Esta temporada de caza, sepa RCP

MARTES, 1 de noviembre de 2022 (HealthDay News) -- Podría parecer que las armas de fuego serían el mayor riesgo de seguridad para los cazadores, pero hay otro peligro real.

La posibilidad de sufrir un ataque cardiaco o accidente cerebrovascular (ACV) durante una cacería es más alta, debido a la combinación de esfuerzo físico, emoción y el aire frío que constriñe a los vasos sanguíneos, advierten unos expertos.

Esta temporada de caza, sepa RCP

Los cazadores deben conocer las señales de advertencia del ataque cardiaco y el ACV, sugiere la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association, AHA). Aprender RCP podría salvar vidas.

"Muchas personas consideran que cazar es una forma de relajarse y disfrutar de la naturaleza, y si alguien está sano y en buena forma física, puede ser una magnífica manera de hacer algo de ejercicio al aire libre. Pero, para muchos cazadores, el esfuerzo adicional, las temperaturas más frías e incluso la emoción de la caza pueden convertirse en una combinación letal", comentó el Dr. Gustavo Flores, miembro del comité de Atención Cardiovascular de Emergencia de la Asociación Americana del Corazón.

"Lamentablemente, cada año algunos cazadores experimentan ataques cardiacos o ACV mientras están en el bosque, así que es importante reconocer los síntomas, y poder tomar medidas rápido", enfatizó Flores en un comunicado de prensa de la AHA.

Si planifica por adelantado, sería magnífico que desarrolle un régimen de ejercicio y se someta a un examen de salud antes de la temporada de caza, planteó Flores.

Cazar puede requerir mucho esfuerzo. Tal vez implique caminar o correr en un terreno montañoso mientras rastrea a la presa. Volver al campamento o al estacionamiento con el animal también puede ser agotador.

El tiempo también tiene un impacto, ya que el aire frío puede hacer que los vasos sanguíneos se constriñan.

Ver y conectar con la presa puede liberar unas hormonas que aumentan la presión arterial, lo que provoca un aumento en la frecuencia cardiaca.

"Los ataques cardiacos y los ACV pueden ocurrir incluso en personas que parecen estar en una buena forma física", anotó Flores.

"Escuche a su cuerpo, haga descansos si lo necesita y tenga un plan para las emergencias. Nunca cace solo si es posible, y si no hay un servicio de teléfono celular disponible, use radioteléfonos (walkie-talkies) para permanecer en contacto con su partida de caza. Reconocer las señales de advertencia y buscar ayuda de inmediato es clave", aconsejó.

Los ataques cardiacos no siempre son repentinos e intensos, como en un programa de televisión. La mayoría comienzan con un dolor o una incomodidad leves, por ejemplo en el centro del pecho. Esa sensación podría durar más de unos minutos, o desaparecer y volver con una sensación de presión, de apretamiento, de llenura o de dolor.

Entre los síntomas también se pueden presentar dolor o incomodidad en uno o ambos brazos, la espalda, el cuello, la mandíbula o el estómago.

Una persona que experimenta un ataque cardiaco puede sentir que le falta el aire, incluso sin incomodidad en el pecho. La persona podría presentar sudoración fría, marearse o sentir náuseas.

La AHA recomienda memorizar los síntomas del ACV para poder identificarlo. Ante la caída de la musculatura facial, la debilidad en el brazo, la dificultad para hablar, ha llegado el momento de llamar al 911.

Una persona que experimenta un ACV podría sentir entumecimiento o presentar una caída de la musculatura facial y una sonrisa desigual. Un brazo podría sentirse débil o entumecido, o inclinarse hacia abajo cuando lo levante. El habla puede ser poco clara. Entre otros síntomas, se pueden encontrar entumecimiento en una pierna, confusión, problemas para hablar o comprender el habla, problemas para ver en uno o ambos ojos, problemas para caminar, mareo, pérdida del equilibrio o la coordinación, o un dolor de cabeza intenso sin causas conocidas.

Es importante llamar al 911 lo antes posible cuando alguien experimenta síntomas de ataque cardiaco o de ACV. Si esta no es una opción, averigüe por adelantado dónde está el hospital más cercana al área de caza, y acuda allí.

Un paro cardiaco es distinto a un ataque cardiaco. El corazón deja de latir de repente, sin ninguna advertencia. Entre las señales se encuentran una pérdida repentina de la capacidad de respuesta, incluso cuando otra persona le toca firmemente o le habla en voz muy alta. La persona no se mueve, habla, pestañea ni reacciona de ninguna otra forma. La persona no respira, o respira con dificultad.

Si esto sucede, llame al 911 e inicie la RCP de inmediato hasta que llegue ayuda.

"Aprender la RCP solo con las manos es una de las mejores habilidades que un cazador puede tener. La Asociación Americana del Corazón ofrece muchas clases locales de RCP, e incluso si no ha recibido una clase formal, de cualquier forma puede salvar una vida. Son dos simples pasos: llame al 911 y empuje dura y rápidamente en el centro del pecho", añadió Flores.

"Aunque la caza puede ser una actividad muy agotadora, tomar algunas medidas de precaución y estar preparado puede hacer una diferencia respecto a la seguridad de la experiencia", anotó.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen más información sobre la RCP.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: American Heart Association, news release, Oct. 27, 2022

Comparte tu opinión