Por qué lavarse las manos durante 20 segundos es correcto

Veinte segundos.

Ese es el tiempo durante el cual debes lavarte las manos para eliminar los gérmenes, confirma un nuevo estudio de física.

Por qué lavarse las manos durante 20 segundos es correcto
Mujer lavando sus manos con agua y jabón. | Foto: GETTY IMAGES

Las técnicas usuales de lavado de manos, incluso las de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., aconsejan frotarse las manos durante un mínimo de 20 segundos, informa una publicación de HealthDay.

Para evaluar esa recomendación, los investigadores utilizaron un modelo matemático para examinar la mecánica clave del lavado de manos, y determinar cuánto tiempo se necesita para eliminar los virus, bacterias y otras partículas de las manos.

El modelo utilizó distintas superficies onduladas para representar las manos, porque esas superficies son ásperas a unas escalas espaciales pequeñas, explicaron los autores del estudio.

El modelo funcionó en dos dimensiones, en que una superficie ondulada pasaba por otra superficie ondulada, y había una delgada capa de líquido entre ambas.

Las partículas quedan atrapadas en las superficies ásperas de la mano, de forma que la energía del flujo del agua debe ser suficientemente alta como para sacarlas, anotaron los investigadores.

La fuerza del flujo de agua depende de la velocidad del movimiento de las manos. Un flujo más fuerte elimina las partículas con una mayor facilidad, según el estudio, que se publicó en la edición del 17 de agosto de la revista Physics of Fluids.

"Básicamente, el flujo informa sobre las fuerzas sobre las partículas", observó el autor del estudio, Paul Hammond, de Hammond Consulting Limited, en Reino Unido.

"Se puede determinar cómo las partículas se mueven y averiguar si son eliminadas". El experto lo comparó con frotar la ropa para eliminar las manchas.

"Si mueve las manos con demasiada suavidad y lentitud, en relación la una con la otra, las fuerzas creadas por el líquido que fluye no tienen el tamaño suficiente para vencer a la fuerza que mantiene a la partícula en su lugar", explicó Hammond en un comunicado de prensa de la revista.

El modelo confirmó que desprender a los gérmenes conlleva unos 20 segundos de un lavado de manos vigoroso.

Los investigadores anotaron que el modelo no tomó en cuenta los procesos químicos o biológicos que ocurren cuando se utiliza jabón.

Pero comprender los mecanismos que eliminan físicamente las partículas de las manos podría ayudar a conducir a unos jabones más efectivos y amigables con el ambiente, sugirió Hammond.

"Hoy en día, necesitamos ser un poco más cuidadosos con lo que ocurre con los compuestos que usamos para limpiar cuando caen por el desagüe y entran al ambiente", anotó.

Cómo lavarse las manos correctamente

Para lavar correctamente tus manos, ten en cuenta los siguientes consejos:

  • De ser posible usar jabón líquido. Mojar las manos en agua tibia y colocar una cantidad de jabón comparable con una moneda.
  • Frotas las manos (parte superior, entre los dedos y alrededor y debajo de las uñas) hasta que se forme espuma. Luego continuar haciéndolo durante 15 o 20 segundos.
  • Enjuagar bien las manos con agua corriente.
  • Secarse las manos con una toalla papel desechables, de tela limpia o secarlas al aire.

Debes realizar este proceso antes de:

  • Preparar comida.
  • Comer.
  • Alimentar a los niños.

Y después de:

  • Preparar comida.
  • Tocar alimentos crudos, especialmente carnes.
  • Usar el baño.
  • Cambiar un pañal.
  • Toser o estornudar.
  • Manejar la basura o los platos sucios.
  • Tocar a las mascotas.
  • Usar el teléfono.
  • Tocar la cara, el cabello, cuerpo o a otras personas.
  • Tocar un corte o una llaga.
  • Limpiar o tocar la ropa sucia.

Cómo el jabón acaba con el coronavirus

Desde el inicio de la pandemia, los expertos señalaron que una de las mejores formas de prevenir la COVID-19 era mediante un correcto lavado de manos, ya que el jabón, es capaz de acabar con el virus.

Pero, ¿cómo es eso posible? Para dar con esta respuesta, necesitamos conocer su estructura. El SARS-CoV-2 está conformado por cadenas de material genético encapsulados en moléculas de lípidos y proteínas.

Como no puede reproducirse por sí mismo, ingresa en las células y libera su material genético, alterando el de la célula, para que fabrique sus componentes.

Estos comienzan a acumularse rápidamente cerca de la membrana celular hasta ensamblarse y desprenderse con una parte de la membrana, hasta agotar y matar a la célula.

El coronavirus puede realizar esta acción gracias a que posee una cubierta de lípidos (grasas) que lo protege y encapsula.

Sin embargo, los especialistas explican que este es su punto débil frente al jabón, ya que, la parte que es soluble en grasa entra en contacto con la grasa que se encuentra en la capsula del virus, se cuela entre las moléculas y se pega a ellas.

Esto rompe la estructura que mantiene al virus compacto, desmoronándolo y permitiendo que todas sus piezas queden sueltas, sean recubiertas por el jabón y se eliminen finalmente por el agua del enjuague.

Fuentes consultadas: Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., Clínica Mayo, Physics of Fluids, news release, Aug. 17, 2021

Comparte tu opinión