La llegada de la 'medicina sin sangre' ayuda a algunos pacientes a evitar las transfusiones

LUNES, 28 de noviembre de 2022 (HealthDay News) -- Antes de someterse a una histerectomía debido a unos periodos intensos en noviembre, Andrea Acerra, de 45 años, recibió una transfusión de hierro para mejorar su conteo de glóbulos rojos y evitar la necesidad de una transfusión.

"Me preocupaban los efectos secundarios del hierro, pero no hubo ninguno", comentó Acerra, asistente médico sénior en Bay Shore, Nueva York.

La llegada de la 'medicina sin sangre' ayuda a algunos pacientes a evitar las transfusiones

El Hospital Universitario de South Shore, en Bay Shore, donde se trató a Acerra, ofrece la medicina sin sangre como opción. El programa evalúa a las personas para ver si son candidatas para la cirugía sin sangre. Hasta ahora, sus cirujanos han realizado varios procedimientos usando técnicas de medicina sin sangre.

También se conoce como gestión de la sangre del paciente, y se usa cuando una transfusión no es una opción, debido a motivos religioso o problemas de seguridad. Este concepto fue creado por la comunidad de Testigos de Jehová, que cree que recibir la sangre de otra persona es contra la voluntad de Dios. En todo el mundo, hay más de 8.6 millones de Testigos de Jehová.

La medicina sin sangre se comenzó a usar de manera más generalizada en la década de los 1980, debido al miedo de que la sangre donada pudiera estar contaminada con el VIH y la hepatitis C. Esto ya no es un problema, dado que las donaciones de sangre de Estados Unidos se someten a pruebas de estas enfermedades infecciosas y varias más.

Aun así, "hay una parte significativa de la población que no puede o no quiere recibir una transfusión de sangre", aclaró el Dr. Aaron Harrison, director médico asociado y gastroenterólogo del South Shore.

Y gracias a las técnicas de medicina sin sangre, muchos no tendrán que recibirla, añadió.

Tener la medicina sin sangre como opción cobró incluso mayor importancia durante la pandemia, cuando el suministro de sangre menguó, lo que provocó una escasez nacional. "No tenemos sangre disponible, así que si logramos no usar sangre y hacer las cosas de forma segura, es ideal", señaló Harrison.

En el South Shore, los pacientes como Acerra se identifican antes de someterse a cirugía, y si se encuentra que tienen anemia o que no están dispuestos a recibir una transfusión de sangre, se someten a un protocolo sin sangre o de mejora de la sangre.

"Educamos a nuestros médicos para que planteen el tema de que podemos aumentar los conteos sanguíneos antes de la cirugía, para mitigar la pérdida de sangre y la necesidad de una transfusión", apuntó Harrison.

"Es emocionante, y pienso que en ninguna otra parte del país hay alguien con un proceso de evaluación previa de los pacientes", añadió el Dr. John Davis, director de cirugía de South Shore.

El hospital ya trabaja de cerca con la comunidad local de Testigos de Jehová, así que el nuevo programa es una ramificación natural, aseguró.

Además del uso de hierro y de la hormona eritropoyetina (EPO), que le indica a la médula ósea que produzca más glóbulos rojos, hay otras formas de reducir el riesgo de una transfusión de sangre antes de una cirugía.

En primer lugar, "podemos reducir el número de análisis de sangre antes del procedimiento, y usar tubos más pequeños para recolectar la sangre", explicó Davis.

Otra forma de reducir las probabilidades de que alguien requiera una cirugía es frenar el uso de anticoagulantes antes de la cirugía, para que no sangre tanto, apuntó el Dr. Steven Frank, director médico del programa de medicina y cirugías sin sangre del Hospital Johns Hopkins, en Baltimore.

También es importante dejar de tomar ciertos medicamentos herbales, la vitamina E y los antinflamatorios no esteroides (AINE), ya que podrían aumentar el riesgo de sangrado durante los procedimientos.

"Mantener a las personas calientes durante la cirugía también ayuda, ya que una hipotermia incluso leve aumenta el sangrado durante la cirugía, y mantener la presión arterial más baja también puede reducir el sangrado", dijo Frank.

Se puede administrar un fármaco conocido somo ácido tranexámico para controlar el sangrado, indicó.

Y también existe tecnología para recolectar la sangre que se pierde, lavarla, y volver a administrarla durante la cirugía. "Se considera el pilar de la conservación de la sangre", aseguró Frank.

La llegada de la cirugía robótica también ha reducido el riesgo de pérdida de sangre durante la cirugía, observó. "Sí, las cirugías robóticas implican unas incisiones más pequeñas que las cirugías abiertas, pero la principal diferencia es menos sangrado y menos necesidad de transfusión", aclaró Frank. "Es como la noche y el día".

Las transfusiones de sangre pueden salvar vidas, pero no carecen de riesgo.

La sangre donada no es ideal, dijo Davis. "La sangre es vieja y el número de células en cualquier unidad dada que son efectivas y portan oxígeno son una fracción del número total".

Las personas también pueden sufrir una reacción alérgica a la sangre en sí, advirtió Frank. "Es bien sabido y se ha probado que la sangre de los bancos para una transfusión puede ponerlo en riesgo de una infección adquirida en el hospital, ya que suprime al sistema inmunitario", comentó.

Entre los riesgos de las transfusiones de sangre se encuentran la lesión pulmonar aguda relacionada con la transfusión (LPART), la sobrecarga circulatoria asociada con la transfusión (SCAT), y la inmunomodulación relacionada con la transfusión (TSA) (IMRT). La SCAT y la LPART son complicaciones relacionadas con los pulmones que son las causas principales de muertes relacionadas con las transfusiones, apuntó Frank.

"Las personas se olvidan de la LPART, la SCAT y la IMRT, que son mucho más comunes que contraer VIH o hepatitis C por una transfusión de sangre", enfatizó. "Las probabilidades de contraer VIH o hepatitis C de una transfusión de sangre son más o menos las mismas que de que le caiga un rayo: de alrededor de 1 en 2 millones".

La medicina sin sangre se está estableciendo con una mayor firmeza debido a la lista de beneficios potenciales, aseguró Frank. "Todos nos beneficiamos de lo que hemos aprendido de la comunidad de los Testigos de Jehová", añadió. "Con la planificación adecuada, con la gente y las técnicas adecuadas, casi cualquier cirugía se puede realizar sin transfusiones".

Más información

La Sociedad para el Avance de la Gestión de la Sangre (Society for the Advancement of Blood Management) ofrece más información sobre la medicina sin sangre.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Andrea Acerra, Bay Shore, N.Y.; Aaron Harrison, MD, associate medical director, gastroenterologist, South Shore University Hospital, Bay Shore, N.Y.; John Davis, MD, surgery director, South Shore University Hospital, Bay Shore, N.Y.; Steven Frank, MD, medical director, bloodless medicine and surgery program, Johns Hopkins Hospital, and professor, anesthesiology and critical care medicine, Johns Hopkins University School of Medicine, Baltimore

Comparte tu opinión