La toronja, una aliada en la lucha contra el cáncer

El jugo de toronja podría incrementar la efectividad de ciertos medicamentos contra el cáncer, según lo hallado por investigadores de la Universidad de Chicago.

"Ciertos activos en el jugo de toronja incrementarían en cerca del 300 por ciento la efectividad de algunas drogas quimioterapéuticas, por lo que un tumor podría ser atacado tomando dosis más pequeñas de medicamento", comenta el Dr. Ezra Cohen, director del estudio.

La toronja, una aliada en la lucha contra el cáncer
| Foto: THINKSTOCK

Para la investigación, el Dr. Cohen y sus colegas dieron seguimiento a 138 pacientes con cáncer, los cuales fueron divididos en tres grupos.

Todos los grupos fueron tratados con una droga conocida como sirolimus (Rapamune), sin embargo, a cada grupo le fue suministrada en diferentes modos: el primero tomó sólo sirolimus, el segundo tomó sirolimus con un vaso diario de jugo de toronja, y el tercero tomó una combinación de sirolimus con ketoconazol.

Al final, los investigadores observaron que quienes tomaron sólo sirolimus necesitaban al menos 90 miligramos de medicamento a la semana, mientras que quienes lo tomaron junto con el jugo de toronja requerían sólo entre 25 y 35 miligramos semanales.

Los más beneficiados fueron los pacientes que tomaron la combinación de sirolimus y ketoconazol, pues requirieron sólo 16 miligramos de medicamento.

"Esto se debería a que tanto el ketoconazol como el jugo de toronja inhibirían la producción de ciertas enzimas en el intestino que obstaculizarían la absorción del medicamento", explica el Dr. Cohen. "Al bloquear las enzimas, la sustancia activa puede entrar en mayor cantidad y más rápidamente al torrente sanguíneo, mejorando la efectividad del tratamiento".

De acuerdo con el investigador, esto permitiría reducir la dosis de medicamento, lo cual haría que el paciente experimentara efectos secundarios menos intensos, e incluso le ayudaría a ahorrar en medicamentos.

Debido a que las drogas contra el cáncer se suelen tomar en grandes dosis, varios tejidos sanos pueden verse afectados, por lo que aparecen efectos secundarios como fatiga, náuseas, vómito y malestar gastrointestinal, caída del cabello y dolor.

Asimismo, el Dr. Cohen considera que el jugo de toronja tendría algunas ventajas sobre el ketoconazol, a pesar de que los efectos de éste son más poderosos.

"El jugo de toronja es natural, por lo que es menos tóxico, además es más barato que el ketoconazol y más accesible, por lo que sería un complemento ideal del tratamiento contra el cáncer", comenta.

Por ahora, los investigadores consideran que aún harían falta estudios para conocer cómo estas propiedades de la toronja podrían facilitar el tratamiento del cáncer y de otras enfermedades.

No obstante, el Dr. Cohen advierte que los pacientes con cáncer no deberían empezar a tomar jugo de toronja como parte de su tratamiento.

"Debido a que facilita la entrada de los activos en el torrente sanguíneo, esta fruta puede ocasionar que la sangre se vea cargada con cantidades peligrosas de medicamento, dando lugar a una sobredosis", destaca. "Todo paciente que esté sometido a un tratamiento a largo plazo, debería consultar a su médico antes de empezar a consumir toronjas con regularidad".

Más información:

Comparte tu opinión