¿Algún medicamento ayuda a aliviar la dependencia a la marihuana?

¿Algún medicamento ayuda a aliviar la dependencia a la marihuana?

LUNES, 2 de marzo de 2020 (HealthDay News) -- Un nuevo análisis muestra que, de los medicamentos que se han estudiado para tratar el uso problemático de la marihuana, ninguno ha resultado efectivo.

La revisión de 26 ensayos encontró que ninguno de los fármacos evaluados, que incluyen antidepresivos, ansiolíticos y cannabinoides sintéticos, mostraron beneficios claros en las personas con un trastorno por uso de cannabis (TUC).

El TUC se puede diagnosticar cuando un hábito de marihuana se convierte en una parte incontenible de la vida, en que las personas descuidan las responsabilidades laborales o personales, ignoran los problemas que su uso de la droga provoca, o encuentran que necesitan cada vez más marihuana para drogarse.

Según el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA) de EE. UU., en 2015, unos 4 millones de estadounidenses tenían el TUC. La investigación sugiere que afecta a alrededor de un 30 por ciento de los usuarios de marihuana en algún momento.

Y aunque con frecuencia las personas consideran a la marihuana como una droga no adictiva, los usuarios regulares pueden desarrollar síntomas de abstinencia si intentan parar, lo que incluye nerviosismo e irritabilidad, insomnio, un estado de ánimo deprimido, y síntomas físicos como dolor abdominal, temblores y dolor de cabeza.

"Existe la idea errónea de que la marihuana es benigna", comentó la Dra. Frances Levin, jefa de la división de trastornos por uso de sustancias del Instituto Psiquiátrico del Estado de Nueva York y la Universidad de Columbia, en la ciudad de Nueva York.

Lo que los médicos ven les dice una historia distinta.

Las personas con unos síntomas más leves de TUC son menos propensas a buscar tratamiento, anotó Levin, que no participó en el estudio. Entonces, los que buscan ayuda en general tienen una dependencia más grave de la droga que afecta a sus vidas.

"Debemos considerar al [TUC] como a cualquier otro trastorno de uso de sustancias", apuntó Levin.

Esto incluye estudiar si los medicamentos pueden ayudar a las personas a gestionar la abstinencia y reducir su consumo de marihuana.

La nueva revisión, que se publicó en la edición en línea del 2 de marzo de la revista Annals of Internal Medicine, encontró que algunas clases de medicamentos no han logrado ayudar a los pacientes a abstenerse de la marihuana, ni a reducir el consumo. Éstas incluyen a los antidepresivos, el ansiolítico buspirona, y los cannabinoides de receta.

Se han estudiado otros medicamentos, como los estabilizadores del estado de ánimo, los anticonvulsivos y el complemento dietético N-acetilcisteína. Y la evidencia sobre ellos se consideró "insuficiente".

Pero, señaló Levin, los estudios individuales de la revisión fueron pequeños, y no alcanzaron un tamaño para poder considerarlos definitivos. También variaron respecto a la duración del tratamiento, el uso de la terapia conductual y los grupos de pacientes que estudiaron. En algunos, las personas tenían una afección psiquiátrica coexistente, como la depresión, otros se enfocaron en adolescentes, y algunos en personas que habían sido usuarias de marihuana durante mucho tiempo.

Según Levin, es difícil sacar conclusiones.

"No creo que las cosas sean tan pesimistas como esta [revisión] sugiere", planteó. "Hay algunas señales promisorias basadas en estudios en humanos de laboratorio y de tratamientos que vale la pena explorar".

Karli Kondo, investigadora del Sistema de Atención de la Salud de la VA de Portland, dirigió la revisión. Se mostró de acuerdo en que es demasiado pronto como para alcanzar un veredicto.

Kondo observó que la conclusión es que se necesitan estudios de mayor tamaño. Apuntó al ejemplo de los cannabinoides, y afirmó que hay ciertos "datos promisorios" de que podrían aliviar los síntomas de abstinencia.

Más allá de esto, añadió, se necesitan estudios de distintas combinaciones de medicamentos y terapia conductual.

El Dr. Timothy Brennan es director del Instituto de la Adicción de los Hospitales de Mount Sinai West y Mount Sinai St. Luke's, en la ciudad de Nueva York.

Aseguró que, en general, las terapias conductuales para el trastorno por uso de marihuana son "bastante efectivas". Una es la terapia cognitivo conductual, que ayuda a las personas a reconfigurar los patrones de pensamiento negativos que fomentan la conducta, y a desarrollar formas de afrontamiento más saludables.

Algunas personas usan la marihuana para "en esencia automedicarse" por trastornos como la ansiedad o la depresión, anotó Brennan. (En parte, esa es el motivo para evaluar los antidepresivos y ansiolíticos para el TUC, explicó).

Pero, dijo Kondo, la terapia conductual por sí sola quizá no sea la "opción adecuada" para todo el mundo. Además, conlleva tiempo, anotó, y podría ser costosa o simplemente no estar disponible en el área local del paciente.

Brennan se mostró de acuerdo en la necesidad de más investigación, en parte porque los estadounidenses consideran cada vez más que la marihuana es "segura", y el uso de la droga está aumentando. Entre 2002 y 2014, el número de usuarios diarios de marihuana en Estados Unidos casi se duplicó, según el NIDA.

Una preocupación es que la marihuana que circula hoy en día puede ser hasta 10 veces más potente que la que había disponible hace décadas, añadió Brennan.

Y si bien otras drogas (como los opioides) provocan problemas más graves, eso no significa que la marihuana sea inocua, enfatizó Brennan.

Más información

El Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de EE. UU. ofrece más información sobre el uso de la marihuana.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión