Incluso cuando se someten a tratamiento, las personas con EM se benefician de las vacunas contra la COVID

JUEVES, 16 de septiembre de 2021 (HealthDay News) -- Los pacientes con esclerosis múltiple (EM) que se están sometiendo a un tratamiento que reduce un tipo de célula inmunitaria que fomenta los ataques de EM de cualquier forma tienen una fuerte respuesta a las vacunas de ARNm contra la COVID-19, encuentra un estudio reciente.

"El mensaje de este estudio es claro: vale la pena que los pacientes con EM que estén recibiendo tratamiento [contra el CD20] reciban la vacuna contra la COVID-19, que previene una enfermedad grave", aseguró el investigador, E. John Wherry, director del Instituto de Inmunología de la Universidad de Pensilvania, en Filadelfia.

Incluso cuando se someten a tratamiento, las personas con EM se benefician de las vacunas contra la COVID

El CD20 agota las células B que contribuyen a los ataques de EM. Las células B y las células T son tipos de glóbulos blancos que producen los anticuerpos del sistema inmunitario.

En el estudio, el equipo de Wherry midió las respuestas de anticuerpos y de células T en 20 pacientes con EM que estaban recibiendo un tratamiento contra el CD20. Compararon a estos pacientes con un grupo de personas sanas.

Todos los participantes sanos tenían anticuerpos tras la primera dosis de una vacuna de ARNm (como la de Moderna o la de Pfizer), y el nivel de anticuerpos aumentó tras la segunda dosis. Pero en los pacientes con EM la respuesta de anticuerpos fue más variada.

Un mes tras la segunda dosis de la vacuna, entre un 50 y un 85 por ciento habían desarrollado respuestas protectoras contra el SARS-CoV-2. Entre los que no tenían anticuerpos detectables, el tamaño de la respuesta fue más bajo y se retrasó, encontraron los investigadores.

"Estos datos no solo revelan que los pacientes que reciben infusiones contra el CD20 de cualquier forma pueden montar unas respuestas importantes a las vacunas contra la COVID-19, que es probable que los protejan de una enfermedad grave, sino que también orientan nuestras prácticas clínicas respecto a cómo aconsejamos a los pacientes con EM y otros trastornos autoinmunes que reciben estos tipos de terapias", aseguró el investigador, el Dr. Amit Bar-Or, jefe de la división de EM y trastornos relacionados de la Facultad de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania.

"Por ejemplo, al saber que las respuestas son más débiles de inmediato tras una infusión contra el CD20, ahora podemos aconsejar a los pacientes que esperen unos meses tras su terapia para recibir la vacuna contra la COVID-19", añadió Bar-Or en un comunicado de prensa de la universidad.

Dadas las respuestas limitadas de anticuerpos entre los pacientes que reciben tratamiento contra el CD20, quizá no puedan eliminar el virus tan rápidamente antes de que infecte a las células, plantearon los investigadores. Como resultado, podrían ser portadores del virus durante un periodo más largo.

Los hallazgos se publicaron en la edición en línea del 14 de septiembre de la revista Nature Medicine.

Más información

Visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. para recibir respuestas a sus preguntas sobre las vacunas contra la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: University of Pennsylvania Perelman School of Medicine, news release, Sept. 14, 2021

Comparte tu opinión