Artritis: qué es, causas, tipos, síntomas y tratamiento

Las articulaciones son los lugares del cuerpo donde se unen dos huesos (por ejemplo, los codos y las rodillas). Las enfermedades de las articulaciones se conocen como artritis. El término se deriva de la palabra griega que significa exactamente eso: enfermedades de las articulaciones.

Más de 58.5 millones de adultos estadounidenses (1 de cada 4) tienen artritis, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. La artritis es más común entre los adultos mayores de 65 años, y la desarrollan más mujeres que hombres. Los niños también pueden desarrollar artritis. 

Artritis: qué es, causas, tipos, síntomas y tratamiento

¿Qué es la artritis?

Hay muchos tipos de artritis, más de 100. Algunos tipos de artritis, como la artritis reumatoide (AR), no solo afectan las articulaciones, sino también el sistema inmunitario y algunos órganos internos, como los ojos o la piel

Los síntomas de la artritis pueden incluir:

  • Dolor

  • Rigidez

  • Rango de movimiento limitado

  • Deformidades de la(s) articulación(es)

¿Cuáles son las causas de la artritis? 

Los expertos creen que factores como la genética, el estilo de vida y el medio ambiente juegan un papel importante en quién desarrolla artritis. Sin embargo, nadie puede decir con certeza qué causa muchas formas de artritis.

Algunos tipos tienen causas conocidas. Por ejemplo, la gota es causada por tener demasiado ácido úrico en el cuerpo. Las lesiones en las articulaciones y el uso excesivo también contribuyen a la osteoartritis. 

Estos son algunos factores de riesgo que puede controlar y que pueden aumentar la probabilidad de desarrollar artritis:

Obesidad o sobrepeso: El exceso de peso ejerce una presión adicional sobre las articulaciones, especialmente las que soportan peso, como las caderas y las rodillas. Las personas que tienen sobrepeso son más propensas a desarrollar osteoartritis que las que no lo tienen.

Infecciones: Los agentes microbianos, como las bacterias y los virus, pueden causar infecciones en las articulaciones, lo que puede provocar algunos tipos de artritis. ¿Articulaciones hinchadas, calientes o enrojecidas? Podría ser una infección. Busca atención médica de inmediato. 

Lesiones o uso excesivo: Doblar constantemente o ejercer una presión continua sobre las articulaciones con movimientos repetitivos puede dañarlas y provocar el desarrollo de osteoartritis en esas articulaciones. Si tu trabajo requiere que te agaches y te pongas en cuclillas constantemente, puedes correr el riesgo de desarrollar osteoartritis. 

Fumar: Fumar cigarrillos puede aumentar el riesgo de desarrollar artritis reumatoide y, si tienes artritis reumatoide, fumar puede empeorar tu enfermedad. Cuando fumas, puede ser más difícil mantenerte físicamente activo, y la actividad física es una parte importante del control de enfermedades como la AR.

Estos son los factores de riesgo de la artritis sobre los que no tienes control:

Edad: Cuanto mayor seas, mayor será el desgaste de tus articulaciones y más susceptible serás a la artritis.

Género: Las mujeres tienen un mayor riesgo de osteoartritis, artritis reumatoide y fibromialgia. Los hombres tienen un mayor riesgo de desarrollar gota.

Genes: Los expertos creen que existe un vínculo entre genes específicos y la probabilidad de desarrollar algunos tipos de artritis, como la artritis reumatoide, el lupus eritematoso sistémico (LES) y la espondilitis anquilosante. Nadie sabe por qué ciertos genes ponen a quienes los padecen en mayor riesgo o por qué estos genes pueden empeorar la artritis de algunas personas. 

¿El tronarse los dedos conduce a la artritis? 

Es posible que hayas escuchado de un padre o amigo que tronarse los dedos podría hacer que desarrolles artritis en las manos. No es así, según Harvard Health. Tronarse los dedos puede ser molestos para aquellos que escuchan el estallido, pero, si desarrollas artritis en las manos, esa no será la razón. 

Tipos de artritis

Si bien hay más de 100 tipos de artritis, algunos son más comunes que otros. Los cuatro tipos principales incluyen los siguientes.

Osteoartritis

Este tipo de artritis también se conoce como enfermedad degenerativa de las articulaciones. Gracias a la edad o al uso excesivo, el cartílago que amortigua las articulaciones y evita que el hueso roce con el hueso se desgasta. Los síntomas de la osteoartritis incluyen rigidez, dolor y limitación de movimientos. La osteoartritis suele afectar a las articulaciones que soportan peso, como las caderas, la columna vertebral y las rodillas. 

