SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

No quites la cera de tus oídos

Es sorprendente lo que la gente puede hacer para quitar la cera de sus oídos, pero no deberían intentarlo ni siquiera con los higiénicos hisopos, según las nuevas directrices de especialistas.

Es que la cera provoca picazón, y quien produce mucha cera comienza a sentir molestias e incluso, pérdida de la audición momentánea. Pero introducir una horquilla o cualquier objeto extraño en el canal auditivo para desalojar la cera, es una muy mala idea, advierten los expertos, que han publicado pautas actualizadas para tratar la condición.

El cuerpo produce el cerumen (o "cerilla") para limpiar y proteger los oídos. Atrapa la suciedad, el polvo y otras materias, evitando que entren más profundamente al oído, según las últimas directrices de la American Academy of Otolaryngology -- Head and Neck Surgery Foundation.

"La gente tiende a querer limpiar sus oídos porque cree que el cerumen es indicación de suciedad. Esa mala información conduce a algunos hábitos malsanos para la salud de los oídos", advirtió el Dr. Seth Schwartz, presidente del grupo del grupo que redactó la guía.

Las actividades cotidianas, como mover la mandíbula y masticar, pueden ayudar al cerumen nuevo a reemplazar al cerumen viejo, éste se desprende al bañarse. Eso es un proceso continuo normal, pero a veces falla y se produce una acumulación de cera que puede bloquear parcial o completamente el conducto auditivo.

"El problema es que el esfuerzo por eliminar el cerumen sólo crea más problemas, porque simplemente se lo está empujando y entonces se compacta más dentro del conducto auditivo", explicó.

"Cualquier cosa que se introduce en la oreja puede provocar un daño grave en el tímpano y en el canal auditivo, con el potencial de daño temporal o incluso permanente", advirtió Schwartz.

Las directrices, que aparecen en la edición del 3 de enero de 2017 de la revista Otolaryngology, Head and Neck Surgery, son las siguientes:

  • No exagere la limpieza de los oídos. Hacerlo en exceso puede irritar el conducto auditivo y posiblemente provocar una infección.
  • No se meta cosas en las orejas. Los hisopos, las horquillas (pasadores) y los palillos pueden causar una cortadura en el conducto auditivo, un agujero en el tímpano y/o la dislocación de los huesos auditivos, provocando problemas que incluyen pérdida auditiva, mareo y zumbido.
  • Nunca use "velas de oído". No hay evidencias de que esta práctica de medicina alternativa pueda eliminar la obstrucción de cerumen. Y las velas pueden provocar daños graves en el canal auditivo y el tímpano.
  • Si tiene pérdida auditiva, el oído taponado, descarga, sangrado o dolor de oído, busque atención médica.
  • Para saber si puede tratar la obstrucción de cerumen en casa, consulte a su proveedor médico. Ciertas afecciones médicas o del oído, pueden hacer que algunos tratamientos no sean seguros.

Más información

La Academia Americana de Otorrinolaringología -- Cirugía de Cabeza y Cuello (American Academy of Otolaryngology -- Head and Neck Surgery) ofrece más información sobre el cerumen.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad