AHA News: La rehabilitación para COVID prolongado da esperanza, mientras que la condición continúa desconcertando

MARTES, 8 de febrero de 2022 (American Heart Association News) -- Caitlin Barber, dietista titulada, trabajaba en una residencia de ancianos de Hudson Valley cuando la primera ola de COVID-19 se estrelló sobre el norte del estado de Nueva York en marzo de 2020. Rápidamente cayó enferma, pero no se preocupó demasiado por sus dolores corporales, su secreción nasal o su incapacidad para saborear u oler.

Corredora habitual que llevaba un estilo de vida saludable, Barber, que entonces tenía 27 años, esperaba recuperarse completamente. Tras dos semanas de cuarentena, se sintió mejor y volvió al trabajo.

AHA News: La rehabilitación para COVID prolongado da esperanza, mientras que la condición continúa desconcertando

Sin embargo, días después volvieron los síntomas, junto con otros nuevos y mucho peores que los primeros. Sufría debilidad y fatiga debilitantes, fiebre, dolores de cabeza, dificultad para respirar y una niebla cerebral tan intensa que no podía recordar cómo hacer su trabajo. Si intentaba caminar, su ritmo cardíaco se disparaba y su presión arterial descendía.

"Traté de regresar a trabajar tres veces sin lograrlo. Solo podía estar allí una hora a la vez", dijo. "Me debilité tanto que mi marido tenía que sostenerme para llevarme al baño".

En pocos meses, Barber acabó en una silla de ruedas. Se mudó con su marido a casa de sus suegros para recibir ayuda, y los médicos locales no pudieron encontrar nada mal. Finalmente, a través de un grupo de apoyo en línea para personas cuyos síntomas persistían mucho tiempo después de la infección, una condición que llegó a conocerse como COVID de larga duración, o síndrome de COVID-19 postagudo, se enteró del Centro de Atención Post-COVID de Mount Sinai de la ciudad de Nueva York.

Creado en mayo de 2020, el centro es solo una de las docenas de clínicas de este tipo que han surgido en todo el país, a medida que aumenta el número de personas que luchan contra los síntomas posteriores a COVID. Los investigadores estiman que hasta 1 de cada 3 personas infectadas con COVID-19 experimenta COVID de larga duración.

Los médicos del Mount Sinai diagnosticaron a Barber el síndrome de taquicardia ortostática postural. Se trata de un trastorno que afecta al sistema nervioso autónomo y que se caracteriza por la fatiga crónica, el aumento drástico de la frecuencia cardíaca y la disminución de la presión arterial al ponerse de pie. Mientras los investigadores siguen estudiando cómo es que COVID-19 puede desencadenarse en este síndrome, las clínicas como el Mount Sinai se enfocan en la recuperación.

La mayoría de los pacientes de la clínica padecen síntomas parecidos a los del síndrome de taquicardia ortostática postural, "similares a los que se observan en personas que han pasado largos periodos de tiempo encamadas e inmovilizadas en la unidad de cuidados intensivos", explica la Dra. Ruwanthi Titano, cardióloga del sistema de salud del Mount Sinai. Pocos fueron realmente hospitalizados por COVID-19 y "la mayoría estaban realmente sanos antes de la enfermedad".

Titano los trata con altos niveles de hidratación y medias de compresión para mejorar la presión arterial y la circulación, junto con ejercicios de respiración y fisioterapia para ayudarles a recuperar la fuerza y la resistencia. A los pacientes como Barber, a quienes las tareas sencillas les resultan agotadoras, se les aplica un programa de ejercicios gradual que comienza con ejercicios en posición reclinada, junto con un entrenamiento del tronco y de la fuerza para ayudar al cuerpo a restablecerse y acostumbrarse a moverse de nuevo. Con el tiempo, van acumulando períodos más largos de movimiento vertical con objetivos de frecuencia cardíaca más elevados.

Después de seis meses, Barber dijo que por fin podía volver a caminar, pero que seguía experimentando náuseas, problemas de ritmo cardíaco y presión arterial y falta de apetito.

"Entré en septiembre y salí de la silla de ruedas en marzo", comentó. "Llevo ya casi dos años y, aunque sigo luchando a diario, por fin puedo volver a trabajar".

No se entiende bien por qué ocurre esto con las personas con COVID de larga duración.

Para crear poblaciones de estudio lo suficientemente grandes como para realizar una investigación más sólida, los Institutos Nacionales de Salud invirtieron 470 millones de dólares en la iniciativa Researching COVID to Enhance Recovery (RECOVER). Dicha iniciativa apoyará los estudios a gran escala que exploran los impactos de largo plazo de COVID-19. En diciembre, la American Heart Association puso en marcha una iniciativa para conceder subvenciones de $10 millones a los investigadores para que estudien los efectos cardiovasculares a largo plazo de COVID. Mientras tanto, la Organización Mundial de la Salud ha comenzado a ofrecer recursos y apoyo para ayudar a las naciones de todo el mundo a desarrollar programas de rehabilitación para personas que luchan contra COVID de larga duración.

Uno de los retos más básicos es cómo diagnosticar o definir COVID de larga duración. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades la caracterizan como una amplia gama de "síntomas y hallazgos clínicos nuevos, recurrentes o continuos que suceden cuatro o más semanas después de la infección". Sin embargo, aún no existe una definición "rápida y exacta", dijo Titano. Lo que está claro, agregó, es que cuanto antes se busque el tratamiento, mejores serán las posibilidades de recuperación. (Las personas que han tenido o creen haber tenido COVID-19 deben ponerse en contacto con sus médicos para asegurarse de que los tiempos y síntomas exactos de la infección estén documentados en su historial médico).

"Una vez que se sale de la enfermedad aguda, si se siguen sintiendo los síntomas un mes después, probablemente se tenga COVID de larga duración", dijo. "Si lo tratamos de inmediato y lo llevamos a rehabilitación, podría no convertirse en síntomas que duren seis meses o un año. Es entonces cuando realmente queremos intervenir, porque es cuando podemos hacer el mayor cambio en el curso de la enfermedad".

Lo que también le ha quedado claro a Titano es que las personas que atiende en Monte Sinaí no sufren daños estructurales en el corazón, aunque tengan dificultad para respirar, latidos rápidos e irregularidades en la presión arterial.

"Al principio, pedía toda una serie de pruebas para ver a qué nos enfrentábamos", señaló. "Pero la mayoría de esas pruebas salieron normales. Lo que encontramos es que la estructura del corazón no cambia, es la funcionalidad lo que intentamos trabajar con la rehabilitación y la fisioterapia. Se pierde calidad de vida, y ese es el mayor problema".

Pero eso no significa que COVID prolongado no pueda provocar daños en la salud del corazón en el futuro, dijo, especialmente si no se trata. No tener la energía necesaria para mantenerse físicamente activo "conduce a un mayor deterioro de la condición física, así como a un aumento de peso y problemas metabólicos que ocurren de la misma manera que en cualquier otra persona que no sea capaz de hacer ejercicio".

American Heart Association News hace reportajes acerca de noticias del corazón y el cerebro. Las opiniones expresadas en este artículo no necesariamente reflejan la postura oficial de la American Heart Association. American Heart Association, Inc. es el propietario o el titular de los derechos de autor, y todos los derechos están reservados. Si tiene una pregunta o un comentario sobre este artículo, por favor mande un correo electrónico a [email protected].

Por Laura Williamson

Comparte tu opinión