Gota

Esta puede ser una de las formas más incapacitantes de artritis. La gota, una enfermedad crónica, es causada por la acumulación de ácido úrico en el cuerpo. Los síntomas incluyen hinchazón dolorosa en una sola articulación, a menudo en el dedo gordo del pie. Los episodios se repiten a menudo. 

Fibromialgia

El sello distintivo de este tipo de artritis es el dolor crónico generalizado. La mayoría de las personas con fibromialgia también están extremadamente fatigadas, tienen problemas para dormir, son sensibles al tacto, la luz y el sonido, y tienen dificultades cognitivas. Un traumatismo físico, una cirugía, una infección o un estrés psicológico pueden desencadenar síntomas. 

Artritis reumatoide

La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune, lo que significa que el cuerpo se vuelve contra sí mismo. Lo más probable es que la artritis reumatoide afecte las articulaciones de las manos, los pies, las muñecas, los codos, las rodillas y los tobillos. En algunos casos, la artritis reumatoide también puede afectar la piel, los ojos, los pulmones, el corazón, la sangre y los nervios. Cuando tienes artritis reumatoide, es probable que experimentes brotes, pero también puedes entrar en remisión. A medida que avanza la enfermedad, las articulaciones (dedos de las manos, de los pies, rodillas, muñecas) pueden deformarse. 

Otros tipos más comunes de artritis incluyen:

Artritis psoriásica

Las personas que tienen psoriasis, una enfermedad de la piel que causa picazón, enrojecimiento y manchas gruesas de piel con escamas plateadas, también pueden desarrollar artritis psoriásica. No todas las personas con psoriasis desarrollan artritis psoriásica, pero las que la padecen pueden experimentar dolor, rigidez e hinchazón de las articulaciones. La artritis psoriásica puede ser leve y afectar algunas articulaciones, o puede ser más grave y afectar muchas articulaciones. La artritis psoriásica también puede dañar las articulaciones con el tiempo. 

Las formas menos comunes de artritis incluyen: 

Artritis gonocócica

La artritis gonocócica es causada por la misma bacteria que causa la gonorrea, una infección de transmisión sexual. Se diagnostica con mayor frecuencia en personas jóvenes y sanas. Si no se trata, la artritis gonocócica puede causar dolor articular permanente. 

Síntomas de la artritis

La mayoría de los tipos de artritis causan dolor y rigidez en y alrededor de una sola articulación o de varias. Los síntomas pueden aparecer repentinamente o pueden acumularse gradualmente con el tiempo. Los síntomas pueden ser constantes o pueden desaparecer periódicamente durante algún tiempo. 

Algunos síntomas son específicos del tipo de artritis que tiene. Estos son algunos de los tipos más comunes de artritis y sus síntomas específicos.

Osteoartritis

  • Dolor o dolor en las articulaciones

  • Rigidez

  • Hinchazón en las articulaciones

  • Flexibilidad limitada/disminución del rango de movimiento 

Gota

  • Ataques repentinos e intensos de dolor articular, a menudo en el dedo gordo del pie y por la noche 

  • El dolor también puede estar presente en otros dedos de los pies, tobillos, rodillas o articulaciones de los dedos

  • El dolor puede ser recurrente y volverse cada vez más intenso  

Fibromialgia

  • Dolor y rigidez en todo el cuerpo 

  • Agotamiento y fatiga

  • Ansiedad y depresión

  • Dificultad para dormir

  • Problemas con la memoria y la concentración

  • Dolores de cabeza, posiblemente migrañas

  • Hormigueo en manos y pies

  • Dolor en la cara o la mandíbula conocido como ATM (síndrome de la articulación temporomandibular)

  • Dolor abdominal, hinchazón, estreñimiento o síndrome del intestino irritable (SII)

Artritis reumatoide 

  • Dolores y molestias en más de una articulación

  • Rigidez en múltiples articulaciones

  • Sensibilidad e hinchazón en las articulaciones

  • Pérdida de peso

  • Fiebre

  • Fatiga/cansancio

  • Sensación de debilidad 

Se sabe que los síntomas se exacerban y también entran en remisión. Los síntomas de la artritis reumatoide tienden a ser los mismos en ambos lados del cuerpo. 

