La música ayuda a la memoria de las personas con Alzheimer

MARTES, 6 de septiembre de 2022 (HealthDay News) -- Wes Mika comenzó a tocar la batería, pero en el fondo lo que le gustaba era la pandereta.

"Le encantaban los pequeños discos plateados de la pandereta", apuntó su esposa, Susan Mika. "A veces, tocaba la pandereta con los palillos de la batería. Le encantaba esa pandereta".

La música ayuda a la memoria de las personas con Alzheimer

Wes, que tiene 77 años, sufre de demencia, y vive en un centro de cuidado de la memoria de Arlington Heights, Illinois, un suburbio del noroeste de Chicago. Él y Susan, que tiene 76 años, participaron en un programa de música diseñado para ayudar a los pacientes con demencia a conectar con sus seres queridos.

Se ha demostrado que el programa, llamado Musical Bridges to Memory (algo así como "Puentes musicales para la memoria"), mejora la capacidad de los pacientes de interactuar de forma no verbal con sus cuidadores, según un estudio que se publicó en una edición reciente de la revista Alzheimer Disease and Associated Disorders.

La musicoterapia también reduce los síntomas problemáticos de la demencia, como la agitación, la ansiedad y la depresión.

"Está en silla de ruedas, y era una conexión agradable y estrecha para ambos", aseguró Susan. "Ambos lo disfrutábamos. Yo cantaba la letra que me sabía, y a veces lo veía mover los labios. No habla en voz alta, pero movía los labios, así que pienso que conocía la letra y conectaba con la música".

El programa musical fue desarrollado por el Instituto de Terapia a través del Arte, una institución sin fines de lucro, y está diseñado para ayudar a los pacientes con demencia que están perdiendo su capacidad de comunicarse verbalmente con sus seres queridos.

En el programa, un grupo toca música de la juventud de un paciente en vivo. Se anima al paciente y a su cuidador a interactuar entre sí con la música, cantando, bailando o tocando instrumentos sencillos, como maracas, la batería o una pandereta.

Está bien establecido que incluso mientras la demencia provoca estragos en la mente y los recuerdos, el trastorno cerebral degenerativo no parece afectar la capacidad de una persona de disfrutar de la música hasta un momento mucho más tardío del curso de la enfermedad, señaló el investigador sénior, el Dr. Borna Bonakdarpour, profesor asociado de neurología en la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad del Noroeste, en Chicago.

Debido a esto, los pacientes pueden retener la capacidad de bailar y cantar mucho después de que su capacidad de hablar se ha reducido.

"Pueden procesar la música, pueden entenderla, la reciben, responden a ella, pueden bailarla, pueden jugar con ella, pueden cantar", comentó Bonakdarpour. "Son componentes que están bastante intactos, lo que es increíble".

La Asociación del Alzheimer (Alzheimer’s Association) reconoce a la musicoterapia como una importante terapia no farmacológica para la demencia, apuntó Sam Fazio, director sénior de investigación psicosocial y calidad de la atención.

"Se accede a unas partes distintas del cerebro, que quizá no estén afectadas por los síntomas de la enfermedad", dijo Fazio. "A veces, cuando las personas ya no se pueden expresar mediante palabras, todavía pueden expresarse con la letra de una canción o sentir la melodía".

Ayuda a pacientes y cuidadores

En este estudio, el equipo de Bonakdarpour pidió a 21 pacientes y a sus cuidadores que participaran en el programa Musical Bridges to Memory una vez por semana. Este estudio fue inusual, porque unas iniciativas anteriores de musicoterapia han tendido a enfocarse solo en el paciente, mientras que este implicó tanto a los pacientes como a los cuidadores.

El programa incluía 45 minutos de música, además de 15 minutos de conversación antes de comenzar para que el musicoterapeuta pudiera hablar sobre las habilidades de comunicación específicas que se iban a abordar durante el tiempo que estuvieran juntos. En general, los pacientes participaron en 12 sesiones a lo largo de tres meses.

Las parejas de pacientes y cuidadores también fueron grabadas en video, durante 10 minutos antes y 10 minutos después de cada sesión, para que unos asistentes de la investigación pudieran analizar el efecto que la musicoterapia tenía en sus interacciones, indicó Bonakdarpour.

Aunque el programa se diseñó para ayudar a acceder a la parte musical del cerebro de un paciente, estas sesiones también orientan al cuidador sobre formas de implicarse con su ser querido con paciencia, apuntó Bonakdarpour.

"Las cosas pueden empeorar entre el paciente y el cuidador, porque el cuidador no sabe qué hacer ante las conductas anómalas", dijo. "Un paciente con un problema de memoria puede hacer la misma pregunta 10 veces, y el cuidador puede exasperarse".

Wes y Susan participaron en el programa de forma virtual, debido a la pandemia de COVID-19.

La música incluyó viejos clásicos como "You Are My Sunshine", "Take Me Out to the Ballgame", y "You’re a Grand Old Flag", pero los músicos aceptaban peticiones, comentó Susan. A ella y a Wes les encanta Josh Groban, así que el grupo añadió algunas de sus canciones a su repertorio.

"Reproducía videos y cantaba una canción inicial y una final", recordó Susan. "Nos preguntaba qué queríamos escuchar, y entonces lo tocaba, y nosotros cantábamos. Yo estaba justo al lado de Wes, así que con frecuencia veía su rostro, y así conectábamos".

Los investigadores encontraron que las interacciones sociales no verbales aumentaron de forma significativa entre los pacientes y los cuidadores que participaron en el programa, mientras que la comunicación se redujo en ocho parejas de pacientes y cuidadores que no participaron, y que sirvieron como grupo de control.

En unas conversaciones grupales posteriores a la música, los pacientes estaban más socialmente implicados, aseguraron los investigadores. Mantenían contacto visual con más frecuencia, estaban menos distraídos y agitados, y se mostraban animados.

Bonakdarpour recuerda a un paciente en particular "que era muy hiperactivo, y durante las sesiones, se ponía de pie y quería bailar con todo el mundo. La esposa se sentía más bien avergonzada, y se enojaba con él".

"Pero a medida que las sesiones seguían, y entre la mitad y el final, este señor estaba sentado durante todas las sesiones, con su esposa", dijo Bonakdarpour. "Se comunicaban. Usaban instrumentos de percusión para participar. Bailaban juntos. De verdad cambió su relación".

'Simplemente lo hace feliz'

Basándose en estos resultados, el equipo de Bonakdarpour recibió una subvención de tres años del Fondo Nacional de las Artes, para ampliar el programa y realizar otro ensayo clínico con más pacientes.

Fazio alabó el estudio, porque se realizó con musicoterapeutas profesionales y con los protocolos correctos, para que pudiera tener los mejores resultados posibles.

"A veces, las personas creen que están haciendo musicoterapia con tan solo reproducir un disco de fondo, pero en realidad no es cierto", advirtió Fazio. "Para tener los resultados que deseamos, por ejemplo una mayor implicación y menos ansiedad o agitación, unos profesionales de musicoterapia que comprenden cómo usar la música para alcanzar metas que no están relacionadas con la música deben implementar los protocolos correctos".

Bonakdarpour está convencido de que la musicoterapia debe ser una parte importante de ayudar a gestionar los síntomas de los pacientes con demencia cuyas capacidades se están deteriorando.

"No tenemos unos medicamentos muy buenos para algunos de estos problemas psiquiátricos", apuntó. "Cuando estamos de verdad desesperados, tenemos que usar algunos fármacos que tienen efectos secundarios. Algunos de ellos pueden de verdad afectar al corazón. Incluso pueden hacer que la gente viva menos. ¿Y no sería magnífico si se pudieran evitar estos medicamentos tóxicos?".

Wes disfrutó tanto del programa que ahora Susan incorpora música en sus visitas regulares, contó. Le pide a un dispositivo de Amazon que reproduzca una lista de canciones.

"Alexa reproduce las canciones y nosotros las seguimos tocando instrumentos. Intento encontrar canciones que él recuerde. Simplemente lo hace feliz", añadió Susan.

Más información

El Instituto de Terapia a través del Arte ofrece más información sobre Musical Bridges to Memory.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Borna Bonakdarpour, MD, associate professor, neurology, Northwestern University Feinberg School of Medicine, Chicago; Sam Fazio, PhD, senior director, psychosocial research and quality care, Alzheimer's Association, Chicago; Alzheimer Disease and Associated Disorders, Aug. 25, 2022

Comparte tu opinión