El peligro del polen: la temporada de alergias podría aumentar el riesgo de COVID

MARTES, 9 de marzo de 2021 (HealthDay News) -- Ha llegado la época del año en que las flores y los árboles florecen libremente, y el polen hace sufrir a muchas personas. Pero una investigación reciente revela un riesgo oculto: también podría hacerlo más vulnerable a una infección con la COVID-19.

Las tasas de infección con la COVID-19 fluctuaron con los conteos de polen en 2020, según unos datos de rastreo recolectados en 31 países de todas las zonas del mundo.

El peligro del polen: la temporada de alergias podría aumentar el riesgo de COVID

"El polen del aire puede preparar el camino para las infecciones virales. Esto es cierto para las personas con y sin alergias", señaló el martes durante una conferencia de prensa la investigadora sénior, Claudia Traidl-Hoffmann, profesora de medicina ambiental de la Universidad Técnica de Múnich, en Alemania.

El polen, que a veces se ve influido por la humedad y la temperatura, explicó un 44 por ciento de la variabilidad en las tasas de infección con la COVID-19 entre las distintas regiones de un país, en promedio, según el informe, que se publicó en una edición reciente en línea de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Los investigadores también encontraron que los cierres durante la temporada de polen del año pasado redujeron las tasas de infecciones diarias a la mitad.

"Lo importante no era qué tan estricto fuera el cierre, sino qué tan pronto se adoptara el cierre", señaló el investigador principal, Athanasios Damialis, aerobiólogo y catedrático de medicina ambiental de la Universidad Técnica de Múnich.

Sin un cierre, un aumento de 100 granos de polen por metro cúbico de aire conduce a un aumento promedio de un 4 por ciento en las tasas de infección con la COVID-19, encontró el estudio.

En algunas ciudades alemanas ocurrieron unas concentraciones de hasta 500 granos de polen por metro cúbico, lo que condujo a un aumento general de un 20 por ciento en las tasas de infección, señalaron los investigadores.

¿Por qué unos conteos altos de polen aumentarían el riesgo de COVID-19?

El polen debilita las defensas naturales de las vías respiratorias contra las infecciones virales, un efecto que ya se ha observado con los virus del resfriado común, explicó la coautora del estudio, Stefanie Gilles, científica sénior de la Universidad Técnica de Múnich.

El polen inhalado se adhiere a las membranas mucosas de las vías respiratorias, y segrega sustancias que impiden la actividad de los interferones, que son unas proteínas mensajeras que activan a la defensa inmunitaria del cuerpo, indicó Gilles.

Si inhala un coronavirus mientras el polen está disminuyendo su respuesta inmunitaria, el virus puede replicarse con una mayor libertad y propagarse a las células circundantes, explicó Gilles.

En primavera de 2020, el brote pandémico pareció coincidir con la temporada de polen de árboles de marzo en el hemisferio norte, dijo Gilles.

"Hubo una serie de días muy cálidos y secos en todo el hemisferio norte", apuntó Gilles. "Exactamente alrededor de este periodo, hubo muchas infecciones con la COVID-19, y también mucho polen en el aire".

En este estudio, los investigadores alemanes reunieron los conteos de polen y las tasas de infección de 130 regiones distintas de 31 países en los cinco continentes.

Los datos muestran que hubo aumentos en las infecciones después de que un área experimentara un conteo de polen de 250 granos por metro cúbico en cuatro días consecutivos, apuntó Damialis.

No fue solo que las infecciones con la COVID-19 aumentaran cuando los conteos de polen subían, anotó.

"Cuando había poco polen, teníamos las tasas más bajas de infecciones", aseguró Damialis.

Las personas deben estar al tanto de los conteos de polen en sus áreas, y usar máscaras que puedan filtrar las partículas de polen para protegerse tanto contra el polen como contra el nuevo coronavirus, planteó Traidl-Hoffmann.

Pero el Dr. Amesh Adalja, experto en enfermedades infecciosas, no está convencido de que el polen pueda ser un factor importante en las infecciones con la COVID-19.

"Aunque es verdad que se ha mostrado que la exposición al polen en los individuos alérgicos inhibe la producción de interferón, una molécula que es clave para combatir a virus como el SARS-CoV-2, el estudio solo sugiere un impacto leve del polen en los conteos de casos", comentó Adalja, experto sénior del Centro de Seguridad de la Salud Johns Hopkins, en Baltimore.

"Es una hipótesis que hay que estudiar más para determinar qué rol añadido tiene el polen, si es que lo tiene, en la explicación de lo que es claramente un complejo proceso multifactorial", concluyó Adalja.

Más información

La Academia Americana de Alergias, Asma e Inmunología (American Academy of Allergy, Asthma and Immunology) ofrece datos de rastreo de las alergias en Estados Unidos.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: March 9, 2021, media briefing with: Claudia Traidl-Hoffmann, professor, environmental medicine, Technical University of Munich, Athanasios Damialis, aerobiologist and chair, environmental medicine, Technical University of Munich, and Stefanie Gilles, senior scientist, Technical University of Munich; Amesh Adalja, MD, senior scholar, Johns Hopkins Center for Health Security, Baltimore; Proceedings of the National Academy of Sciences, March 8, 2021, online

Comparte tu opinión