¿La hipnoterapia podría ser una alternativa a los opioides para el dolor?

¿La hipnoterapia podría ser una alternativa a los opioides para el dolor?

VIERNES, 17 de mayo de 2019 (HealthDay News) -- La hipnosis podría parecerles un truco de magia a algunos, pero esa terapia puede aliviar el dolor de forma efectiva, muestra una revisión reciente.

La revisión cubrió 85 estudios que evaluaron la hipnosis para el alivio de "modelos experimentales" del dolor, es decir, estudios de laboratorio en que unos valientes voluntarios aceptaron someterse a estímulos dolorosos.

Y en general, encontraron los investigadores, la hipnosis alivió el dolor que sentían en un 29 a un 42 por ciento, en comparación con no hacer nada. Las personas a quienes se consideró que eran altamente "sugestionables" se ubicaron en el extremo alto de ese rango, mientras que las personas moderadamente sugestionables estaban en el extremo inferior.

Pero hay varias salvedades, según Trevor Thompson, autor principal de la revisión. El dolor temporal inducido en el laboratorio es distinto que una afección médica dolorosa.

"Por supuesto, es importante reconocer que el dolor clínico no es exactamente lo mismo que el dolor inducido de forma experimental", señaló Thompson, psicólogo de la Universidad de Greenwich, en Inglaterra.

Las afecciones o lesiones dolorosas, apuntó, "implican unos estados emocionales más negativos, menos sensación de control sobre el dolor, y efectos adversos en la calidad de vida".

Dicho esto, añadió Thompson, el dolor inducido en el laboratorio sigue resultando doloroso.

"Y si la hipnosis es efectiva para reducir el dolor experimental, hay motivos para ser optimistas respecto a que tendría el mismo efecto en el dolor clínico", apuntó.

Pero los estudios de laboratorio podrían ser más relevantes para el dolor agudo, por ejemplo de una cirugía, que para las afecciones de dolor crónico, según Thompson.

Podría ser así, concurrió Mark Jensen, un profesor en la Universidad de Washington, en Seattle, que se enfoca en las terapias psicológicas para el dolor, incluyendo la hipnosis.

Pero para saber si la hipnosis ayuda en cualquier afección en particular, se debe estudiar en pacientes que sufran de esa afección, planteó Jensen, editor jefe de la revista Journal of Pain de la Asociación Americana del Dolor (American Pain Society).

Esos estudios se han realizado, apuntó: algunos han encontrado un beneficio, y otros no han encontrado ningún efecto.

El dolor es complejo, indicó Jensen, y no es solo un tema de "agudo" o "crónico". Hay causas subyacentes distintas, y la hipnosis podría ser más efectiva para algunos tipos que para otros. La investigación ha encontrado "ciertas sugerencias", dijo, de que podría funcionar mejor en el dolor relacionado con los nervios que en el dolor musculoesquelético, por ejemplo.

Jensen sugirió que las personas busquen un diagnóstico de la causa subyacente de su dolor. Y si les interesa la hipnosis, deben acudir a un profesional de la salud que la use como "parte de su arsenal" para la gestión del dolor.

"Cualquiera puede poner un letrero y anunciar que es un 'hipnotista'", advirtió Jensen.

Típicamente, anotó, un paciente necesita de cuatro a ocho sesiones, o más. La meta es enseñar a los pacientes a realizar autohipnosis.

La revisión, publicada en una edición reciente de la revista Neuroscience and Biobehavioral Reviews, observó a 85 estudios en que participaron más de 3,600 adultos sanos. Los participantes aceptaron recibir estímulos dolorosos (como calor, frío o presión) en el brazo o la mano, con o sin hipnosis.

En general, la hipnosis implicaba una relajación progresiva y "sugestiones analgésicas", como imaginarse que el brazo "se llenaba por completo de una sensación de alivio".

Los participantes también respondieron a preguntas diseñadas para medir su nivel de sugestión a la hipnosis. Las personas altamente sugestionables reportaron un mayor alivio del dolor.

Thompson comentó que la mayor parte de la población es al menos moderadamente sugestionable.

Pero Jensen dijo que el nivel de sugestión parece ser un factor mucho menos importante cuando se trata del alivio del dolor a largo plazo. El motivo no está claro, apuntó. Quizá se deba a que esos pacientes se someten a sesiones múltiples, y a su deseo de vivir con menos dolor.

¿Por qué la hipnosis podría ayudar? Thompson dijo que los estudios con imágenes muestran que la hipnosis cambia la actividad en las áreas del cerebro que modulan la percepción del dolor.

Jensen comentó que los investigadores creen que, básicamente, la hipnosis conecta con la capacidad innata del cuerpo de percibir el dolor. Algunas personas perciben un beneficio sustancial. Otras no.

"No es una magia omnipotente que eliminará el dolor", enfatizó Jensen. "No son los trucos que se ven en la televisión".

Más información

La Sociedad Americana de Hipnosis Clínica (American Society of Clinical Hypnosis) ofrece más información sobre la hipnoterapia.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión