Implantan con éxito vaginas de laboratorio

Implantan  con éxito vaginas de laboratorio
Wake Forest Institute

Científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad Wake Forest en Winston-Salem, Carolina del Norte, lograron crear vaginas a partir de células de las propias pacientes.

El estudio abarcó a cuatro jóvenes de México que nacieron con agenesia vaginal o síndrome de Mayer-Rokitansky-Küster-Hauser, una enfermedad rara que afecta a 1 de cada 5,000 mujeres.

Los científicos -que trabajaron con la colaboración de un equipo de cirujanos del Hospital Infantil Federico Gómez de México- tomaron de los genitales de las pacientes una muestra de tejido muy pequeña y multiplicaron esas células en el laboratorio, las sembraron en un patrón biodegradable y moldearon a la dimensión correcta para cada mujer antes del implante.

La primera cirugía se efectuó en 2005 y se dio seguimiento de cada una de las trasplantadas durante un promedio de casi siete años. El estudio, publicado en The Lancet, reporta que las mujeres registran niveles normales de funcionamiento sexual, sin ninguna complicación de largo plazo, aunque se desconoce si podrían embarazarse.

La técnica será una alternativa muy importante para la reconstrucción de tejidos mediante injertos de otras partes del cuerpo. Los cirujanos dicen que parte de éxito es dejar que las células estén lo suficientemente maduras como para acoplarse, una vez que están en el cuerpo, a los demás tejidos.

Para esas mujeres, el avance es el comienzo de una vida plena. "Ellas tienen niveles normales de deseo, excitación, orgasmo y satisfacción. Algunas también podrán ser capaces de tener hijos", dijo Anthony Atala, uno de los autores.

El descubrimiento abre la puerta a otros posibles avances en el reemplazo o reconstrucción de órganos, dijeron los científicos, quienes manifestaron que puede ser muy útil para tratar a mujeres que sufren daños por un trauma, por accidentes o cáncer.

¿Qué es la agenesia vaginal?

Es un desorden congénito del tracto reproductivo femenino, que ocurre en 1 de cada 5,000 mujeres.

La agenesia vaginal o síndrome de Mayer-Rokitansky-Küster-Hauser ocurre cuando el sistema reproductivo no termina su desarrollo. Cuando esto ocurre, la vagina puede ser más corta de lo usual o incluso no estar presente.

En cuanto al útero, puede estar ausente o ser más pequeño de lo normal; en cambio, los ovarios no se ven afectados. Algunas veces, puede haber un riñón en lugar de dos, como parte del mismo trastorno, según el Hospital de Niños de Boston.

Más para leer

Comparte tu opinión