La hora a la que desayuna podría afectar sus probabilidades de diabetes

LUNES, 22 de marzo de 2021 (HealthDay News) -- ¿La hora a la que come el desayuno podría determinar su salud?

Sí, sugiere una investigación reciente que encuentra que hacer la comida matutina antes de las 8:30 a.m. podría reducir su riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

La hora a la que desayuna podría afectar sus probabilidades de diabetes

Las personas del estudio que desayunaban temprano tenían unos niveles de azúcar en la sangre más bajos y menos resistencia a la insulina que las personas que desayunaban más tarde. La resistencia a la insulina ocurre cuando el cuerpo se hace resistente a los efectos de la hormona insulina, lo que provoca que los niveles de azúcar en la sangre aumenten.

Los nuevos hallazgos se sostuvieron independientemente de si las personas restringían su alimentación a menos de 10 horas al día o la distribuían a lo largo de más de 13 horas.

Esa alimentación en horario restringido es una forma de ayuno intermitente, que está muy de moda en estos días debido a una larga lista de potenciales beneficios para la salud, que van desde perder peso hasta un riesgo más bajo de enfermedad y la longevidad. Las personas que practican la alimentación en horario restringido en general comen durante un periodo de ocho a 12 horas al día, y ayunan durante las 12 a 16 horas restantes.

Pero el nuevo estudio sugiere que, cuando se trata del riesgo de diabetes, quizá lo más importante no sea la duración del periodo, sino los horarios de las comidas.

"El horario es importante, y más temprano parece ser mejor", comentó la autora del estudio, Kristen Knutson, profesora asociada del Centro de Medicina del Sueño y Circadiana de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad del Noroeste, en Chicago. "Nuestra capacidad de procesar los alimentos que comemos es mejor en la mañana".

Para averiguar si la duración del periodo o el horario de las comidas eran más importantes, los investigadores dividieron a más de 10,570 adultos de la Encuesta nacional de examen de salud y nutrición en tres grupos, basándose en sus periodos de alimentación (de menos de 10 horas, de 10 a 13 horas y de más de 13 horas al día). Los participantes también se dividieron según la hora del día en que comenzaban a comer: antes o después de las 8:30 a.m.

Y el estudio encontró que el momento, es decir unos desayunos a una hora más temprana, hizo la mayor diferencia en la resistencia a la insulina y los niveles de azúcar en la sangre, aunque solo se observó una asociación.

El próximo paso es ver si unos periodos más tempranos de ayuno con horario restringido, por ejemplo de 8 a.m. a 4 p.m., fomentan unos mayores beneficios, comentó Knutson. "De hecho, una alimentación en horario restringido más temprana podría ser mejor que más tarde, y el próximo paso sería una intervención para evaluar si cambiar la alimentación a una hora [incluso] más temprana del día tiene unos efectos beneficiosos", comentó.

Knutson predica con el ejemplo. Se despierta cada día más o menos a las 7 a.m., y desayuna. "Los días en que pienso en saltarme el desayuno, no lo hago, por estudios como éste", comentó.

El estudio no observó lo que las personas desayunaban, pero es lógico que unas opciones más saludables, por ejemplo cereales integrales, produzcan unos beneficios incluso mayores, dijo Knutson.

Los hallazgos se presentarán este fin de semana en la reunión anual virtual de la Sociedad Endocrina (Endocrine Society). Ese tipo de investigación se debe considerar preliminar hasta que se publique en una revista revisada por profesionales.

Krista Varady, profesora de nutrición de la Universidad de Chicago, en Illinois, estudia el ayuno intermitente, que incluye a los ayunos con alimentación en horario restringido.

Los nuevos hallazgos tienen sentido, dijo Varady, que no participó en la investigación. "La glucosa o azúcar en la sangre se procesa mejor temprano en la mañana, y esta capacidad disminuye a medida que el día avanza", indicó.

Se observan beneficios de la alimentación en horario restringido para el peso, el riesgo de diabetes y otras enfermedades. Y "unos periodos más tempranos podrían ser incluso más beneficiosos, por ejemplo de 8 a.m. a 4 p.m., en comparación con 12 p.m. a 8 p.m.", planteó Varady.

Pero esos periodos más tempranos quizá no funcionen bien en los estilos de vida de muchas personas, comentó. "Nadie quiere saltarse la cena, así que quizá no sea muy atractivo", apuntó Varady. "Si uno come más temprano, es probable que sea mejor, pero es muy poco probable que las personas deseen cerrar el periodo tan temprano".

Si esta forma de alimentación no se puede mantener, se pierden los beneficios, advirtió Varady.

Pero se necesita más investigación antes de poder sacar alguna conclusión firme sobre los mejores periodos para la alimentación en horario restringido, y "estamos realizando estudios y esperamos los datos para ver si la alimentación en horario restringido temprana, en comparación con la que se hace más tarde, muestra unos mayores beneficios", añadió Varady.

Más información

¿Tiene usted un riesgo de diabetes,? Haga este test de 60 segundos de la Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Kristen Knutson, PhD, associate professor, Center for Sleep and Circadian Medicine, Northwestern University, Feinberg School of Medicine, Chicago; Krista Varady, PhD, professor, nutrition, University of Illinois, Chicago; Endocrine Society's virtual annual meeting, March 20-23, 2021

Comparte tu opinión