La vacuna contra la COVID ofrece a las embarazadas y sus bebés una mejor protección que la infección previa

JUEVES, 10 de noviembre de 2022 (HealthDay News) -- Vacunarse contra la COVID-19 durante el embarazo provee unos niveles más altos de anticuerpos tanto a la mamá como al bebé que contraer el virus, encuentra un estudio reciente.

Cuando las mujeres embarazadas recibieron una de las dos vacunas de ARNm disponibles, los investigadores encontraron que las mujeres tenían unas concentraciones de antivirus 10 veces más altas que las que se infectaron de forma natural.

La vacuna contra la COVID ofrece a las embarazadas y sus bebés una mejor protección que la infección previa

El equipo de la investigación, del Hospital Pediátrico de Filadelfia (CHOP) y de la Universidad de Pensilvania, detectó anticuerpos incluso apenas 15 días tras la primera dosis de vacuna de las mujeres.

"Estos hallazgos sugieren que la vacunación contra la COVID-19 no solo provee una robusta protección para las madres durante el embarazo, sino que también provee unas concentraciones más altas de anticuerpos a los bebés que la infección con la COVID", señaló el primer autor del estudio, el Dr. Dustin Flannery, neonatólogo tratante del CHOP.

"Dado que el embarazo es un factor de riesgo de una COVID-19 grave, este estudio sugiere que las personas embarazadas deben priorizar la vacunación, para protegerse ellas mismas y a sus bebés", planteó en un comunicado de prensa del hospital.

Los investigadores estudiaron estas preguntas al analizar los datos de pacientes que dieron a luz entre el 9 de agosto de 2020 y el 25 de abril de 2021 en el Hospital de Pensilvania, en Filadelfia.

Los miembros del equipo eligieron estas fechas porque encontraron que era más fácil determinar el origen de los anticuerpos de una paciente. Las vacunas no estaban ampliamente disponibles durante parte de este periodo, y estuvieron disponibles a partir de diciembre de 2020. No había refuerzos ampliamente disponibles hasta después de este periodo, a partir de septiembre de 2021.

Se evaluó el suero de la sangre del cordón umbilical de 585 mujeres embarazadas que tenían anticuerpos contra la COVID.

Entre ellas, 169 pacientes se habían vacunado pero nunca se habían infectado, mientras que 408 se habían infectado pero no se habían vacunado.

Más de un 95 por ciento de los recién nacidos, 557 de los 585, tenían anticuerpos en la sangre del cordón umbilical. Los niveles de anticuerpos en los recién nacidos eran 10 veces más altos en el grupo vacunado que en el grupo de la infección natural.

Las proporciones de transferencia, es decir, cómo se comparaban los niveles de los recién nacidos con los niveles de anticuerpo en las madres, fueron un poco más bajos en el grupo vacunado, en comparación con el grupo de la infección natural, encontraron los investigadores.

Para determinar la posible causa, los investigadores analizaron factores como la edad gestacional en el nacimiento y los problemas médicos maternos, como la hipertensión, la diabetes y la obesidad.

"Nuestro estudio sugiere que el tiempo entre la infección o vacunación y el nacimiento fue el factor más importante en la eficiencia de la transferencia, y estos hallazgos pueden orientar la estrategia óptima de vacunación contra la COVID-19 durante el embarazo", planteó la autora sénior, la Dra. Karen Puopolo, jefa de la sección de medicina neonatal del Hospital de Pensilvania.

"Las pacientes deben planificar vacunarse bastante tiempo antes de su fecha de parto, para que ellas (y sus bebés) puedan beneficiarse de una respuesta inmunitaria robusta", añadió en el comunicado.

Los hallazgos se publicaron en la edición del 9 de noviembre de la revista JAMA Network Open.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen más información sobre las vacunas contra la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Children's Hospital of Philadelphia, news release, Nov. 9, 2022

Comparte tu opinión