Artritis psoriásica

  • Inflamación de las articulaciones (puede ser en articulaciones grandes y pequeñas)

  • Hinchazón de los dedos de las manos y de los pies

  • Clavos picados o clavos que se separan de sus lechos

  • Dolor en el pie o en el talón

  • Parches rojos y escamosos de la piel (psoriasis)

Espondilitis anquilosante

  • Dolor, rigidez e inflamación en las articulaciones, incluidas las costillas, los hombros, las rodillas y los pies

  • Dificultad para respirar profundamente cuando las articulaciones de las costillas están afectadas

  • Cambios en la visión, dolor ocular debido a la inflamación de los ojos

  • Fatiga, cansancio

  • Pérdida de apetito y peso

  • Erupciones cutáneas, como psoriasis

  • Dolor de estómago e intestinos sueltos

Artritis gonocócica

  • Fiebre

  • Dolor en las articulaciones

  • Dolor en una sola articulación 

  • Inflamación de los tendones que causa dolor en las manos o las muñecas

  • Dolor o ardor al orinar

  • Erupción cutánea que parece llagas. La erupción puede ser de color rosado a rojo y contener pus. 

¿Cómo se siente la artritis? 

Si tienes artritis, es probable que tengas dolor y rigidez en las articulaciones. El dolor puede ser local o generalizado. 

Si tienes osteoartritis, tus articulaciones tienden a estar adoloridas y rígidas por la mañana o si no las ha usado por un tiempo. El dolor suele durar alrededor de media hora y mejora con el movimiento. Es posible que sientas que tus articulaciones están flojas o inestables. Si tienes dolor en las caderas, puede irradiarse a las rodillas. Al caminar o moverte, las rodillas pueden doblarse. 

La artritis reumatoide afecta a cada persona de manera diferente. Es posible que tengas dolor en las articulaciones en reposo o cuando te mueves. Es posible que te sientas con poca energía y que tengas fiebre baja. Es posible que sientas las articulaciones sensibles o calientes al tacto. Es probable que tus síntomas sean los mismos en ambos lados de tu cuerpo. 

Tratamiento de la artritis

El objetivo en el tratamiento de la artritis es controlar el dolor, minimizar el daño articular y mejorar, o al menos mantener, la calidad de vida. Los tratamientos para la artritis incluyen medicamentos, fisioterapia, educación del paciente y cirugía en algunos casos. 

Medicamentos para la artritis

Hay varios medicamentos diferentes disponibles para aliviar los síntomas de la artritis:

Analgésicos

Los analgésicos, o analgésicos generales como el paracetamol (Tylenol), están disponibles sin receta y pueden ayudar a reducir la inflamación y el dolor de las articulaciones calientes e hinchadas. Los analgésicos son más suaves para el estómago y el corazón que los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), pero si tomas demasiado durante demasiado tiempo, pueden dañar tu hígado. Puedes pedirle a tu proveedor de atención médica un analgésico recetado si es necesario. Ten en cuenta todos los medicamentos que estás tomando y que algunos medicamentos para el resfriado, la alergia o el sueño también contienen analgésicos.

Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE)

Al igual que los analgésicos, los AINE pueden aliviar el dolor de la artritis. Actúan bloqueando sustancias similares a las hormonas llamadas prostaglandinas. Los AINE se venden sin receta, pero también se pueden recetar. Los AINE incluyen:

  • Naproxeno (Aleve)

  • Ibuprofeno (Motrin, Advil)

  • Celecoxib (Celebrex, solo con receta médica)

Los AINE pueden aumentar el riesgo de problemas cardíacos (ataque cardíaco y accidente cerebrovascular) y provocar sangrado estomacal. 

Corticosteroides

Los corticosteroides, también llamados esteroides, actúan como la hormona natural del cuerpo, el cortisol, para reducir la inflamación. Los corticosteroides son de acción rápida y pueden proporcionar alivio a corto plazo. El uso prolongado de corticosteroides puede causar aumento de peso, cataratas e hipertensión arterial

Los corticosteroides están disponibles en forma de píldoras, pero también se pueden administrar en forma de inyecciones.

Fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (FARME)

Los FARME son otro tipo de medicamento diseñado para retrasar o detener la inflamación que causa el dolor artrítico. Los FARME se utilizan a menudo para tratar la artritis reumatoide y los tipos inflamatorios de artritis, como la espondilitis anquilosante, la artritis psoriásica y el lupus. Pueden pasar semanas o meses hasta que vea los resultados de los FARME. El metotrexato es un FARME común que se prescribe para la artritis. 

Los FARME pueden debilitar la capacidad de tu cuerpo para combatir infecciones. 

Biológicos

Los productos biológicos son un subconjunto de los  FARME y están diseñados para bloquear partes específicas del sistema inmunitario, en particular las proteínas que promueven la inflamación. Se administran en forma de infusión intravenosa (IV). 

El uso a largo plazo de productos biológicos artificiales puede empeorar las afecciones existentes, como la insuficiencia cardíaca o la esclerosis múltiple. 

Cirugía para artritis

Cuando otros tratamientos no funcionan o dejan de funcionar, tu equipo de atención médica puede recomendar una cirugía. También se puede recomendar la cirugía si la artritis es grave. Hay diferentes cirugías disponibles para diferentes tipos de artritis. 

Artroscopía

Se trata de un procedimiento menos invasivo en el que el cirujano utiliza instrumentos quirúrgicos especializados y una cámara para reparar las articulaciones. Los cirujanos operan con instrumentos especializados a través de pequeñas incisiones y toman decisiones sobre cómo mover los instrumentos quirúrgicos en función de lo que ven en la cámara. La artroscopia se puede utilizar para reparar desgarros en los tejidos blandos y el cartílago y los ligamentos dañados, y para extirpar el cartílago roto que flota libremente.

Reemplazo total de la articulación 

El reemplazo total de la articulación es un procedimiento quirúrgico en el que el cirujano extrae la articulación y la reemplaza con un implante que imita el original. Los implantes pueden ser de metal, plástico o cerámica. No es para personas que tienen huesos débiles o que tienen sobrepeso extremo. 

La cirugía de reemplazo total de articulación mínimamente invasiva puede ser una opción para las personas activas, de peso normal y menores de 50 años, pero aún implica cortar el hueso y realinear el tejido blando que sostiene la articulación.

Una cirugía que reemplaza solo una parte de una articulación se denomina rejuvenecimiento articular.  

Fusión

La fusión es para personas con osteoartritis o artritis inflamatoria cuyas articulaciones están gravemente dañadas por su enfermedad. Durante este procedimiento, el cirujano coloca clavos, placas, varillas u otros accesorios para fusionar la articulación y bloquear dos o más huesos en su lugar. La fusión se puede usar para los tobillos, las muñecas, los pulgares, los dedos o la columna vertebral (no la parte baja de la espalda). La fusión limita el rango de movimiento y la flexibilidad, pero puede proporcionar alivio.

Revisión conjunta

Un cirujano retira un implante que ha fallado, está infectado o desgastado y lo reemplaza por uno nuevo. Los pacientes con implantes de 15 a 20 años o más pueden necesitar revisiones. Los pacientes tienen un mayor riesgo de fractura después de la cirugía de revisión. También pueden estar en riesgo de dislocación o longitudes irregulares de las piernas. 

Sinovectomía

Este procedimiento elimina la membrana sinovial (el líquido que recubre las articulaciones) de la rodilla, el codo, la muñeca, los dedos o las caderas, que pueden inflamarse o crecer demasiado, causando daño al cartílago y las articulaciones circundantes. Se utilizan métodos de cirugía abierta o artroscópicos.

Es posible que el procedimiento solo alivie temporalmente el dolor, y es posible que se produzcan complicaciones graves con la sinovectomía abierta frente a los métodos artroscópicos. También puede limitar el rango de movimiento.

Osteotomía

Con la osteotomía, los cirujanos cortan hueso o agregan hueso para sostener una articulación dañada, generalmente en la rodilla o la cadera. Puede ayudar a retrasar la necesidad de un reemplazo articular durante 10 a 15 años, según la Arthritis Foundation, pero esta es una cirugía muy compleja que requiere un cirujano especializado.

Fisioterapia 

Las sesiones de fisioterapia con fisioterapeutas , que son profesionales con licencia, pueden ayudarlo a sobrellevar su artritis de la siguiente manera:

  • Te mostramos ejercicios que fortalecen las articulaciones

  • Recomendar dispositivos de asistencia que puedan ayudar, como andadores y bastones

  • Sugerir modificaciones para que tu hogar y lugar de trabajo sean seguros y de apoyo, como sillas ergonómicas y tapetes acolchados en su cocina 

Consejos para aliviar el dolor de la artritis

El dolor de la artritis puede dificultar la realización de las tareas de la vida diaria. Estos son algunos consejos para ayudar a que su dolor sea más manejable:

Toma los medicamentos según las indicaciones. Lo mejor es seguir las instrucciones del frasco de píldoras o de tu proveedor de atención médica. Si tienes dudas sobre los efectos secundarios, habla con su proveedor de atención médica sobre otros medicamentos o soluciones.

Cuida tu peso. Cuanto más peso lleves, más presión habrá sobre las rodillas y otras articulaciones que soportan peso. Baja de peso si es necesario y luego mantén tu peso. Una dieta equilibrada con énfasis en frutas y verduras, cereales integrales y proteínas magras es clave para controlar el peso. Evita los alimentos procesados, las carnes rojas y las bebidas azucaradas.

