¿Cómo afectó la pandemia a la presión arterial de los estadounidenses?

JUEVES, 3 de noviembre de 2022 (HealthDay News) -- Aunque los niveles de presión arterial de los estadounidenses aumentaron durante la pandemia de COVID-19, una nueva investigación sugiere que podría haber sido mucho peor.

"Previmos que el control de la presión arterial empeorara, debido a la reducción en la actividad física, el estrés, dormir mal y otros factores de riesgo de la enfermedad cardiovascular que empeoraron durante la pandemia", señaló el líder del estudio, el Dr. Hiroshi Gotanda, profesor asistente de la División de Medicina Interna General del Centro Médico Cedars-Sinai, en Los Ángeles.

¿Cómo afectó la pandemia a la presión arterial de los estadounidenses?

"Pero los resultados fueron mejores de lo previsto, probablemente debido al uso de la telemedicina y a la monitorización de la presión arterial en casa", anotó.

En el estudio, que fue financiado por los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) de EE. UU., los investigadores observaron los datos electrónicos de los expedientes de más de 137,500 adultos que tenían hipertensión (una presión arterial alta) y que fueron tratados en el Cedars-Sinai, en el centro Médico Irving de la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York, y en Ochsner Health de Nueva Orleáns.

Los pacientes tenían una edad promedio de 66 años. Más o menos un 57 por ciento eran mujeres, mientras que un 30 por ciento eran negros.

Los investigadores compararon los resultados de la presión arterial antes de la pandemia, de agosto de 2018 hasta enero de 2020, con los del pico de la pandemia, de abril de 2020 a enero de 2021.

El número de lecturas de la presión arterial se redujo en hasta un 90 por ciento durante los primeros tres meses de la pandemia. Las mediciones comenzaron a aumentar a medida que pasaban los meses, aunque seguían estando por debajo de los niveles anteriores a la pandemia. Esto podría haberse debido a las cancelaciones o posposiciones de las visitas presenciales a los consultorios, plantearon los autores.

Las lecturas de la presión arterial sistólica, el número superior, de los pacientes aumentaron en un promedio de 1.79 mm Hg (milímetros de mercurio). Sus lecturas diastólicas (el número inferior) aumentaron en un promedio de 1.30 mm Hg. Se considera que la hipertensión es a partir de los 140/90 mm Hg. Un aumento de apenas 2 mm Hg puede incrementar el riesgo de eventos cardiovasculares importantes en hasta un 5 por ciento, anotaron los autores.

Los hallazgos se publicaron en la edición del 1 de noviembre de la revista Hypertension.

Más de mil millones de personas tienen hipertensión en todo el mundo, que es un factor de riesgo de la enfermedad cardiovascular, lo que incluye al ataque cardiaco y el accidente cerebrovascular (ACV). También aumenta el riesgo de una infección más grave con la COVID.

Apenas 1 de cada 4 adultos de EE. UU. con hipertensión tienen su afección bajo control, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Los investigadores planifican explorar el impacto de estos ligeros aumentos en la presión arterial en la salud cardiovascular a largo plazo. También planifican observar si algunos grupos podrían haber tenido dificultades para acceder a los servicios de telesalud. Investigaciones anteriores han sugerido que los pacientes que no dominan bien el inglés, que son de ciertos grupo raciales o étnicos minoritarios, o que tienen pocos conocimientos digitales son menos propensos a acceder a la telemedicina.

El estudio ofrece nuevas evidencias sobre cómo la pandemia afecto a la hipertensión, pero también subraya el valor del autocuidado para ayudar a monitorizar y controlar los aumentos en la presión arterial, comentó la Dra. Paula Einhorn, la funcionaria del programa del estudio del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU.

Einhorn animó a los individuos con hipertensión a continuar viendo a sus proveedores de atención de la salud, ya sea en persona o de forma remota, y a seguir las recomendaciones sobre el estilo de vida y los medicamentos.

El hecho de que la telemedicina y las revisiones en casa pudieran haber ayudado a evitar que las tasas de presión arterial más alta empeoraran más ofrece esperanzas de que medidas similares funcionen en cualquier pandemia en el futuro.

"Ahora sabemos que la presión arterial se podría controlar, relativamente, usando tecnología", comentó Gotanda en un comunicado de prensa de los NIH. "Esta es una conclusión importante cuando nos encontremos en otras emergencias de salud pública en el futuro".

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre la hipertensión.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: U.S. National Institutes of Health, news release, Nov. 1, 2022

Comparte tu opinión