La rehabilitación pulmonar puede ayudar a las personas con EPOC, entonces, ¿por qué tan pocas la reciben?

La rehabilitación pulmonar puede ayudar a las personas con EPOC, entonces, ¿por qué tan pocas la reciben?

LUNES, 18 de mayo de 2020 (HealthDay News) -- Unos 16 millones de estadounidenses sufren de enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), pero apenas una fracción tienen acceso a un tratamiento que salva vidas, llamado rehabilitación pulmonar.

La EPOC es una constelación de enfermedades, que incluyen al enfisema y a la bronquitis crónica, que hacen que respirar sea difícil, y que empeora con el tiempo. La causa principal es fumar. Otras causas incluyen el humo de segunda mano y la exposición al aire contaminado, a los vapores o a los polvos químicos. No existe cura.

Pero la rehabilitación pulmonar puede ayudar tras una estadía en el hospital, según el Dr. David Mannino, director del Laboratorio de Investigación en Epidemiología Pulmonar de la Universidad de Kentucky, en Lexington.

La rehabilitación pulmonar enseña a los pacientes a hacer ejercicio, a comer bien y a usar los medicamentos de forma adecuada con el objetivo de recuperar sus fuerzas. Las clínicas de rehabilitación también pueden fomentar la socialización, y los pacientes con EPOC con frecuencia se sienten aislados, apuntó Mannino.

Para aprender más, un equipo de la Universidad de Massachusetts estudió los datos de casi 200,000 pacientes de Medicare hospitalizados por EPOC en 2014. Los hallazgos aparecen en la edición del 12 de mayo de la revista Journal of the American Medical Association.

De ese grupo, un 1.5 por ciento (2,721 pacientes) comenzaron la rehabilitación pulmonar en un plazo de 90 días tras salir del hospital. En total, poco más de 38,300 pacientes fallecieron en un plazo de un año tras el alta del hospital.

La diferencia en los resultados entre los que recibieron la rehabilitación en un plazo de 90 días y los que no fue llamativa: en un periodo de un año tras el alta, un 19.6 por ciento del grupo que no recibió una rehabilitación temprana habían fallecido, frente a un 7.3 por ciento de los pacientes que comenzaron la rehabilitación en un plazo de 90 días.

"Si fuera un medicamento, sería un todo un éxito", aseguró Mannino. "La tragedia es que solo está disponible para un porcentaje tan bajo".

La Dra. Carolyn Rochester, pulmonóloga de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale en New Haven, Connecticut, examinó los motivos en un editorial que se publicó junto con los hallazgos.

Rochester anotó que los médicos no reciben suficientes incentivos para hablar sobre, o referir a los pacientes a, la rehabilitación, y que incluso cuando lo hacen, muchos no le dan seguimiento porque no conocen los beneficios potenciales o carecen de acceso. Los programas no están ampliamente disponibles, y adolecen de una grave carencia de fondos, añadió.

Un grupo que intenta cerrar esas brechas es la Dorney-Koppel Family Charitable Foundation, con sede en Maryland, que provee financiación inicial a las clínicas de rehabilitación pulmonar en áreas donde la EPOC es común.

Su vocera es Grace Anne Dorney Koppel, que se convirtió en defensora de los pacientes con EPOC tras ser diagnosticada con la enfermedad en 2001. En ese momento, los médicos le dijeron que solo le quedaban pocos años de vida. Pero tras comenzar la rehabilitación pulmonar, todo cambió.

"No solo he sobrevivido, sino que he sobrevivido bien", aseguró.

Mediante su fundación, ella y su esposo, el periodista de radio Ted Koppel, han establecido 12 clínicas de rehabilitación pulmonar por todo el país, y pronto abrirán la decimotercera. Las paredes de su oficina están llenas de fotografías de graduados de las clínicas que la pareja abrió.

"Es lo más grato y satisfactorio", dijo. "Veo vidas que han vuelto a ser completas, y ese es el motivo de que lo hagamos".

En su editorial, Rochester aseguró que el acceso es clave.

Dijo que una mayor financiación del sistema de salud para la rehabilitación pulmonar sería muy útil.

Rochester también apuntó a la necesidad de un ensayo clínico aleatorio que incluya a pacientes más jóvenes y a los que hayan tenido largas estadías hospitalarias agudas o en centros de enfermería. La edad promedio de los pacientes del estudio de la Universidad de Massachusetts fue de 76.9 años.

La atención del mundo está volcada en la COVID-19, y Dorney Koppel aseguró que su foco son los pacientes con EPOC, que se ven muy afectados por la enfermedad. Esto incluye a los muchos individuos que quizá no sepan que sufren de EPOC, lo que los deja vulnerable a contraer el virus.

Más información

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU. ofrece más información sobre la EPOC.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión