Actividad sexual después de un infarto de miocardio

Se define la cardiopatía isquémica, conocido como infarto al miocardio como el daño miocárdico debido a un desbalance entre el flujo coronario y los requerimientos miocárdicos de oxígeno causados por cambios en la circulación coronaria, según la Organización mundial de la Salud (OMS). 

Este padecimiento aqueja a un porcentaje alto en Estados Unidos de predominio en los varones.

Actividad sexual después de un infarto de miocardio
| Foto: THINKSTOCK

Cambios de estilo de vida después de un infarto al miocardio

La vida de un paciente postinfartado cambia drásticamente y con él, la de su familia y círculo social que le rodea. Cambios que deberían ser desde la alimentación hasta los cuidados que debe hacer el familiar para que haga el mínimo esfuerzo posible. 

El tratamiento de un paciente postinfartado y ya fuera peligro se lleva a cabo en un servicio de rehabilitación cardiaca, donde se le encamina al afectado a retomar sus actividades poco a poco, una de las actividades de mayor preocupación por los pacientes es la actividad sexual.

La OMS ha definido la salud sexual como un derecho humano básico que incluye la capacidad para disfrutar y controlar la conducta sexual, así como la libertad para que las enfermedades orgánicas y otras deficiencias no interfieran con la función sexual ni reproductiva. 

Motivo por el cual es de suma importancia tratar este tema con el paciente.

Reinicio de actividad sexual después de haber tenido un infarto al corazón

El reinicio de la actividad sexual es ampliamente debatido entre médicos, siendo el tiempo promedio entre 14 a 21 días después de que el paciente ha sido dado de alta del hospital. 

Otro tema es la posición en que se realiza la actividad sexual, se recomienda no adoptar una postura que demande un esfuerzo importante, García (2008) refiere no haber diferencia entre posición superior e inferior.

Evitar el estrés después de un infarto al miocardio

El estrés es un factor que debe evitarse a toda costa, se le sugiere al paciente encontrar con su pareja el mejor momento para reiniciar su vida sexual.

Las relaciones extraconyugales son de alto riesgo para el paciente, debido al estrés que esto genera. En relación a las relaciones homosexuales o heterosexuales, no existe evidencia que afecten de forma diferente. 

En cualquier caso, los pacientes postinfartados tienen todo el derecho de reiniciar su vida sexual, lo más recomendable es que vaya con la asesoría y seguimiento de un médico.

La vida de un paciente postinfartado cambia drásticamente y con él, la de su familia y círculo social que le rodea. Cambios que deberían ser desde la alimentación hasta los cuidados que debe hacer el familiar para que haga el mínimo esfuerzo posible. 

El tratamiento de un paciente postinfartado y ya fuera peligro se lleva a cabo en un servicio de rehabilitación cardiaca, donde se le encamina al afectado a retomar sus actividades poco a poco, una de las actividades de mayor preocupación por los pacientes es la actividad sexual.

La OMS ha definido la salud sexual como un derecho humano básico que incluye la capacidad para disfrutar y controlar la conducta sexual, así como la libertad para que las enfermedades orgánicas y otras deficiencias no interfieran con la función sexual ni reproductiva. Motivo por el cual es de suma importancia tratar este tema con el paciente.

Reinicio de actividad sexual después de haber tenido un infarto al corazón

El reinicio de la actividad sexual es ampliamente debatido entre médicos, siendo el tiempo promedio entre 14 a 21 días después de que el paciente ha sido dado de alta del hospital. 

Otro tema es la posición en que se realiza la actividad sexual, se recomienda no adoptar una postura que demande un esfuerzo importante, García (2008) refiere no haber diferencia entre posición superior e inferior.

El estrés es un factor que debe evitarse a toda costa, se le sugiere al paciente encontrar con su pareja el mejor momento para reiniciar su vida sexual.

Las relaciones extraconyugales son de alto riesgo para el paciente, debido al estrés que esto genera. En relación a las relaciones homosexuales o heterosexuales, no existe evidencia que afecten de forma diferente. 

En cualquier caso, los pacientes postinfartados tienen todo el derecho de reiniciar su vida sexual, lo más recomendable es que vaya con la asesoría y seguimiento de un médico.

Comparte tu opinión