centraron en los datos del Estudio de Salud de las Enfermeras II, que se inició en 1989 para rastrear los factores de riesgo de enfermedades crónicas en las mujeres.

En comparación con las mujeres que se identificaron como heterosexuales, las que se identificaron como lesbianas o bisexuales murieron un 26 por ciento antes, mientras que las mujeres lesbianas murieron un 20 por ciento antes y las mujeres bisexuales un 37 por ciento antes, encontró el estudio.

"Una de las ventajas de este estudio es que pudimos separar a los participantes bisexuales y lesbianas, porque teníamos suficientes personas y los seguimos durante el tiempo suficiente como para poder observar esos riesgos por separado, algo que ningún otro estudio de EE. UU. ha podido hacer", dijo la autora del estudio, Sarah McKetta, becaria postdoctoral de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard. dijo NBC News.

Aunque los investigadores esperaban ver disparidades, McKetta dijo que no esperaban ver diferencias tan marcadas en las tasas de mortalidad.  

"Sabemos desde hace mucho tiempo que hay disparidades de salud sistémicas y altamente reproducibles para las personas LGB, en particular para las mujeres LGB, en muchos resultados", dijo McKetta. "Hemos visto disparidades en el consumo de tabaco y alcohol, en la salud mental, en las enfermedades crónicas. Básicamente, casi todos los resultados que hemos analizado en múltiples encuestas, vemos que las mujeres lesbianas, gays y bisexuales corren un mayor riesgo".

"Y también sabemos que se debe a niveles de discriminación, que van desde estructurales hasta individuales", agregó. "La cuestión es que en realidad no sabemos hasta qué punto estas disparidades se manifiestan en las diferencias de mortalidad prematura, porque hay algunas limitaciones reales de los datos. Esta fue una oportunidad para que cuantificáramos realmente la magnitud de esa disparidad".

Usando información recopilada sobre las mujeres 20 años antes, que reveló una prevalencia doble de consumo de alcohol y tabaco, así como un mayor riesgo de cáncer de mama, enfermedad cardiovascular y depresión entre las participantes lesbianas y bisexuales, McKetta concluyó que estas disparidades se atribuían en gran medida a causas prevenibles. 

Desde las interacciones en entornos de atención médica hasta los lugares de trabajo y los espacios privados, las "exposiciones sociales tóxicas", como ella las llamó, se traducen en comportamientos dañinos y resultados negativos para la salud mental y física. Y esto es especialmente cierto para las mujeres bisexuales.

"Si esta no es la investigación que normalmente se hace, puede ser muy fácil pensar que debido a que la sexualidad es un espectro, el riesgo aumenta a medida que las personas se vuelven más exclusivamente lesbianas, más exclusivamente gays. Pero en realidad, los riesgos de atención médica son mucho más pronunciados para las personas bisexuales", explicó McKetta. "Tienen estas presiones duales dada su identidad, y experimentan discriminación tanto dentro como fuera de las comunidades queer".

Aunque McKetta reconoció que el estudio retrata una realidad "sombría", espera que los hallazgos algún día signifiquen que las generaciones más jóvenes de mujeres lesbianas y bisexuales no verán el mismo tipo de esperanza de vida más corta que sus predecesoras. 

"Una de las cosas que me preocupaba de este estudio es que la conclusión sería que ser gay mata", dijo. "No mata ser gay. Mata ser discriminado. Y esa es la experiencia vivida por las mujeres lesbianas, gays y bisexuales que solo están tratando de caminar por el mundo".

Más información

Visita la página de internet de Johns Hopkins para obtener más información sobre temas de salud de las lesbianas.

FUENTE: Revista de la Asociación Médica Americana, abril de 2024; Noticias de la NBC

Comparte tu opinión