El poder oculto de la nuez moscada: proteger el hígado

El poder oculto de la nuez moscada: proteger el hígado
Tiene un compuesto que protege contra el daño hepático. | Foto: GETTY IMAGES

Aromática y exquisita, la nuez moscada nos trae recuerdos otoñales de pasteles y de platos inolvidables que disfrutamos en las celebraciones de fin de año.

Originaria de Indonesia, el uso de la nuez moscada se expandió por todo el mundo. Es rica en vitaminas A, B, C, y tiene minerales como calcio, sodio, magnesio, potasio, zinc, hierro selenio, manganeso y fósforo. 

Esta antigua especia tiene mucho más que sabor para dar: se ha utilizado durante siglos en la medicina tradicional china para tratar el asma, aliviar el dolor reumático, los dolores de muelas, las infecciones y las enfermedades gastrointestinales. Ahora, un grupo de científicos halló que la nuez moscada ayuda a mantener la buena salud de otros órganos, específicamente del hígado

En el laboratorio, investigadores han demostrado que la nuez moscada puede combatir los niveles de lípidos altos como el colesterol y los triglicéridos, bajar el azúcar en sangre, combatir el daño al tejido cardíaco y reducir la toxicidad hepática. 

Inspirados en estos estudios, Xiu-Wei Yang, Frank González, Fei Li y sus colegas de China, querían ver cómo la nuez moscada puede prevenir el daño al hígado

Para realizar su estudio, que fue publicado en Journal of Proteome Research de la American Chemistry Society (ACS) los científicos utilizaron un modelo animal de ratón con toxicidad hepática, donde probaron el mecanismo que subsiste detrás de los efectos protectores de la nuez moscada. 

Nuez moscada para un hígado sano

Al administrar el consumo de nuez moscada y realizar posteriores análisis de metabolómica, se observó que esta especia probablemente protege contra el daño hepático, restaurando en los ratones los niveles más saludables de varios lípidos y acilcarnitinas (el procesamiento de las grasas). 

Además, el equipo descubrió que un compuesto específico presente en la nuez moscada, llamado myrislignan, tiene un fuerte efecto protector contra el daño hepático

La investigación fue realizada con la colaboración de varias organizaciones chinas y una institución estadounidense de cooperación científica.

Más para leer sobre el hígado

Comparte tu opinión