La 'adicción a las compras' puede provocar daño, y ahora está en línea

La 'adicción a las compras' puede provocar daño, y ahora está en línea

MARTES, 24 de diciembre de 2019 (HealthDay News) -- Las compras alcanzan su punto máximo durante la temporada de fiestas de fin de año, y quizá sea el peor momento del año para las personas que simplemente no pueden resistirse a sus ansias de comprar.

Ahora, una investigación muestra que la facilidad de comprar en línea podría estar empeorando las cosas para las personas que sufren del trastorno de compras (BSD, por las siglas en inglés de "buying-shopping disorder").

El BSD todavía es objeto de debate como diagnóstico independiente, y no se ha incluido en la biblia de los psicólogos, el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales.

Pero esto probablemente solo se deba a que no existen suficientes datos sólidos sobre la afección, señaló la autora de un estudio reciente sobre la adicción a las compras en línea.

Hay una "falta relativa de literatura científica publicada", dijo la Dra. Astrid Muller, pero hace mucho que los psicólogos han gestionado ese tipo de casos.

"Hay más de 100 años de historias clínicas que describen las compras disfuncionales o los excesos de adquisición que interfieren con la vida cotidiana, y que se asocian con un distrés clínico significativo y discapacidad en áreas importantes del funcionamiento", aseguró Muller, psicóloga principal del departamento de medicina psicosomática y psicoterapia en la Escuela de Medicina de Hannover, en Alemania.

El BSD se define como "una preocupación extrema con las compras [e] impulsos de hacer compras que se experimentan como irresistibles", dijo Muller.

La afección puede provocar daños reales, lo que incluye la culpa y el arrepentimiento después de la compra, una sensación de pérdida de control, conflictos familiares por las compras excesivas, y distrés financiero.

Según Muller, se cree que el BSD afecta a alrededor de un 5 por ciento de la población mundial. Y en el siglo XXI, ha emigrado a internet.

En la edición actual de la revista Comprehensive Psychiatry, el grupo de Muller monitorizó los hábitos de compra en línea de 122 pacientes que ya habían sido diagnosticados con el BSD.

Los pacientes tenían entre 20 y 68 años (con una edad promedio de unos 43 años), y más de un 75 por ciento eran mujeres. Todos ya habían buscado tratamiento, que por lo general es la terapia cognitivo conductual, para su problema de adicción a las compras.

Se pidió a los participantes que completaran varios cuestionarios diagnósticos, incluyendo el "test de adicción a internet" y la "escala de compra patológica". También se evaluó su ansiedad y depresión.

El final, el equipo concluyó que un tercio había desarrollado una versión de compras en línea del BSD. Esos individuos tendían a ser más jóvenes, y en general tenían una ansiedad y una depresión más graves.

Según Muller, las personas con BSD podrían tener motivos para preferir un tipo de compra en lugar de otros.

"Algunos individuos con BSD podrían preferir siempre comprar en tiendas reales porque aprecian la oportunidad de tocar la mercancía, probar los artículos, disfrutar del estimulante ambiente de las tiendas minoristas, y experimentar la cómoda interacción social con los vendedores", explicó.

Pero algunos pacientes con BSD podrían sentirse particularmente atraídos por las compras en línea, porque las compras por internet ofrecen una variedad tan inmensa de productos. También es fácil, rápido y ofrece "la oportunidad de comprar en privado y en secreto", apuntó Muller.

"Todo esto contribuye a la migración del trastorno de compras tradicional al mercado minorista en línea", concluyó.

El Dr. Petros Levounis es presidente del departamento de psiquiatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Rutgers en Nueva Jersey, y jefe de servicios del Hospital Universitario en Newark, Nueva Jersey. No participó en la investigación, pero dijo que cualquier dato nuevo sobre el BSD es esencial.

"Ni nos acercamos a contar con toda la investigación que nos gustaría tener para problemas como el BSD, que forma parte de un grupo emergente de trastornos llamadas adicciones comportamentales", anotó Levounis. "Éstos incluyen al bronceado compulsivo, y a las apuestas y las apuestas por internet compulsivas. Pero también incluyen a conductas que por lo general son parte de la vida cotidiana, y que para la mayoría de las personas son útiles. Cosas como el ejercicio, la alimentación, los correos electrónicos, los mensajes de texto, y, claro, las compras.

"Pero lo que sí sabemos es que para las personas adictas, esas conductas son como una droga", dijo Levounis. "Y mientras menos barreras haya para la conducta adictiva, mayor es el potencial de consecuencias negativas".

"Si tiene BSD, y encuentra que no tiene que ir al centro comercial a comprar, si todo está a apenas un clic de distancia, entonces resulta altamente atrayente", advirtió. "Y sin duda tiene el potencial de convertir el trastorno en un problema incluso más grande que antes".

Más información

Para más información sobre las adicciones comportamentales, visite los Centros Estadounidenses de la Adicción.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión