Esa taza de café matutina podría alargarle la vida

MARTES, 31 de mayo de 2022 (HealthDay News) -- Las personas que toman su café con un poco de crema y azúcar tienen motivos para alegrarse, respecto a su salud.

Un nuevo estudio muestra que los beneficios de salud potenciales del café persisten, aunque le añada un poco de azúcar.

Esa taza de café matutina podría alargarle la vida

Las personas que beben cualquier cantidad de café sin endulzar tienen de un 16 a un 21 por ciento menos probabilidades de muerte precoz que los que no lo beben, según unos datos obtenidos de más de 171,000 participantes británicos sin una enfermedad cardiaca o un cáncer conocidos.

E incluso las personas que toman su café con azúcar experimentaron algunos beneficios de salud, encontraron los investigadores.

Los que bebían café endulzado que consumían, en promedio, de 1.5 a 3.5 tazas al día, tenían entre un 29 y un 31 por ciento menos probabilidades de fallecer durante un seguimiento promedio de siete años que las personas que no bebían café, según los hallazgos, que se publicaron en la edición del 31 de mayo de la revista Annals of Internal Medicine.

"En promedio, incluso cuando el café está un poco endulzado, de cualquier forma parce ser potencialmente beneficioso, y al menos no es nocivo", apuntó la Dra. Christina Wee, subeditora de la revista y autora de un editorial que se publicó junto con el estudio.

Pero no se apresure a pedir ese macchiato con caramelo todavía... las personas del estudio tendían a añadir unas cantidades modestas de azúcar a su café, anotaron los expertos.

En promedio, las personas ponían alrededor de 1 cucharadita de azúcar en cada taza de café, aclararon Wee y Anthony DiMarino, dietista registrado del Centro de Nutrición Humana de la Clínica Cleveland.

"Se trata de más o menos 16 calorías adicionales, lo que no es significativo", apuntó DiMarino, que no participó en el estudio. "Al contrario, la mayoría de cafés especiales contienen cientos de calorías de azúcares y grasas".

En el estudio, un equipo dirigido por el Dr. Chen Mao, de la Universidad de Medicina del Sur de Guangzhou, China, analizó datos sobre la dieta provistos por participantes de UK Biobank, una base de datos con información de salud sobre medio millón de personas de Reino Unido.

Se siguió a los participantes durante un promedio de siete años, para ver si beber café afectaba a su riesgo de muerte general, además de su riesgo de muerte por cáncer o enfermedad cardiaca.

Los investigadores encontraron que el café sin endulzar reducía el riesgo de muerte de los participantes, independientemente de la cantidad que bebían, y el "punto óptimo" para el beneficio máximo era de alrededor de 2.5 a 3.5 tazas al día.

El café endulzado también tenía beneficios para la salud, siempre y cuando la persona bebiera menos de 4 tazas al día. Las personas que bebían más de 4.5 tazas de café azucarado al día tenían un ligero aumento en su riesgo de muerte temprana.

El café, endulzado o sin endulzar, también pareció reducir de forma constante el riesgo de morir por causas específicas, como el cáncer o la enfermedad cardiaca, encontraron los investigadores.

Hay muchas teorías sobre por qué el café podría ser bueno para uno, señalaron los expertos.

"El café contiene casi 1,000 compuestos botánicos, la mayoría de los cuales todavía no se han estudiado", apuntó DiMarino. "El café sí provee nutrientes como las vitaminas B, el potasio y la riboflavina, que son esenciales para la salud. Además, el café provee distintos compuestos antinflamatorios, que ayudan a reducir nuestro riesgo de cáncer".

Por último, añadió, se ha mostrado que el café mejora la alerta, la memoria y la función mental. "Sin duda, estos efectos nos ayudarían a estar más conscientes y a cometer menos errores", apuntó DiMarino.

Wee anotó que el café también contiene ácidos clorogénicos, que tienen un efecto anticoagulante en la sangre. Esto podría potencialmente prevenir los ataques cardiacos o los accidentes cerebrovasculares provocados por los coágulos.

Otros equipos de investigación están observando formas en que el café podría ayudar a proteger a las personas al mejorar la salud intestinal, fomentar un almacenamiento eficiente de la grasa, y proteger al hígado, comentó el Dr. Alan Rozanski, cardiólogo de Mount Sinai Morningside, en la ciudad de Nueva York.

"Hay vías que se están dilucidando y necesitamos más trabajo para definirlas, pero hay interacciones y unos motivos buenos y sólidos para comprender por qué esta bebida es buena para la salud", dijo Rozanski, que no participó en el estudio.

Aun así, Wee anotó que a los médicos les sigue preocupando un poco la cafeína del café, que puede aumentar la frecuencia cardiaca y alterar el metabolismo de otras formas preocupantes.

"Pero tenemos estudios que muestran que si una persona bebe café con cafeína de forma regular, el cuerpo desarrolla una tolerancia a la sustancia", dijo. "Cuando se comienza a beber café u otras bebidas con cafeína, quizá se tenga una respuesta fisiológica más pronunciada. Pero después de un tiempo, como con todas las cosas, el cuerpo más o menos se acostumbra, así que no parece que el daño de unas cantidades moderadas de consumo de café persista".

Al mismo tiempo, un estudio como este no debe hacer que las personas que no beben café comiencen a consumir la bebida, añadió Wee.

"Podemos concluir con precaución que no parece haber un daño, y si ya bebe café, no tiene por qué cambiar", planteó Wee. "Pero hay menos certeza respecto a si debería o no comenzar a beber café para obtener sus beneficios".

Más información

La Clínica Cleveland ofrece más información sobre los beneficios de salud del café.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Christina Wee, MD, MPH, deputy editor, Annals of Internal Medicine; Anthony DiMarino, RD, LD, registered dietitian, Cleveland Clinic Center for Human Nutrition; Alan Rozanski, MD, cardiologist, Mount Sinai Morningside, New York City; Annals of Internal Medicine, May 30, 2022

Coffee_Supplement.pdf

Sweetened and Unsweetened Coffee.pdf

Sugar Editorial.pdf

Comparte tu opinión