Este contenido ha sido archivado y puede no estar actualizado

La obesidad puede aumentar las probabilidades de complicaciones postquirúrgicas

LUNES, 8 de mayo de 2023 (HealthDay News) -- Hay otro motivo para vigilar el peso: la obesidad puede aumentar las probabilidades de complicaciones graves tras una cirugía.

En comparación con los pacientes con un peso normal, los que son obesos tienen un riesgo más alto de desarrollar coágulos sanguíneos, infecciones e insuficiencia renal tras una cirugía, informa un nuevo estudio. Los pacientes con obesidad también fueron más propensos a ser hospitalizados por estas complicaciones.

La obesidad puede aumentar las probabilidades de complicaciones postquirúrgicas

"Esto es indicativo de la epidemia de obesidad en este país", apuntó el investigador sénior, el Dr. Robert Meguid, profesor de cirugía cardiotorácica de la Universidad de Colorado, en Aurora.

El aumento en las complicaciones se debe a una variedad de factores. Entre estos se incluyen la inflamación corporal, que es más común en la obesidad. Además, para los pacientes que tienen sobrepeso o son obesos puede resultar más difícil ponerse de pie y moverse tras una cirugía, lo que aumenta el riesgo de coágulos sanguíneos en las piernas.

"En cuanto a la infección, hay un problema con el tejido graso del cuerpo, que no sana igual de bien y no tiene un flujo sanguíneo tan bueno como el tejido muscular", aclaró Meguid. "Respecto a los coágulos sanguíneos, se trata de una combinación de la incapacidad de caminar con facilidad y sin problemas, y también el estado inflamatorio del cuerpo en la obesidad".

Es probable que los cambios en el flujo sanguíneo de los pacientes que son obesos contribuyan al riesgo de insuficiencia renal, añadió.

También es más difícil realizar una cirugía en una persona obesa, apuntó Meguid, lo que podría incrementar las tasas de complicaciones.

"En general, las operaciones de los pacientes que son obesos duran un poco más que el promedio", aclaró. "Soy cirujano torácico, así que opero cáncer de pulmón, cáncer de esófago en el pecho, y en pacientes que son obesos, las operaciones presentan más dificultades técnicas".

Como resultado, los pacientes se exponen a más problemas debidos a estar más tiempo en el quirófano, explicó Meguid.

"La temperatura de los pacientes baja más durante la cirugía", dijo. "Sabemos que la hipotermia, o frío, mientras se está en el quirófano se asocia con más infecciones".

Los pacientes con un exceso de peso deben estar en su mejor forma física antes de someterse a una operación, anotó. Esto incluye no fumar ni beber alcohol en las semanas anteriores a la cirugía.

Si el procedimiento es electivo, Meguid planteó que quizá sea mejor posponerlo mientras el paciente intenta perder peso.

"Los médicos que atienden al paciente tras la cirugía deben saber estas cosas y estar atentos a las infecciones, los coágulos sanguíneos y la insuficiencia renal", aconsejó.

Al mismo tiempo, los médicos deben estar dispuestos a confrontar la obesidad y a hablar sobre lo que los pacientes pueden hacer para minimizar los riesgos, añadió.

En el estudio, Meguid y sus colegas recolectaron datos nacionales de casi 6 millones de pacientes quirúrgicos. Entre ellos, un 45 por ciento eran obesos.

Los pacientes se sometieron a procedimientos en nueve especialidades quirúrgicas, entre ellas cirugías ginecológicas, neurocirugías, ortopédicas, de otorrinolaringología, torácicas, de urología, vasculares y plásticas.

En los pacientes obesos, las operaciones tardaron un poco más que en los pacientes cuyo peso era normal, con una mediada de 89 frente a 83 minutos. (Mediana significa que la mitad tardaron más y la mitad menos).

Todos los obesos tuvieron unas mayores probabilidades de desarrollar infección, coágulos sanguíneos y complicaciones renales.

Excepto en los pacientes con obesidad grave (con un índice de masa corporal superior a 40, en comparación con 18.5 a 24.9 para un peso normal), las probabilidades de otras complicaciones postquirúrgicas (entre ellas sangrado, accidente cerebrovascular y problemas pulmonares) no fueron más altas en las personas obesas que en los demás pacientes, encontró el estudio.

Los pacientes que son obesos tienen unos cuerpos que son más viejos que su edad, apuntó el Dr. Mitchell Roslin, director de cirugía bariátrica del Hospital de Northern Westchester en Mount Kisco, Nueva York. Roslin no participó en el nuevo estudio, pero revisó los hallazgos.

"La mejor forma en que puedo explicarlo es que la edad biológica y fisiológica es superior a la edad cronológica, es decir, hay más millas en el velocímetro", aclaró Roslin.

Los pacientes con obesidad son más propensos a tener síndrome metabólico e hipertensión, lo que contribuye a los problemas renales, anotó Roslin. La hipertensión y la enfermedad subyacente de los vasos sanguíneos, además de una mayor inflamación, explican los coágulos sanguíneos, añadió.

Roslin se mostró de acuerdo en que los pacientes deben estar en la mejor forma física posible antes de someterse a una cirugía.

"Obviamente, sométase a las cirugías que necesite", enfatizó. Lo más importante es tener un estilo de vida saludable, lo que significa comer la cantidad adecuada de comida y los alimentos correctos, así como ser físicamente activo. La cirugía es como cualquier otra cosa: mientras más sano esté al principio, más sano estará cuando acabe".

Los hallazgos se publicaron en la edición de mayo de la revista Surgery.

Más información

Aprenda más sobre la obesidad en el Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Robert Meguid, MD, MPH, professor, cardiothoracic surgery, University of Colorado, Aurora; Mitchell Roslin, MD, director, bariatric surgery, Northern Westchester Hospital, Mount Kisco, N.Y.; Surgery, May 2023

Comparte tu opinión