Caminar incluso 2 minutos cuenta

Caminar incluso 2 minutos cuenta
| Foto: ISTOCK

Use las escaleras para subir a la oficina. Estacione un poco más lejos en el supermercado. Saque a su perro a dar una vuelta a la manzana. Saque la basura.

Cualquier cantidad de actividad física (incluso dos minutos) puede conferir inmensos beneficios para su salud inmediata y a largo plazo, según la nueva edición de las Directrices de actividad física para estadounidenses de EE. UU.

Anteriormente, las directrices sostenían que a menos que la actividad física durara 10 minutos o más, no contribuía a las metas de actividad semanal recomendadas de una persona.

Pero la investigación ha mostrado que cualquier cantidad de actividad ofrece una contribución sólida a la salud de una persona, según la segunda edición de las directrices, desveladas el lunes en la reunión anual de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association, AHA) en Chicago.

"El punto de la actividad física es encontrar oportunidades de añadir movimiento a lo largo del día, como parte de un compromiso más general con una vida saludable", señaló durante una conferencia de prensa sobre las directrices el almirante Brett Giroir, secretario asistente de salud en el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) de EE. UU.

"La inactividad provoca un 10% de la mortalidad prematura en Estados Unidos. Eso significa que si podemos lograr que tan solo un 25% de las personas inactivas sean activas y cumplan las recomendaciones, se evitarían casi 75,000 muertes en Estados Unidos", añadió Giroir.

Solo un 26% de los hombres, un 19% de las mujeres y un 20% de los adolescentes realizan actualmente la cantidad semanal recomendada de actividad física, según el HHS.

"Esto tiene consecuencias de salud y económicas para el país; casi 117 mil millones de dólares en costos anuales de la atención de la salud son atribuibles al hecho de que no se realiza la actividad física aeróbica recomendada en las directrices", anotó Giroir.

La primera edición de las Directrices de actividad física se publicó hace una década, en 2008.

La nueva edición también resalta una variedad más amplia de beneficios a corto y a largo plazo de la actividad física, todo basado en las evidencias científicas.

  • Una sola sesión de actividad física puede agudizar la mente, reducir la ansiedad, bajar la presión arterial, mejorar el sueño y fortalecer la capacidad del cuerpo de convertir el azúcar en la sangre en energía.
  • La actividad física regular puede mejorar la salud del cerebro, reducir el riesgo de ocho formas distintas de cáncer, y reducir el riesgo de aumento excesivo de peso.
  • Entre las afecciones de salud que la actividad física mejora se encuentran la osteoartritis, la hipertensión, la diabetes tipo 2, la ansiedad y la depresión.
  • El ejercicio también ayuda a mejorar la función cerebral en las personas con demencia, esclerosis múltiple, el trastorno por déficit de atención con hiperactividad, y la enfermedad de Parkinson.

"Es la receta más barata del mundo, pero la mayoría de personas no desean surtirla", lamentó la Dra. Eileen Handberg, profesora asociada de medicina cardiovascular en el Colegio de Medicina de la Universidad de Florida.

La cantidad semanal recomendada sigue siendo la misma para los adultos: al menos de 150 a 300 minutos de actividad física de intensidad moderada, o de 75 a 150 minutos de actividad física de intensidad vigorosa, en combinación con una actividad de fortalecimiento muscular en al menos dos días.

Los ejemplos de actividad moderada incluyen caminar a paso vivo, los bailes de salón, los aeróbicos acuáticos o quitar la maleza, según la AHA. La actividad vigorosa puede implicar correr, nadar largos, ir rápido en bicicleta, el baile aeróbico o trabajar en el jardín con una pala o un azadón.

Ahora, las directrices recomiendan que los niños de 5 años sean activos a lo largo del día para potenciar el crecimiento y el desarrollo, al menos tres horas al día. Se recomienda que los niños y adolescentes de 6 a 17 años de edad hagan al menos 60 minutos de actividad física de moderada a vigorosa.

Las mujeres embarazadas y en periodo postparto deben hacer al menos 150 minutos de ejercicio de intensidad moderada a la semana, mientras que los adultos mayores deben añadir entrenamiento en equilibrio a sus actividades aeróbicas y de fortalecimiento muscular, señalan las directrices.

"Hay que salir y ser activo, independientemente de que sea un niño o un adulto, una mujer embarazada o tenga una enfermedad crónica; no hay ningún grupo al que estas directrices no afecte", enfatizó Handberg, miembro del Comité de Prevención de la Enfermedad Cardiovascular del Colegio Americano de Cardiología (American College of Cardiology).

El Dr. Ivor Benjamin, presidente de la AHA, dijo que la asociación adoptará las directrices como sus recomendaciones oficiales de actividad física.

"Instamos a otros grupos de la salud y partes interesadas de todo el país a que adopten las directrices y se nos unan en el compromiso por ayudar a asegurar que más personas se muevan", planteó Benjamin en una declaración.

Las directrices deben ser el fundamento de las políticas que respalden la educación física en la escuela, la infraestructura para bicicletas y peatones en las ciudades, y el fomento del ejercicio en el lugar de trabajo, dijeron Benjamin y Handberg.

La actividad física es tan importante que debería convertirse en un "quinto" signo vital para los médicos, aseguró Handberg.

"Ese debería ser el estándar de la atención", dijo Handberg. "Si acude a un proveedor de atención de la salud, si no le doy su IMC y no evalúo su actividad física, en realidad no es lo que más tiene usted en cuenta, ni yo como proveedora".

Los médicos tienen la esperanza de que el ejercicio parezca menos abrumador para las personas si todo el mundo adopta la mentalidad de que cualquier actividad física es útil.

"Se debe tranquilizar a los pacientes diciéndoles que no necesitan mucho tiempo ni unos regímenes complejos de ejercicio para estar más sanos", escribió el autor principal, el Dr. Paul Thompson, en un editorial publicado junto con las directrices en la edición en línea del 12 de noviembre de la revista Journal of the American Medical Association.

"Cualquier actividad es mejor que nada de actividad", continuó Thompson, cardiólogo en el Hospital de Hartford, en Connecticut. "También es posible realizar todas las actividades 1 o 2 días por semana, porque esto ofrece unos beneficios para la salud similares a los que se logran mediante la actividad 3 días o más por semana".

Más información

Para más información sobre los niveles de intensidad de los distintos tipos de ejercicio, visite la Asociación Americana del Corazón.

Comparte tu opinión