La pandemia se vincula con una tasa de suicidio más alta en los negros y más baja en los blancos, según un estudio

La pandemia se vincula con una tasa de suicidio más alta en los negros y más baja en los blancos, según un estudio

JUEVES, 17 de diciembre de 2020 (HealthDay News) -- La pandemia del coronavirus ha exacerbado las divisiones raciales en la atención de la salud de varias formas, y un estudio reciente revela otra: los suicidios entre las personas negras se duplicaron durante los cierres por la COVID-19, mientras que los suicidios entre los individuos blancos se redujeron a la mitad en el mismo periodo.

"En pandemias anteriores, ha habido un aumento notable en el suicidio, y la pandemia de la COVID-19 parecía como la tormenta perfecta para el suicidio, dado su impacto económico, el miedo a la enfermedad, el aumento en el estrés y la reducción en el acceso a la atención", explicó el autor del estudio, el Dr. Paul Saha Nestadt, especialista en psiquiatría de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, en Baltimore.

Pero no sucedió así con la pandemia del coronavirus, al menos no entre los habitantes de Maryland a quienes siguió este estudio. "No hubo el aumento general que previmos en los suicidios, pero sí observamos que los suicidios casi se duplicaron entre los negros", apuntó Nestadt.

Los hallazgos, que se publicaron en línea el 16 de diciembre en la revista JAMA Psychiatry, sugieren que la comunidad negra quizá se haya visto particularmente afectada por la pandemia y sus consecuencias económicas.

"Las tasas de infección y mortalidad son más altas entre las personas negras, y sabemos que hay unas inmensas disparidades en el acceso a la atención, lo que incluye a la atención de la salud mental", lamentó Nestadt.

Es una receta para unos malos resultados. "Cuando las cosas relacionadas con la pandemia afectan mucho a alguien, y no puede obtener acceso a una buena atención de la salud mental, está en el mayor de los peligros", explicó.

"Todos estamos en la misma tormenta, pero en distintos botes", dijo Nestadt. "Muchas personas pudieron refugiarse y estar con sus familias y pudieron pagar los cuidados de los niños, pero algunas personas apenas se las arreglaban antes, y no tenían las reservas ni el colchón para hacerlo".

Es posible que las personas blancas tuvieran más recursos, anotó. "Es más probable que tuvieran empleos que les permitieran trabajar desde casa, quizá hayan podido permitirse el cuidado de los niños, y según las tasas de mortalidad, quizá haya sido menos probable que perdieran a un familiar por la COVID. También tenían un acceso más fácil a la atención de la salud mental", enumeró Nestadt.

En el estudio, los investigadores observaron los suicidios en Maryland en tres periodos distintos a lo largo de la pandemia. Del 5 de marzo al 7 de mayo, en el pico de los cierres relacionados con la COVID-19 en Maryland, los suicidios entre las personas negras se duplicaron, pero los suicidios entre las personas blancas se redujeron casi a la mitad en este periodo. Nestadt apuntó que las tasas de suicidio tienden a ser más alta entre las personas blancas, históricamente.

El nuevo estudio presenta varias limitaciones. Una es que los hallazgos quizá no reflejen a los suicidios en otros estados debido a diferencias en las relaciones entre las razas, las experiencias con la COVID-19 y las respuestas gubernamentales al brote entre los estados, apuntó.

También es posible que el aumento en el suicidio entre las personas negras pudiera deberse a algo que no sea la pandemia, dijo Nestadt. "Tal vez no sea la COVID-19, sino otras cosas que suceden en el mundo, ya que este periodo también se corresponden con el movimiento por la justicia racial", anotó. Para obtener respuestas, los investigadores planifican hablar con los familiares para averiguar qué sucedió en los días antes de los suicidios, que tal vez haya tenido algo que ver con las muertes.

El Dr. Robert Dicker, director asociado de la división de psiquiatría infantil y adolescente de Northwell Health en New Hyde Park, Nueva York, aseguró que los nuevos hallazgos son una "señal de advertencia", y dijo que ofrecen "una evidencia más de que la COVID-19 tiene el potencial de convertirse en una pandemia de salud conductual".

Se necesita más investigación para comprender cómo la pandemia afecta a la salud mental, y quiénes tienen el mayor riesgo, planteó. "Debemos hacer más para lograr unos esfuerzos de alcance generalizados en términos de los problemas conductuales relacionados con la pandemia, sobre todo en la comunidad afroamericana, y observar más de cerca el acceso a la evaluación y a la atención, y si hay una diferencia en el estigma relacionado con recibir evaluación y tratamientos de salud mental entre los distintos grupos raciales y étnicos", explicó Dicker.

Mientras los investigadores buscan esas respuestas, las comunidades y los gobiernos estatales y el federal tienen la responsabilidad de mejorar el acceso a la atención de la salud mental y de crear una mejor red de seguridad para los individuos en riesgo, añadió Nestadt.

"Debemos asegurarnos de que cuidamos a las personas mientras hacen todo lo que pueden para evitar la propagación de la COVID-19, al ofrecer paquetes de estímulo económico y recursos de reserva que se distribuyan de forma equitativa, de forma que los más vulnerables no queden abandonados", enfatizó, y anotó que los programas de indulto de los alquileres y los préstamos podrían aliviar parte de la presión financiera de esos individuos en riesgo.

Todo el mundo puede ayudar a prevenir el suicidio, aseguró Nestadt. "Si usted experimenta un estrés y una tristeza que se intensifican, o si comienza a tener pensamientos suicidas, llame al 911 o a una línea telefónica de asistencia del suicidio", instó.

Si alguien de su familia está en riesgo de suicidio, asegúrese de que cualquier arma de fuego o medicamento peligroso esté guardado de forma segura. "Se puede decir que el acceso a unos medios letales es el factor de riesgo más importante del suicidio respecto al cual podemos hacer algo", añadió Nestadt.

Más información

La Red Nacional de Prevención del Suicidio (National Suicide Prevention Lifeline) provee respaldo gratuito las 24 horas del día, los 7 días de la semana, para las personas que están sufriendo.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTES: Paul Sasha Nestadt, MD, assistant professor, psychiatry, Johns Hopkins School of Medicine, Baltimore; Robert Dicker, MD, associate director, division of child and adolescent psychiatry, Northwell Health, New Hyde Park, N.Y.; JAMA Psychiatry, Dec. 16 , 2020, online

Comparte tu opinión