Mantente activo. Caminar, nadar, hacer yoga y cosas similares pueden ayudar a reducir el dolor en las articulaciones y mejorar la flexibilidad, la fuerza y el equilibrio. Los ejercicios cardiovasculares , como andar en bicicleta, también pueden ayudarte a mantener tu corazón en forma. Habla con tu proveedor de atención médica antes de comenzar un programa de ejercicios.

Manejar lesiones y riesgos en el lugar de trabajo. Practica ejercicios que puedan fortalecer cualquier área o articulación problemática que debas usar repetidamente para el trabajo u otras actividades. Asegúrate de que tu lugar de trabajo esté libre de riesgos de caídas y de que estés utilizando herramientas y equipos que sean apropiados para sus habilidades y limitaciones físicas. Busca espacios de trabajo diseñados ergonómicamente. 

Mantén una actitud positiva. Trata de no ceder ante el dolor. Busca maneras de pensar en otras cosas que no sean el dolor. Pasa tiempo con tus seres queridos. Haz actividades que disfrutes. Hable con tu proveedor sobre la hipnosis, la meditación y las técnicas de respiración que pueden ayudar a aliviar el dolor. 

Ve frío y caliente. La aplicación de calor en las articulaciones aumenta el flujo sanguíneo, lo que puede ayudar a reducir el dolor. La aplicación de frío puede adormecer y reducir la hinchazón, lo que también ayuda a reducir el dolor. 

Estimulación eléctrica. Algunas personas encuentran alivio en los tratamientos caseros que administran estimulación eléctrica en el área afectada. Por ejemplo, una unidad TENS, o dispositivo de estimulación nerviosa eléctrica transcutánea, utiliza sondas adhesivas colocadas en la articulación y una corriente eléctrica pulsante suave. Según la Arthritis Foundation, puede aliviar la osteoartritis, y hasta el 50% de las personas con artritis que lo prueban obtienen una reducción del 50% en el dolor.

Terapias complementarias. Las terapias como los masajes o la acupuntura también pueden ayudar a aliviar el dolor. Habla con tu proveedor de atención médica sobre la posibilidad de probar estas terapias, ya que es necesario tener precaución si tiene un brote o tiene articulaciones gravemente dañadas o frágiles.

Deja de fumar. Fumar puede empeorar los síntomas. Si fuma, deje de hacerlo.

Vivir con artritis 

Cuando tienes una afección crónica como la artritis, es importante aprender todo lo que puedas de fuentes confiables. Es posible que te resulte útil unirte a un grupo de apoyo o tomar una clase de ejercicios diseñada para personas con artritis. 

Trabaja con tu equipo de atención médica para controlar tu afección y encontrar el tratamiento o las terapias que funcionen para ti. La artritis no se puede curar, pero es posible controlarla. 

Referencias 

Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. MedlinePlus: Artritis.

StatPearls: Artritis.

Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC): Preguntas frecuentes sobre la artritis.

Departamento de Salud y Control Ambiental de Carolina del Sur: Artritis.

CDC: Factores de riesgo.

CDC: Cómo dejar de fumar.

Harvard Health: ¿Tronarse los nudillos causa artritis?

Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. MedlinePlus: Artritis psoriásica.

Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. MedlinePlus: Artritis gonocócica.

Asociación Nacional de Fibromialgia: Todo sobre la fibromialgia.

Arthritis Foundation: Gota.

CDC: Fibromialgia.

CDC: Artritis reumatoide.

Arthritis Foundation: Artritis psoriásica.

Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel (NIAMS, por sus siglas en inglés): Osteoartritis.

NIAMS: Artritis reumatoide.

Arthritis Foundation: Medicamentos para la artritis.

Arthritis Foundation: Los productos biológicos son medicamentos potentes.

Arthritis Foundation: Comprenda sus opciones de cirugía articular.

Arthritis Foundation: Fisioterapia para la artritis.

Arthritis Foundation: 4 consejos para controlar el dolor crónico.

Arthritis Foundation: Estimulación nerviosa eléctrica para el dolor de la artritis.

Arthritis Foundation: Beneficios del masaje.

Centro Nacional de Salud Complementaria e Integrativa: Glucosamina y condroitina para la osteoartritis.

NIAMS: Vivir con artritis.

Asociación Americana de Personas Jubiladas: 8 signos tempranos de artritis que nunca debe ignorar.

Comparte tu opinión