Buenas y malas noticias sobre los afroamericanos y el cáncer

JUEVES, 19 de mayo de 2022 (HealthDay News) -- Un nuevo informe sobre cómo les va a los estadounidenses negros contra el cáncer arroja un panorama muy contradictorio.

El riesgo de que un hombre o una mujer negros en EE. UU. mueran de cáncer se ha reducido de forma constante en las dos últimas décadas, encontró la investigación recién publicada.

Buenas y malas noticias sobre los afroamericanos y el cáncer

Lamentablemente, la investigación también mostró que ese riesgo sigue siendo más alto para los afroamericanos que para otros grupos raciales y étnicos.

"Encontramos que, de 1999 a 2019, las tasas de mortalidad por el cáncer se redujeron de forma constante entre las personas negras en Estados Unidos, en un 2 por ciento al año, con una reducción más rápida entre los hombres (de un 2.6 por ciento al año) que entre las mujeres (de un 1.5 por ciento al año)", señaló el autor principal del estudio, Wayne Lawrence, miembro de prevención del cáncer del Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU.

"Aun así, en 2019, los hombres y las mujeres negros seguían teniendo unas tasas de muerte por cáncer considerablemente más altas que las personas de otros grupos raciales y étnicos", añadió.

Las conclusiones provienen de un análisis de datos sobre la mortalidad de los individuos negros y de otros grupos étnicos/raciales, reunidos por el Centro Nacional de Estadísticas de Salud de EE. UU. Los datos incluyeron a personas de a partir de 20 años.

Durante el periodo del estudio de dos décadas, más de 1.3 millones de hombres y mujeres negros murieron de cáncer, mostraron los datos.

Sin embargo, las tasas de mortalidad por cáncer de este grupo se redujeron en un 2 por ciento cada año.

Y las tasas de mortalidad por el cáncer de pulmón se redujeron el máximo entre los hombres: un 3.8 por ciento al año. Entre las mujeres, la reducción más marcada fue en el cáncer de estómago: las tasas de mortalidad se redujeron en un 3.4 por ciento al año, encontraron los investigadores.

Pero no todas las tendencias iban en la dirección correcta. Durante el periodo del estudio, las muertes por cáncer de hígado aumentaron entre los adultos mayores negros. Y el riesgo de morir de cáncer de útero también aumentó entre las mujeres negras.

En cuanto a qué subyace a estas cifras, que son sobre todo positivas, Lawrence comentó que es probable que el declive constante en las muertes por cáncer entre los individuos negros se deba a los avances en la prevención, la detección y el tratamiento del cáncer. También citó a cambios en la exposición a factores de riesgo del cáncer, por ejemplo un declive en las tasas de tabaquismo.

Pero, al mismo tiempo, los investigadores anotaron que, en la mayoría de los cánceres, las tasas de mortalidad de 2019 era más altas entre los afroamericanos que entre las personas blancas, los asiáticos, los de las Islas del Pacífico, los amerindios, los nativos de Alaska y los hispanos.

Por ejemplo, entre los hombres negros, el riesgo de morir de cáncer de próstata es cinco veces más alto que entre los hombres asiáticos/de las Islas del Pacífico.

De forma similar, el riesgo de que las mujeres negras mueran de cáncer de mama es ahora 2.5 veces más alto que entre las mujeres asiáticas/de las Islas del Pacífico.

"Muchas de las causas de las disparidades raciales en las tasas de mortalidad son sobre todo sistémicas y prevenibles", planteó Lawrence. "Por ejemplo, los pacientes negros son más propensos a experimentar una mala interacción entre paciente y médico, unas derivaciones más diferidas, retrasos en el tratamiento, un seguimiento menos frecuente del médico, una mayor desconfianza en la medicina, una subutilización del tratamiento, y fallos del sistema de atención de la salud", lo que significa que el tratamiento recetado no ocurre por motivos desconocidos.

Lawrence comentó que cualquier intento de resolver el riesgo de disparidad debe observar muy de cerca a la realidad cotidiana. Por ejemplo, apuntó a la importancia de averiguar por qué las personas negras "son más propensas a vivir en vecindarios con una mala accesibilidad a un especialista del cáncer, a ver a un médico con un menor acceso a los recursos clínicos, y a residir en comunidades con una mayor exposición a los peligros ambientales asociados con el riesgo de cáncer".

El Dr. William Dahut, director científico de la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society), reaccionó a los hallazgos.

"Las muertes por el cáncer se basan en la biología, las exposiciones y el acceso a la atención especializada", anotó.

Dahut dijo que una forma potencial de mejorar las probabilidades de los afroamericanos sería aumentar la investigación sobre "las diferencias biológicas, que quizá fomenten la tasa de mortalidad más alta, con el fin de crear estrategias de detección y terapéuticas dirigidas".

Al mismo tiempo, se hizo eco de la necesidad de observar de forma más profunda cómo la exposición laboral o ambiental a toxinas peligrosas de las personas negras podría aumentar su riesgo.

El estudio se publicó en la edición en línea del 19 de mayo de la revista JAMA Oncology.

Más información

Aprenda más sobre las tendencias en el cáncer y la raza en la Sociedad Americana Contra El Cáncer.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Wayne Lawrence, DrPH, MPH, cancer prevention fellow, U.S. National Cancer Institute, U.S. National Institutes of Health, Bethesda, Md.; William Dahut, MD, chief scientific officer, American Cancer Society; JAMA Oncology, May 19, 2022, online

Comparte tu opinión