La pobreza hace que la insuficiencia cardiaca sea incluso más letal, muestra un estudio

La pobreza hace que la insuficiencia cardiaca sea incluso más letal, muestra un estudio

MIÉRCOLES, 4 de septiembre de 2019 (HealthDay News) -- Un nuevo estudio ayuda a confirmar una deprimente realidad: es más probable que los estadunidenses pobres mueran de insuficiencia cardiaca que sus contrapartes más ricas.

¿Los motivos más probables? Según los investigadores, unas tasas más altas de obesidad y los aumentos asociados en la diabetes tipo 2 parecen ser los factores subyacentes de dos terceras partes de la tendencia.

"Este estudio subraya las disparidades en la atención de la salud a las que se enfrentan muchos estadounidenses", lamentó en un comunicado de prensa de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) la Dra. Jennifer Ellis, asesora de la asociación. Ellis es jefa de cirugía cardiotorácica de NYC Health and Hospitals/Bellevue, en la ciudad de Nueva York.

La insuficiencia cardiaca es una afección crónica y progresiva que debilita al músculo cardiaco, haciendo que no pueda bombear suficiente sangre y oxígeno a las células del cuerpo. La obesidad y la diabetes son factores de riesgo conocidos de la insuficiencia cardiaca.

Y según la autora principal del estudio, la Dra. Khansa Ahmad, el nuevo estudio muestra que "cuando se observa un mapa de Estados Unidos, verá que los condados más pobres tienen las tasas de mortalidad más altas por la insuficiencia cardiaca". Ahmad es miembro de cardiología preventiva de la Facultad de Medicina Alpert de la Universidad de Brown en Providence, Rhode Island.

En el estudio, el equipo de Ahmad recolectó datos de 3,000 condados de Estados Unidos. Los investigadores buscaron específicamente vínculos entre la pobreza, la educación, el desempleo, el estatus de seguro de salud y la muerte por insuficiencia cardiaca.

Encontraron que los condados pobres tenían unas tasas más altas de muertes por insuficiencia cardiaca. Aumentaron en alrededor de cinco muertes por cada 100,000 por cada aumento de un 1 por ciento en los niveles de pobreza.

Además, los condados pobres tenían más o menos 250 muertes más por insuficiencia cardiaca por cada 100,000 que los condados más ricos.

La mayoría de los condados pobres donde hay muchas muertes por insuficiencia cardiaca están en el Sur, mostraron los hallazgos.

Ellis, que no participó en la nueva investigación, dijo que "como proveedores de atención de la salud, debemos comprender las barreras contra un estilo de vida saludable a las que se enfrentan los pacientes, por ejemplo vivir en áreas sin acceso a alimentos saludables o lugares seguros para caminar. Comprender esas barreras y ayudar a nuestros pacientes a vencerlas es el primer paso para fomentar la confianza y ofrecer un mejor servicio a nuestras comunidades con pocos recursos".

Dos médicos que trabajan con pacientes con insuficiencia cardiaca dijeron que los resultados del estudio no son sorprendentes.

"Estos resultados son similares a la correlación conocida entre la pobreza y la enfermedad cardiaca coronaria", anotó el Dr. Michael Goyfman, director de cardiología en Long Island Jewish Forest Hills, en la ciudad de Nueva York. Enfatizó que el estudio no pudo probar que la pobreza ayudara a provocar el aumento en las muertes por insuficiencia cardiaca, pero que está claro que "sigue habiendo diferencias significativas en los resultados de la atención de la salud según el lugar donde alguien vive".

El Dr. David Majure es director del programa de respaldo mecánico de la circulación en el Hospital Cardiaco Sandra Atlas Bass de Northwell Health, en Manhasset, Nueva York. Dijo que los problemas con el acceso a una buena atención médica probablemente también tengan un rol, sobre todo en el Sur de EE. UU.

"Lamentablemente, también son los estados donde el acceso a la atención de la salud de los pobres está sufriendo importantes ataques", señaló Majure. Para ayudar a igualar las condiciones para todos los estadounidenses respecto a la supervivencia tras un diagnóstico de insuficiencia cardiaca, "son necesarios cambios en las políticas para abordar estas desigualdades, por ejemplo una mejor educación, la minimización de la desigualdad en los ingresos, y el acceso a una atención de la salud de calidad", sugirió.

El nuevo informe se publicó en la edición en línea del 4 de septiembre de la revista Journal of the American Heart Association.

Más información

Para más información sobre la insuficiencia cardiaca, visite el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión