Agave

Agave

¿Qué es?:

El agave es una planta que se encuentra en Estados Unidos, México, America Central y del Sur, el Mediterráneo y algunas partes de la India. Las raíces, savia y jugo de agave se utilizan para hacer medicina.

El agave se ha usado por vía oral para tratar la constipación, indigestión, flatulencia, ictericia, cáncer, cáncer y diarrea; para estimular el trabajo de parto y para la producción urinaria. Además, el pulque, una bebida preparada con agave, se ingirió en mujeres en periodo de lactancia para aumentar la producción de leche. El agave se ha aplicado en la piel para tratar los hematomas y para estimular el crecimiento del pelo.

¿Qué tan efectivo es?:

Natural Medicines Comprehensive Database (La Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales) clasifica la eficacia, basada en evidencia científica, de acuerdo a la siguiente escala: Eficaz, Probablemente Eficaz, Posiblemente Eficaz, Posiblemente Ineficaz, Probablemente Ineficaz, Ineficaz, e Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación.

La clasificación de la eficacia para este producto es la siguiente:

  • Gases (flatulencias).
  • Estreñimiento.
  • Diarrea con sangre (disentería).
  • Piel amarillenta debido a demasiada bilirrubina en la sangre (ictericia).
  • Cáncer.
  • Estimular el parto de parto.
  • Aumentar la producción de leche materna.
  • Hematomas.
  • Caída del cabello.
  • Otros condiciones.
Se necesita más evidencia para evaluar el Cannabidiol para estos usos.

¿Cómo funciona?:

Ciertos químicos en el agave pueden disminuir la inflamación, causar la contracción del útero o prevenir el crecimiento de ciertas células cancerosas.

¿Hay preocupación por la seguridad de su uso?:

La planta del agave NO ES POSIBLEMENTE SEGURA en la mayoría de los adultos cuando se aplica en la piel. La exposición al agave fresco podría causar inflamación y enrojecimiento, llagas en la piel e inflamación de pequeños vasos sanguíneos (venas) en cuestión de minutos a horas de exposición. La savia parece ser la parte más irritativa de la planta.

No se conoce demasiado sobre la seguridad del agave cuando se ingiere por boca.

Precauciones especiales y Advertencias:

Embarazo y lactancia: La ingesta de agave durante el embarazo NO ES PROBABLEMENTE SEGURO. Existe ciertas evidencia de que el agave podría estimular el útero y causar contracciones Además, la ingesta de pulque, una bebida a base de agave, no es segura durante el embarazo porque contiene alcohol. Se ha vinculado la ingesta de pulque durante el embarazo con un pequeño tamaño del bebe y una disminución en el rendimiento mental durante los primeros 6 meses de vida.

El uso del agave NO ES POSIBLEMENTE durante la lactancia. Se ha vinculado la ingesta de pulque durante la lactancia con una un bajo aumento de peso y disminución del crecimiento a los 5 años.

¿Existen interacciones con medicamentos?:

No se sabe si este producto interactúa con algún medicamento.

Si está tomando medicamentos, converse con su proveedor de atención médica antes de empezar a tomar este producto.

:

¿Existen interacciones con alimentos?:

No se conoce ninguna interacción con alimentos.

¿Qué dosis se utiliza?:

La dosis apropiada de agave depende de varios factores como la edad, la salud y muchas otras condiciones. Hasta el momento, no existe suficiente información científica para determinar un rango apropiado de dosis de agave. Recuerde que los productos naturales no siempre son siempre necesariamente naturales y las dosificaciones pueden ser importantes. Asegúrese de seguir las instrucciones correspondientes en los rótulos de los productos y consulte con su farmacéutico, médico o proveedor de salud antes de usarlo.

Otros nombres:

Agave americana, American Agave, American Aloe, Amerikanische Agave, Century Plant, Garingboom, Hundertjährige Agave, Maguey, Pita Común, Pite, Spreading Century Plant, Wild Century Plant.javascript:txtEnCOtherNamessize();

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

Comparte tu opinión