SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR Y RETIRAR
Cerrar

Editan embriones para estudiar el desarrollo humano

Científicos británicos editaron embriones humanos de pocos días con una herramienta conocida como CRISPR / Cas9 para eliminar un gen y estudiar así la función génica en el desarrollo humano.

Entender lo que sucede después de que un espermatozoide fertiliza el óvulo podría conducir a mejores métodos de fecundación in vitro o explicar por qué algunas mujeres abortan, señalaron los investigadores.

Los embriones se modificaron poco después de la fecundación y se dejaron desarrollar durante siete días con el método CRISPR / Cas9 que permite a los científicos encontrar y modificar o reemplazar defectos genéticos. Esta tecnología es objeto de un intenso debate internacional debido a los temores de que podría utilizarse para crear bebés "a medida".

Desactivar una instrucción genética

"Una manera de averiguar cuál es la función de un gen en el embrión en desarrollo es ver qué sucede cuando no funciona", dijo Kathy Niakan, una de las científicos que dirigió la investigación en el Francis Crick Institute.

Los avances en la manipulación del ADN han permitido al equipo del Crick desactivar un gen, que es una instrucción genética, que se sospecha que es de vital importancia.

El gen al que apuntaron los investigadores produce una proteína llamada OCT4,  una "superestrella" en el desarrollo del embrión temprano. Su papel completo no se entiende, pero actúa como un general del ejército emitiendo órdenes para mantener un desarrollo correcto del embrión. Los investigadores utilizaron 41 embriones que habían sido donados por parejas que ya no los necesitaban para la fecundación in vitro.

Los  resultados, publicados en la revista Nature, encontraron que los embriones humanos necesitan la proteína OCT4 para formar un blastocisto. Sin ella, el blastocisto no puede formarse o desarrollarse normalmente.

Antecedentes

Hace un par de meses, un grupo de científicos estadounidenses junto a colegas de China y Corea del Sur anunciaron que habían modificado genéticamente decenas de embriones humanos para eliminar el gen de una enfermedad, y señalaron que habían sentado las bases para tratar de crear las primeras personas modificadas genéticamente.

Shoukhrat Mitalipov y sus colegas de la Universidad de Salud y Ciencias de Oregón, utilizaron con éxito la herramienta de edición de genes denominada CRISPR-Cas9 para corregir un error del ADN causante de enfermedades en docenas de embriones humanos de etapas tempranas.

El proyecto de edición de embriones fue publicado por primera vez en MIT Technology Review en julio de este año.

Cinco millones de bebés han nacidos por fertilización in vitro

Debate ético

Estos experimentos han sido legales desde 2008 en el Reino Unido, donde es posible manipular embriones durante 14 días, siempre y cuando no se implantan.

En los Estados Unidos, en febrero de 2017, un comité de la Academia Nacional de Ciencias, Ingeniería y Medicina, aprobó la modificación de embriones, pero sólo para corregir las mutaciones que causan "una enfermedad o condición grave" y cuando no existen alternativas razonables.

Pero por ahora, la edición genética de embriones está lejos de ser llevada a los ensayos clínicos: el Congreso prohibió a la Administración de Drogas Alimentos y de EE.UU. (FDA) considerar los ensayos clínicos que involucran la ingeniería genética de la línea germinal (embriones). Y los Institutos Nacionales de Salud (NIH) tienen prohibido financiar la investigación de la edición de genes en embriones humanos.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad