La dieta de muchas personas podría fomentar la demencia

JUEVES, 11 de noviembre de 2021 (HealthDay News) -- Comer muchas frutas, verduras, frijoles y otros alimentos con propiedades que calman la inflamación podría reducir las probabilidades de desarrollar demencia en la vejez.

Pero si su dieta es rica en alimentos proinflamatorios, podría tener hasta tres veces más probabilidades de experimentar pérdida de la memoria y dificultades con el lenguaje, la resolución de problemas y otras habilidades de pensamiento en la vejez, sugiere una investigación reciente.

La dieta de muchas personas podría fomentar la demencia

"Una dieta menos inflamatoria se relaciona con un riesgo más bajo de desarrollar demencia", señaló el autor del estudio, el Dr. Nikolaos Scarmeas, profesor asociado de neurología de la Universidad Nacional y Capodistriana de Atenas, en Grecia.

Todavía no se comprende del todo exactamente cómo, o incluso si, la dieta puede ayudar a evitar la demencia y preservar la salud del cerebro. "La dieta podría afectar a la salud del cerebro mediante muchos mecanismos, y según nuestros hallazgos, la inflamación podría ser uno de ellos", apuntó Scarmeas.

En el estudio, más de 1,000 personas de Grecia (con una edad promedio de 73 años) completaron un cuestionario para determinar el potencial o puntuación inflamatoria de su dieta. Nadie tenía demencia al principio del estudio. Un seis por ciento desarrollaron demencia durante un seguimiento de poco más de tres años.

Las puntuaciones de dieta inflamatoria variaron entre -8.87 y 7.98, y las puntuaciones más altas apuntaban a una dieta más inflamatoria. Las personas con las puntuaciones más bajas fueron menos propensas a desarrollar demencia que las personas con unas puntuaciones más altas, mostró el estudio.

Cada aumento de 1 punto en la escala de dieta inflamatoria se asoció con un aumento de un 21 por ciento en el riesgo de demencia.

Los que tuvieron las puntuaciones más bajas consumían unas 20 porciones de fruta, 19 de verduras, 4 de frijoles u otras legumbres, y 11 de café o té cada semana. Al contrario, las personas con las mayores puntuaciones comían alrededor de 9 porciones de fruta, 10 de verduras, 2 de legumbres, y 9 de café o té por semana.

No se trata del alimento entero en sí, sino de todos los nutrientes que contiene, lo que contribuye a su potencial inflamatorio, explicó Scarmeas. Cada alimento tiene ingredientes tanto pro como antiinflamatorios.

"En general, una dieta con más frutas, verduras, frijoles, té o café es más antiinflamatoria", apuntó.

El estudio no prueba que consumir una dieta antiinflamatoria prevenga el envejecimiento cerebral y la demencia, solo que hay un vínculo entre ambas cosas.

Se necesita un seguimiento más largo para sacar cualquier conclusión firme sobre cómo la puntuación de dieta inflamatoria afecta a la salud del cerebro, advirtió Scarmeas.

Los hallazgos se publicaron en la edición del 10 de noviembre de la revista Neurology.

El Dr. Thomas Holland, médico y científico del Centro Médico de la Universidad de Rush, en Chicago, revisó los hallazgos.

"Este estudio añade peso al mecanismo de la inflamación, en particular la neuroinflamación, que muchos entendemos que es uno de los principales factores en la causa del deterioro cognitivo y la demencia del Alzheimer", planteó.

La enfermedad de Alzheimer es la forma más común de demencia.

Para la salud del cerebro, Holland recomienda la dieta MIND, la mediterránea o la DASH. Las tres se centran en carnes magras, pescado, granos integrales, productos frescos y aceite de oliva. La dieta MIND (por las siglas en inglés de Intervención mediterránea-DASH para el retraso neurodegenerativo) combina los elementos de la dieta mediterránea y de la DASH, y se diseñó de forma específica para ayudar a combatir la demencia.

¿Qué debe comer para ayudar a mejorar la salud cerebral? Holland ofreció sugerencias.

"Bayas, verduras de hojas oscuras, frutos secos, trigo integral, ajo, cebollas, pimientos, tomates, aceite de oliva virgen extra, pescado oscuro que no esté frito, y aves", indicó.

Estos alimentos podrían reducir la potencia o la duración del proceso inflamatorio en el cuerpo y el cerebro, aseguró Holland. Algunos actúan como antioxidantes, que frenan el daño de los radicales libres y reducen la inflamación.

"Evitar un patrón dietético de tipo occidental también es importante, e incluye reducir el consumo de lácteos con toda su grasa, comida frita o rápida, masas y carne roja", enfatizó.

Holland anotó que los alimentos proinflamatorios pueden conducir a una inflamación y un daño fuera de control.

"Si ocurre un daño en el cerebro, existe el potencial de desarrollar demencia", añadió.

Más información

Entérese de las novedades en la prevención de la demencia en la Asociación del Alzheimer (Alzheimer's Association).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Nikolaos Scarmeas, MD, associate professor, neurology, National and Kapodistrian University of Athens, Greece; Thomas Holland, MD, MS, physician-scientist, Rush University, Chicago; Neurology, Nov. 10, 2021

Comparte tu opinión