Cómo ser un donante vivo de hígado

Cómo ser un donante vivo de hígado

MARTES, 17 de noviembre de 2020 (HealthDay News) -- Alrededor de uno de cada cinco estadounidenses que esperan un trasplante de hígado fallece antes de recibir el órgano. Podrían tener unas mayores probabilidades si más personas supieran que pueden donar una parte del hígado, en un proceso llamado donación de hígado en vida.

Los médicos de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota, deseaban aumentar la concienciación sobre estos trasplantes de hígado en vida.

"Unas 12,000 a 13,000 personas están en la lista de espera de trasplantes de hígado, lo que significa que, cada año, unas 2,500 personas que están en la lista morirán o se enfermarán demasiado mientras esperan un trasplante de hígado", señaló el Dr. Timucin Taner, director quirúrgico de trasplantes de hígado de la Mayo.

En un trasplante de hígado de donante vivo, se extirpa una parte del hígado de una persona sana mediante una cirugía, que se coloca en una persona cuyo hígado no funciona de forma adecuada. El hígado se regenera en unas tres a cuatro semanas tanto en el donante como en el receptor. Los pacientes que reciben un trasplante de un donante vivo en general tienen mejores resultados.

"La incidencia de problemas técnicos durante la cirugía puede ser algo más alta para el recipiente, porque trasplantar un órgano parcial resulta más difícil. Puede haber un riesgo de unas mayores complicaciones del conducto biliar y de trombosis arteriales", apuntó Taner. "Pero en el trasplante de hígado de donante vivo, el trasplante en general ocurre antes de que el recipiente se enferme peligrosamente mientras espera por el trasplante, lo que mejora el resultado".

Los donantes en general tienen menos de 60 años, deben tener una buena salud física y se someten a pruebas de sangre para garantizar que los tipos de sangre y tejido sean compatibles con el recipiente.

"Es una operación significativa para el donante", dijo Taner. "Aunque antes requería una incisión de mayor tamaño, en los últimos cuatro años hemos utilizado un procedimiento híbrido que reduce el tamaño de la incisión, lo que se traduce en un mejor control del dolor. El tiempo en el hospital es de unos cuatro a seis días, y en general los donantes tardan unas seis semanas en recuperarse por completo".

El número de trasplantes de hígado de donantes vivos se duplicó el año pasado, llegando a un 6 por ciento de todos los trasplantes de hígado en todo el país.

El Centro de Trasplante y Regeneración Clínica de la Clínica Mayo está lanzando dos nuevos programas adicionales de donantes vivos, el Programa de donantes de hígado vivo no dirigidos, y el Programa de donación de hígado emparejada.

"Estos programas son importantes, porque ayudarán a resolver la escasez actual de órganos para las personas que necesitan trasplantes", aseguró Taner. "Hasta hace poco, la Clínica Mayo solo aceptaba donaciones en vida dirigidas, lo que significa que la parte del hígado donada era para un individuo que el donante conocía. Con el Programa no dirigido, aceptamos ahora donaciones de personas que no tienen a un recipiente en mente, pero que desean ofrecerle el don de la vida a otra persona".

Más información

Visite la American Transplant Foundation para más información sobre la donación de hígado en vida.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTE: Mayo Clinic, news release, Nov. 10, 2020

Comparte tu opinión