Las chicas con diabetes tipo 2 tienen un riesgo más alto de quistes ováricos

MIÉRCOLES, 16 de febrero de 2022 (HealthDay News) -- La epidemia de obesidad infantil de EE. UU. tiene otra consecuencia: una nueva investigación muestra que las chicas con diabetes tipo 2 pueden estar creando las condiciones para desarrollar una afección conocida como síndrome del ovario poliquístico (SOP).

El SOP ocurre cuando los ovarios o las glándulas adrenales de una mujer producen más hormonas masculinas de lo normal, y entre sus muchos síntomas se incluyen unos quistes dolorosos en los ovarios, unos periodos irregulares, el crecimiento de vello excesivo, el acné, el aumento de peso y la infertilidad.

Las chicas con diabetes tipo 2 tienen un riesgo más alto de quistes ováricos

Todavía no se comprende del todo la forma exacta en que la diabetes tipo 2 y el SOP están vinculados.

"Hace falta más trabajo para explorar los factores genéticos, epigenéticos y ambientales que pueden explicar esta asociación", planteó el autor del estudio, el Dr. M. Constantine Samaan, profesor asociado de pediatría de la Universidad de McMaster y del Hospital Pediátrico McMaster en Hamilton, Ontario, Canadá.

Es probable que la resistencia a la insulina tenga un rol central en ambas afecciones, apuntó Samaan. Cuando el cuerpo no responde bien a la insulina, el azúcar en la sangre se puede acumular en el torrente sanguíneo, y al final conducir a la diabetes tipo 2. Muchas mujeres con SOP también son resistentes a la insulina.

Samaan y sus colaboradores realizaron una revisión para comprender mejor el riesgo de SOP en las chicas con diabetes tipo 2. Poco menos de un 20 por ciento de 470 chicas con diabetes tipo 2 de seis estudios realizados en varios países tenían SOP. La tasa es al menos el doble de alta que en la población general de adolescentes, anotó.

"Ya sabíamos que algunas chicas con diabetes tipo 2 pueden desarrollar SOP, y nuestro trabajo define la prevalencia global específica del SOP en la diabetes tipo 2 en las chicas", señaló Samaan.

La concienciación sobre el riesgo de SOP es clave, enfatizó. "Las chicas con diabetes tipo 2 deben ser orientadas respecto al riesgo de SOP, y las pacientes deben compartir información con sus proveedores sobre los periodos irregulares, el acné o el crecimiento excesivo de vello, para permitir que se implementen unas exploraciones y unos tratamientos adecuados", comentó Samaan.

El estudio se publicó en la edición del 15 de febrero de la revista JAMA Network Open.

La Dra. Laurie Cohen, jefa de la División de Endocrinología Pediátrica y Diabetes del Hospital Pediátrico Montefiore, en la ciudad de Nueva York, apunta que, cuando se trata de la diabetes tipo 2 y el SOP, es una calle de doble vía.

"Los individuos con SOP tienen un riesgo más alto de síndrome metabólico y de diabetes tipo 2, de forma que se deben chequear estas afecciones, y los individuos con obesidad o diabetes mellitus tipo 2 deben recibir una evaluación de SOP", dijo.

Tratar el SOP puede aliviar muchos de sus síntomas, apuntó Cohen, que no está vinculada con la nueva investigación.

En las adolescentes, la primera línea de tratamiento para el SOP es en general una pastilla anticonceptiva combinada, observó. "Si el crecimiento de vello excesivo no mejora, se podría añadir un medicamento antiandrógenos", comentó Cohen.

Cuando una niña con SOP tiene sobrepeso o es obesa, se recomiendan modificaciones en el estilo de vida, por ejemplo dieta y ejercicio. "A veces, un fármaco llamado metformina se utiliza si hay prediabetes o diabetes tipo 2", explicó Cohen.

Más información

Nemours Children's Health ofrece más información sobre el SOP en las preadolescentes y las adolescentes.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: M. Constantine Samaan, MD, associate professor, pediatrics, McMaster University, McMaster Children's Hospital, Hamilton, Ontario, Canada; Laurie E. Cohen, MD, chief, Division of Pediatric Endocrinology and Diabetes, Children’s Hospital at Montefiore, New York City; JAMA Network Open, Feb. 15, 2022

Comparte tu opinión