Hasta 1.6 millones de estadounidenses perdieron el sentido del olfato debido a la COVID-19

JUEVES, 18 de noviembre de 2021 (HealthDay News) -- Lyss Stern perdió el sentido del olfato cuando le diagnosticaron COVID-19 en marzo de 2020, y todavía no lo ha recuperado.

Stern, que tiene 47 años y es una autora y madre de la ciudad de Nueva York, ha acudido a innumerables médicos y ha tomado muchos tipos de medicamentos, vitaminas y complementos para recuperar su sentido del olfato. También se somete a acupuntura de forma regular, y fue a un sanador de energía, todo con muy poco o ningún resultado.

Hasta 1.6 millones de estadounidenses perdieron el sentido del olfato debido a la COVID-19

"Ayer, mi esposo me preguntó qué era un olor, y yo no tenía ni idea", recuerda Stern. "Eran unos huevos que se estaban quemando en la cocina, y que casi se incendiaron".

Lamentablemente, no es la única. Hasta 1.6 millones de personas de Estados Unidos desarrollarán una disfunción olfatoria o pérdida del olfato debido a la COVID-19, proyecta un nuevo estudio. Algunos, como Stern, desarrollan una disfunción crónica que dura seis meses o más.

"Dado el aumento en las infecciones agudas con la COVID-19 en otoño y el invierno pasados, y los casos actuales, hay una avalancha pendiente de casos nuevos de disfunción olfatoria crónica que amerita nuestra atención", señaló el autor del estudio, el Dr. Jay Piccirillo, profesor de otorrinolaringología—cirugía de cabeza y cuello de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, en St. Louis. "Debemos intentar averiguar qué hacer por estas personas, y la triste noticia es que todavía no tenemos ningún tratamiento efectivo para la pérdida del olfato crónica relacionada con la COVID-19".

Sin la capacidad de oler, no se puede sentir el sabor de la comida ni detectar olores nocivos, por ejemplo el gas y el humo. Como Stern, muchas personas con una pérdida crónica del sentido del olfato reportan una peor calidad de vida, además de sentimientos de depresión.

Todavía no se comprende del todo la forma exacta en que la COVID-19 puede dañar la capacidad de oler, pero muchas enfermedades virales pueden provocar síntomas similares.

"Creemos que el virus ataca a las células de respaldo en la nariz, que ayudan a los nervios olfatorios a hacer su trabajo", apuntó Piccirillo. Los nervios olfatorios son los responsables de nuestro sentido del olfato.

Para comprender mejor cuántas personas perderán su sentido del olfato debido a la COVID, los investigadores seleccionaron datos sobre los nuevos casos diarios de COVID en EE. UU., la frecuencia de la pérdida del olfato, y las tasas de recuperación.

Basándose en estas cifras, estiman que más de 700,000 (y quizá hasta 1.6 millones) de estadounidenses tendrán una pérdida del olfato crónica debido a la COVID-19. El número real podría ser incluso más alto, dado que los datos incluyeron solo los casos positivos reportados por los estados, y no todos los casos de COVID se reportan.

Cuando las células de respaldo de la nariz se recuperan, alrededor de un 90 por ciento de las personas con COVID recuperan el olfato, señaló Piccirillo. Los investigadores todavía no están seguros del motivo de que algunas personas, como Stern, experimentan una pérdida crónica del olfato.

"Las personas cuyas células de respaldo se infectan más y que tuvieron una carga viral más alta son más propensas a tener una pérdida del olfato persistente", dijo Piccirillo.

Los hallazgos se publicaron en la edición en línea del 18 de noviembre de la revista JAMA Otolaryngology–Head & Neck Surgery.

Por otra parte, los teléfonos han estado sonando sin parar en la Smell & Taste Treatment and Research Foundation, en Chicago, debido a los crecientes números de personas con una pérdida crónica del olfato por la COVID, señaló el Dr. Alan Hirsch, director de neurología de la fundación.

"No hay un medicamento aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. para la pérdida del olfato y del gusto por la COVID-19", lamentó Hirsch, que revisó los hallazgos. "Más bien, los médicos prueban medicamentos y complementos que han mostrado efectividad en otros déficits del olfato y el gusto relacionados con virus".

Otras causas de la pérdida del olfato incluyen la edad, fumar y ciertas enfermedades neurológicas, como el Parkinson y el Alzheimer, aseguró Hirsch. Suceden con lentitud, y muchas personas no lo notan ni se quejan. La pérdida del olfato relacionada con la COVID sucede con rapidez.

Las personas con una pérdida del olfato relacionada con la COVID son más jóvenes que las que se ven afectadas por otras causas de disfunción olfatoria, y como resultado tendrán que vivir mucho tiempo más con este molesto síntoma, apuntó.

"Seguiremos viendo más casos de pérdida del olfato relacionada con la COVID-19, y a medida que las personas envejezcan, esto se añadirá a los déficits, haciendo que la pérdida sea mucho más pronunciada", apuntó Hirsch.

Si hace más de un mes que se ha recuperado de la COVID-19 y todavía no puede oler, debe acudir a un especialista para ver si hay más que pueda hacer para recuperarse, sugirió.

"Es importante oler la comida y los peligros", aseguró el Dr. Len Horovitz, pulmonólogo del Hospital Lenox Hill en la ciudad de Nueva York, que también revisó el estudio.

"Quizá pierda interés en comer porque todo sabe igual, y pierda peso sin querer y sin necesitarlo", apuntó Horovitz. "Es importante trabajar con un nutricionista para asegurar que su cuerpo reciba todos los nutrientes que necesita si no puede oler".

Más información

La American Academy of Otolaryngology–Head and Neck Surgery Foundation ofrece más información sobre la pérdida del olfato relacionada con la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Lyss Stern, New York City; Jay Piccirillo, MD, professor, Department of Otolaryngology—Head and Neck Surgery, Washington University School of Medicine in St. Louis; Alan Hirsch, MD, neurological director, Smell & Taste Treatment and Research Foundation, Chicago; Len Horovitz, MD, pulmonologist, Lenox Hill Hospital, New York City; JAMA Otolaryngology–Head & Neck Surgery, Nov. 18, 2021

Comparte tu opinión