La depresión afecta a casi 1 de cada 10 estadounidenses

LUNES, 19 de septiembre de 2022 (HealthDay News) -- Casi un 10 por ciento de los estadounidenses sufren de depresión, y el trastorno del estado de ánimo está aumentando con la mayor rapidez entre los adolescentes y los adultos jóvenes.

Entre 2015 y 2020, la incidencia de depresión alcanzó un 9 por ciento entre los estadounidenses de a partir de 12 años. En los adolescentes y los adultos jóvenes, la tasa de depresión era de un 17 por ciento en 2020, encontraron los investigadores.

La depresión afecta a casi 1 de cada 10 estadounidenses

"La depresión es extremadamente común en EE. UU., y ha alcanzado unos niveles epidémicos", lamentó la investigadora principal, Renee Goodwin, profesora de epidemiología y bioestadística de la Escuela de Postgrados en Salud Pública y Políticas de Salud de la Universidad de la Ciudad de Nueva York.

"La depresión es un problema de salud pública, análoga a la gripe, que se debe abordar mediante estrategias de salud pública", enfatizó.

Pero "la depresión es mucho más letal que la gripe para los jóvenes, pero no hay unas pruebas anuales universales, y los mediadores, como los maestros, los padres, los pediatras, el clero y los entrenadores, cuentan con poco entrenamiento para poder reconocer la depresión entre los jóvenes", añadió Goodwin.

Los expertos señalan que los médicos deben estar atentos a la depresión.

Dado el aumento en la depresión, los médicos de atención primaria deben hacerles pruebas de detección regulares a sus pacientes, planteó la Dra. Christine Crawford, directora médica asociada de la Alianza Nacional Sobre Enfermedades Mentales (National Alliance on Mental Illness), y profesora asociada de psiquiatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston.

"Los proveedores médicos que administran pruebas de detección de la depresión indican a los pacientes que hablar sobre la depresión, hablar sobre la salud mental, es importante para la salud general", comentó Crawford, que no participó en el estudio. "Lo que los proveedores hacen es crear un espacio para los pacientes que desean ser más comunicativos".

El mensaje de Crawford es no permitir que el estigma de los problemas mentales lo disuada de buscar ayuda. "No hay necesidad de sufrir estos síntomas en silencio", dijo. "Hay opciones de tratamiento disponibles".

De 2015 a 2020, la depresión aumentó con la mayor rapidez entre los adolescentes y los adultos jóvenes de a partir de 12 años, mientras que permaneció sin cambios entre los adultos de a partir de 35 años, según datos de la Encuesta nacional sobre el uso de drogas y salud de 2015-2020.

Las tasas más altas de depresión se observaron entre las personas blancas. Las mujeres, los adultos que no estaban casados y las personas con los ingresos más bajos tenían las tasas más altas, reportaron los investigadores.

Goodwin considera que el aumento en la prevalencia de la depresión es real, y no solo un reflejo de las actitudes cambiantes respecto a la enfermedad mental.

Aun así, "es posible que haya un declive en el estigma, lo que conduce a un aumento en los informes, y por tanto, un aumento refleje una mayor comodidad en los reportes, en lugar de un verdadero aumento", comentó. "Pero si es así, no está claro por qué el mismo nivel de aumento en los reportes no es constante entre los distintos grupos. Pero sigue siendo un factor a tomar en cuenta".

Tampoco está claro por qué no hay un aumento correspondiente en el número de personas que buscan tratamiento y que hablan sobre la depresión con profesionales, apuntó Goodwin. Una explicación podría ser que "alguien se sienta cómodo reportándola en una encuesta, pero surjan un estigma y vergüenza al hablar con una persona cara a cara".

La culpa no es de un solo factor particular, pero Goodwin dijo que es posible que unos sentimientos crecientes de desesperanza y angustia económica estén fomentando la depresión, el principal trastorno de la salud mental en el país.

Y los investigadores apuntaron que los datos tempranos de 2020 indican que la pandemia de COVID-19 solo empeoró la salud mental en Estados Unidos.

La depresión es un factor primario en el suicidio y los intentos de suicidio, de forma que es posible que el aumento en el suicidio observado en Estados Unidos pudiera deberse a la creciente prevalencia de la depresión, planteó Goodwin.

Le extraña el marcado aumento en la depresión entre los adolescentes y adultos jóvenes. Quizá haya un historial de depresión en la familia, o de otros traumas, observó. "Otros han especulado que la llegada de los teléfonos y las pantallas y el aumento en el uso de las redes sociales en la última década han contribuido al aumento", apuntó.

La depresión se manifiesta mediante una amplia variedad de síntomas, y no es igual en todas las personas, aclaró Goodwin. Entre las señales comunes se encuentran la tristeza, la pérdida de interés o disfrute en las actividades usuales, los problemas para dormir, alteraciones en el apetito y dificultades para concentrarse. Pero la depresión también se puede manifestar como irritabilidad, indecisión, incapacidad de concentrarse, desesperanza, indiferencia y falta de energía. Con frecuencia, los síntomas difieren dependiendo de la edad y otros factores.

"Se necesita con urgencia educación pública y una amplia diseminación de información al público sobre el aspecto de la depresión, qué es y cómo acceder al tratamiento, justo igual que con otras epidemias", enfatizó Goodwin. "Se necesitan desesperadamente más fondos para proveer y mejorar el acceso a una atención de la salud mental asequible y de calidad".

El Dr. Scott Krakower, psiquiatra del Hospital Zucker Hillside en Glen Oaks, Nueva York, no participó en el estudio. Advirtió que es importante tratar la depresión pronto.

"Una depresión inicial que no se trata puede resultar en consecuencias a largo plazo, con afecciones adicionales de la salud mental y de la salud en general", señaló Krakower. "Se recomendarían unas estrategias de tratamiento preventivo que se dirijan a una intervención temprana. Esto incluye unas mejores iniciativas públicas en las escuelas y con médicos de atención primaria, para que puedan identificar y tratar la depresión, y remitir a unos proveedores más especializados, como los psiquiatras para adultos y pediátricos".

El informe se publicó en la edición en línea del 19 de septiembre de la revista American Journal of Preventive Medicine.

Más información

El Instituto Nacional de la Salud Mental de EE. UU. ofrece más información sobre los síntomas de la depresión.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Renee Goodwin, PhD, MPH, professor, epidemiology and biostatistics, Graduate School of Public Health and Health Policy, City University of New York; Christine Crawford, MD, MPH, associate medical director, National Alliance on Mental Illness, and associate professor, psychiatry, Boston University School of Medicine; Scott Krakower, DO, psychiatrist, Zucker Hillside Hospital, Glen Oaks, N.Y.; American Journal of Preventive Medicine, Sept. 19, 2022, online

Comparte tu opinión