SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cerrar

Diabetes: baño de inmersión baja el azúcar en sangre

Por -

Es sorprendente la forma en que los hábitos de higiene afectan nuestra salud. Cuando decides darte una ducha o un baño de inmersión, provocas profundos cambios a nivel mental y corporal.

Pero tal vez no imaginabas hasta dónde pueden llegar esos cambios. Un grupo de investigadores de la Universidad de Loughborough, en Reino Unido, descubrió que quedarse durante una hora sumergido en un baño caliente (40c/104f) bajó los niveles de azúcar en la sangre más eficazmente que pasar la misma cantidad de tiempo en una bicicleta. Esto podría, a su vez, reducir el riesgo de padecer diabetes tipo 2.

"Hay dos razones por las que los baños pueden afectar los niveles de azúcar en la sangre", dijo el Dr. Steve Faulkner, autor del estudio.

Primero, el calor aumenta el flujo sanguíneo alrededor del cuerpo mientras que el cuerpo intenta refrescarse por debajo, y por otro lado, este flujo creciente de la sangre aumenta la cantidad de azúcar en sangre asimilada por los músculos. Según Faulkner, es el shock de calor lo que produce el beneficio, que también podría obtenerse con una ducha caliente.

En este contexto, los beneficios de un baño de inmersión o ducha caliente serían eficaces para nivelar el azúcar en sangre dentro de una rutina de hábitos saludables como hacer ejercicio, llevar una dieta balanceada y mantenerse en un peso adecuado.

Relación de la diabetes y el calor

Aún a la luz del estudio mencionado arriba, hay que tener cuidado con las personas que ya tienen diabetes diagnosticada y la exposición al calor. La evidencia disponible muestra que estas personas son vulnerables a las lesiones/enfermedades causadas por el frío y el calor, sobre todo porque la diabetes tipo 2 suele ir acompañada de una o más condiciones de salud (obesidad, hipertensión, enfermedad cardiovascular) que pueden afectar aún más la capacidad para controlar el calor.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que estos impedimentos pueden ser mitigados al menos en parte, manteniendo un buen control glucémico, conservando o aumentando la aptitud aeróbica y previniendo las complicaciones relacionadas con la diabetes, informan los Institutos Nacionales de Salud (NIH).

Los adultos mayores con diabetes tipo 2 almacenan 1,5 veces más calor que sus contrapartes no diabéticas, y se atribuyen a las deficiencias relacionadas con la diabetes, que dañan la capacidad de pérdida de calor, pero también se asocia a la obesidad.

Quién puede tener diabetes

La diabetes se produce cuando los niveles de glucosa (azúcar) de la sangre están muy altos. La glucosa proviene de los alimentos que se consumen. La insulina es una hormona que ayuda a que la glucosa ingrese a las células para suministrarles energía. 

En la diabetes tipo 1, el cuerpo no produce insulina. En la diabetes tipo 2, la más común, el cuerpo no produce o no usa la insulina de manera adecuada. Sin suficiente insulina, la glucosa permanece en la sangre.

En EE.UU., 29.1 millones de personas o el 9.3 % de la población tiene diabetes, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Diabetes a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad