La mitad de los padres de EE. UU. vacunaron a sus hijos adolescentes, pero la adopción se ralentiza

VIERNES, 10 de diciembre de 2021 (HealthDay News) -- Casi la mitad de los jóvenes de 12 a 17 años de Estados Unidos han recibido al menos una dosis de una vacuna contra la COVID-19, pero la estampida inicial para vacunar a los adolescentes se ha estancado, muestra una nueva encuesta de padres.

Apenas un 1 por ciento de los padres planifican ahora vacunar a su hijo adolescente lo antes posible, un 13 por ciento afirman que van a esperar para ver cómo funciona la vacuna en los demás, y un 30 por ciento señalan que no van a vacunar a su hijo adolescente.

La mitad de los padres de EE. UU. vacunaron a sus hijos adolescentes, pero la adopción se ralentiza

La encuesta nacional, que se realizó por teléfono y en línea, a casi 1,200 padres con hijos menores de 18 años, se llevó a cabo entre el 8 y el 23 de noviembre, y los resultados parecen en un nuevo informe de la Kaiser Family Foundation.

Los niños de 5 a 11 años se hicieron elegibles para las vacunas contra la COVID-19 el mes pasado. Un 16 por ciento de los padres dijeron que sus hijos se habían vacunado, y un 13 por ciento dijeron que planificaban vacunar a sus hijos de inmediato. Alrededor de un tercio (un 32 por ciento) dijeron que esperarían para ver cómo funcionaba la vacuna en otros niños primero, y casi la misma cantidad (un 29 por ciento) dijeron que no vacunarían a sus hijos.

La encuesta se realizó antes de la aparición de la variante ómicron, que es altamente contagiosa y que podría cambiar la opinión de los padres sobre las vacunas, según los autores del informe.

La encuesta reveló que la mayoría de los padres sentían que no contaban con suficiente información sobre la efectividad (un 58 por ciento), los efectos secundarios (un 63 por ciento) o la seguridad (un 61 por ciento) de las vacunas contra la COVID-19 en los niños. En total, un 52 por ciento de los padres de adolescentes y alrededor de un 40 por ciento de los padres que tenían hijos de 5 a 11 años confiaban en que las vacunas son seguras para sus hijos.

Alrededor de un 57 por ciento de los padres con hijos adolescentes y un 55 por ciento de los que tenían hijos más pequeños dijeron que creen que una infección con la COVID-19 plantea un riesgo más alto que la vacunación, mientras que un 39 y un 41 por ciento, respectivamente, consideraban que la vacunación era un mayor riesgo.

Los padres sin vacunar eran mucho más propensos a creer que las vacunas plantean un riesgo más alto para sus hijos adolescentes (un 80 por ciento) o más pequeños (un 71 por ciento), mostraron los hallazgos.

Los padres hispanos fueron más propensos (un 62 por ciento) a decir que su hijo adolescente se había vacunado que los padres negros (un 48 por ciento) o los participantes blancos (un 42 por ciento), pero no hubo diferencias raciales o étnicas significativas en las intenciones de vacunar a los niños más pequeños.

Los padres hispanos y los negros fueron más propensos que los padres blancos a expresar preocupaciones sobre el acceso a las vacunas. Por ejemplo, entre los que tenían hijos sin vacunar, más padres hispanos (un 47 por ciento) que padres negros (un 43 por ciento) o padres blancos (un 23 por ciento) expresaron preocupaciones sobre faltar al trabajo para llevar a sus hijos a vacunar o cuidarlos si tenían efectos secundarios.

Menos de la mitad de los participantes dijeron que habían hablado con el pediatra de su hijo sobre las vacunas contra la COVID-19. Un 16 por ciento de los padres con hijos adolescentes y un 15 por ciento de los que tenían hijos más pequeños afirmaron que habían hablado con el pediatra, y que no había recomendado la vacunación.

Un 49 por ciento de los padres dijeron que la escuela de sus hijos había provisto información sobre cómo obtener una vacuna, y un 44 por ciento dijeron que la escuela los había animado a hacerlo.

En total, dos tercios de los padres se oponen a que las escuelas requieran que todos los estudiantes elegibles se vacunen, y un 32 por ciento respaldan una obligatoriedad de este tipo.

El margen de error es de más o menos de 4 puntos de porcentaje en la muestra completa de padres, pero difiere según los subgrupos, de acuerdo con un comunicado de prensa de la Kaiser Family Foundation.

Más información

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) ofrece más información sobre la ciencia que respalda a las vacunas contra la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Kaiser Family Foundation, news release, Dec. 9, 2021

Comparte tu opinión