La telemedicina podría de verdad ayudar a las personas que luchan con cánceres avanzados

MIÉRCOLES, 15 de junio de 2022 (HealthDay News) -- Mientras un proyecto de ley que ampliaría la cobertura de Medicare para los servicios de telesalud pasa por el Senado de EE. UU., un nuevo estudio de las personas con un cáncer avanzado sugiere que la práctica podría mejorar las vidas de los pacientes.

El uso de la telesalud se disparó durante la pandemia. Un informe de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. encontró que el uso se multiplicó por 63, de 840,000 usuarios en 2019 a 52.7 millones de usuarios en 2020.

La telemedicina podría de verdad ayudar a las personas que luchan con cánceres avanzados

A medida que más estadounidenses recurrieron a la telesalud, comenzaron a surgir evidencias de que tenía una alta efectividad, y este estudio más reciente no es una excepción.

Tras dar seguimiento a unos 1,200 pacientes con un cáncer avanzado, los investigadores, de la Universidad de Carolina del Norte, en Chapel Hill, encontraron que los que reportaron sus síntomas por vía electrónica una vez a la semana tenían una mejor función física y control de sus síntomas que los que veían al médico en persona, pero con menos frecuencia.

El cuestionario en línea semanal de tres minutos consistía en preguntas que exploraban los síntomas comunes del cáncer, desde las náuseas hasta el insomnio, además de preguntas sobre la estabilidad financiera, y si necesitaban ayuda de un consejero, y más. Si el sistema concluía que se necesitaba acción, o se observaba un síntoma alarmante, provocaba una repuesta de un enfermero u otro asistente que vigilaba, mientras ofrecía al paciente indicaciones estándares sobre la mejor forma de gestionar el síntoma.

"Uno de los problemas que tenemos en general en la atención del cáncer es que un gran porcentaje de los pacientes no reportan los síntomas negativos, como el dolor, a sus proveedores", comentó el Dr. Arnold Baskies, expresidente de la junta de directores de la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society), que no participó en el estudio. "No es culpa del proveedor, y no es culpa del paciente, algunos simplemente temen divulgar. Esta es una forma magnífica de obtener esa información".

Aunque Baskies añadió que se necesita más investigación sobre el tema, algunas compañías ya están abordando a las redes hospitalarias con el fin de instalar estos sistemas electrónicos de monitorización.

"Muchas cosas se pueden monitorizar de forma remota, como las medidas biométricas del reloj de Apple", apuntó Baskies. "Ha llegado el momento de que pasemos a toda esta área".

El nuevo estudio encuestó a 1,191 participantes, con una mediana de edad de 62 años, de forma que ilustra que las personas mayores no tuvieron problemas para usar un servicio de salud digital.

"Tuvimos un nivel altísimo de implicación de los pacientes mayores", señaló el autor del estudio, el Dr. Ethan Basch, director del Programa de Resultados de la Investigación en el Cáncer del Centro Oncológico Integral Lineberger de la Universidad de Carolina del Norte. "A veces, se implican incluso más que los pacientes más jóvenes. Pienso que hay un mito de que no se implicarán, pero no es cierto".

El programa de monitorización del estudio, llamado PRO-TECT, se basa en tecnología que se ha estado desarrollando durante tres décadas. Mostró una mejora de un 33 por ciento en la función física de los pacientes que lo usaron, además de un control de síntomas un 15 por ciento mejor, en comparación con los que fueron evaluados en visitas presenciales al médico.

Los hallazgos se publicaron en una edición en línea reciente de la revista Journal of the American Medical Association.

Los investigadores añadieron que es poco probable que el programa cueste más dinero a los pacientes, y que en general la tecnología costará menos dinero a la industria de la atención de la salud, porque invertir en la atención preventiva reducirá las costosas visitas a la sala de emergencias y las consultas en el médico en etapas posteriores de la atención.

"Pienso que reducirá el costo a largo plazo", apuntó Baskies. "Piense sobre todas las llamadas que llegan que quizá no se tengan que gestionar de inmediato, pero que se pueden gestionar mediante una respuesta digital, una que pueda atender muchos problemas de forma genérica. Esto es lo que estos sistemas tienden a hacer. Se pueden reducir muchas llamadas que no son muy necesarias, pero aumentar el número de miembros del personal que responden a los problemas reales".

Todavía está por verse exactamente quién pagará la nueva tecnología. Las clínicas y las redes de hospitales tendrían que suscribirse al servicio y pagar los costos iniciales, pero los investigadores dijeron que cualquier factura enviada a los pacientes debería ser cubierta por las compañías de seguro, aunque quizá se tarde cierto tiempo en llegar a ese punto.

"Si las compañías de seguro observan eficiencia y mejoras en la calidad de vida, entonces tendrán que aprobar la cobertura de esto", añadió Baskies. "Pero quizá conlleve cierto incentivo del gobierno federal".

Más información

Visite el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. para más información sobre la telesalud.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Ethan Basch, MD, director, cancer outcomes research program, Lineberger Comprehensive Cancer Center, University of North Carolina, Chapel Hill, N.C.; Arnold Baskies, MD, former chair, board of directors, American Cancer Society; Journal of the American Medical Association, June 5, 2022, online

Comparte tu opinión