Diabetes tipo 2: una dieta a base de plantas reduciría el riesgo

Diabetes tipo 2: una dieta a base de plantas reduciría el riesgo
Una dieta basada en plantas incluye frutos secos, legumbres, vegetales y frutas. | Foto: ISTOCK

Muchos especialistas coinciden que la diabetes, por el número de pacientes que existen y la progresión que tiene, actúa como una enfermedad epidémica. 

Por eso, los estudios analizan cada vez más a números más grandes de pacientes. Luego de analizar a más de 300,000 personas, uno reciente halló que seguir una dieta saludable basada en plantas podría ayudar a disminuir el riesgo de diabetes tipo 2.

Con este tipo de dietas, los expertos se refieren a una alimentación que incluya alimentos vegetales saludables, como frutas, verduras, frutos secos o legumbres, y otros menos saludables, como papas y azúcares.

La diabetes es una enfermedad caracterizada por altos niveles de glucosa. Nuestro cuerpo dispone de una hormona, llamada insulina, para distribuir el azúcar entre las células y así, entregarles energía.

Cuando la insulina no es suficiente o no funciona adecuadamente (lo que sucede en la diabetes tipo 1 y 2 respectivamente), puede generarse un exceso de glucosa en la sangre. Esto puede causar problemas de visión, en los riñones, nervios, enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares e incluso amputaciones.

Según informan los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), más de 100 millones de adultos en EE. UU. tienen diabetes o prediabetes y uno de los principales factores de riesgo es la alimentación. Debido a que esta puede modificarse, muchos especialistas decidieron investigar que alimentos pueden ser de ayuda para combatir la diabetes:

  • Un estudio en ratones encontró que los champignones blancos ayudarían a prevenir la diabetes tipo 2. Esto sería posible debido a que los hongos estimularían el crecimiento de bacterias intestinales beneficiosas. La porción diaria recomendada para las personas sería de 85 g.
  • Expertos del Instituto de Tecnología de Illinois, descubrieron que incluir frambuesas rojas en la dieta, ayudaría a las personas con prediabetes a controlar sus niveles de glucosa.
  • Una investigación publicada en Circulation Research señaló que las personas con diabetes tipo 2 que consumen frutos secos regularmente, como nueces, almendras o avellanas, tendrían un menor riesgo de muerte y enfermedad cardíaca.
  • Un estudio en ratones de la Universidad de Alberta, en Canadá, señaló que el consumo de queso, tanto regular como bajo en grasa, mejoraría la sensibilidad a la insulina.

Ahora, un equipo de investigadores de la Escuela de Salud Pública de Harvard T. H. Chan realizó una revisión exhaustiva y un metanálisis sobre nueve estudios que consideraron la asociación entre los patrones dietéticos y el riesgo de diabetes tipo 2. Entre ellos, se incluía información de 307,099 participantes, de los cuales 23,544 tenían diabetes tipo 2.

"Los patrones dietéticos basados en plantas ganaron popularidad en los últimos años, por lo que pensamos que era crucial cuantificar su asociación general con el riesgo de diabetes", señaló Frank Qian, autor principal del trabajo. Sus hallazgos se publicaron en JAMA Internal Medicine.

Beneficios de una dieta saludable

Qian y su equipo señalaron que es la primera vez que se observa la relación entre incorporar una dieta predominantemente basada en plantas de cualquier tipo y el riesgo de diabetes.

Tras categorizar y comparar a los participantes a partir de sus alimentaciones, los expertos encontraron que, en rasgos generales, aquellos que se adherían estrictamente a las dietas basadas en plantas tenían un riesgo 23% menor de diabetes tipo 2, en comparación a las personas que no lo hacían.

Aunque solo observaron una correlación, los autores explicaron que existen ciertos mecanismos que podrían explicar este enlace. Por ejemplo, los alimentos saludables basados en plantas pueden mejorar la sensibilidad a la insulina y la presión arterial, aspectos claves en el desarrollo de la diabetes. Además, estas dietas podrían prevenir o reducir la aparición de otros factores de riesgo, como el sobrepeso o la inflamación.

Si bien es necesario continuar investigando este vínculo para encontrar certezas, los investigadores resaltaron la importancia de incorporar este tipo de dietas, u otras como al DASH o mediterránea, que incluyan alimentos como los granos integrales, vegetales y frutas frescas, o grasas saludables, como el aceite de oliva o los frutos secos.

Más información sobre diabetes:

Comparte tu opinión