SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

Cómo ahorrar dinero con una cuenta de gastos de salud flexible

Si sabes de antemano cuáles serán tus gastos de salud en un año —por ejemplo si tus hijos necesitan braces en 2020, si tomas un medicamento para una condición preexistente, o tú o alguien de tu familia recibe una atención médica constante— puedes tener una cuenta de gastos de salud flexible, con la que ahorrarás dinero.

Esta cuenta especial, cuyas siglas son FSA, se debe acordar con tu empleador porque solo se puede establecer si recibes seguro de salud a través de tu trabajo. Básicamente lo que te permite es separar dinero de tu colilla de pago para ciertos gastos de salud que usualmente pagas de tu bolsillo. 

El principal beneficio es que no se pagan impuestos sobre ese dinero. Esto significa que ahorrarás una suma equivalente a los impuestos que habrías pagado sobre el monto que separaste.

El monto total de la cuenta de gastos de salud flexible se acuerda al establecerla con tu empleador, y se te debitará a lo largo de un año de tus colillas de pagos. La Ley de Cuidado de Salud Asequible (ACA), popularmente conocida como Obamacare, estableció un máximo para contribuir a este tipo de cuentas de $2,650 en un año (aunque la inflación del año puede modificar un poco esta cifra). 

Sin embargo, otro beneficio de esta cuenta flexible es que, si necesitas todo el dinero del año para un gasto médico específico, el total estará disponible aunque solo hayas hecho el primer aporte. Por supuesto, seguirás pagando mensualmente hasta llegar al monto anual acordado. 

El dinero que separas para esta cuenta puedes usarlo por ejemplo para:

  • Cubrir deducibles
  • Cubrir gastos de bolsillo y copagos
  • Tratamientos que suelen no estar cubiertos por seguros de salud, dentales o de visión, como por ejemplo la cirugía para los ojos LASIK, los braces (aparatos para los dientes), o lentes de contacto especiales
  • Ciertos medicamentos recetados
  • Kits para medir el azúcar en sangre
  • Programas en gimnasios y vitaminas, solo si tu doctor indica que forman parte de un tratamiento médico

Para tener esta cuenta, es importante conocer bien los gastos médicos que tendrás, antes que comience el año: si el dinero anual que se separó no se gasta en esos doce meses, se corre el riesgo de perderlo. 

Pero, hay excepciones y dependen de la flexibilidad de tu empleador: algunos otorgan un período de gracia de dos meses y medio, con lo cual, por ejemplo, el dinero de tu cuenta de gastos de salud flexible de 2020, se podrá utilizar hasta el 15 de marzo de 2021. Otros permiten que se transfiera para el año siguiente un monto de hasta $500.

Como recordatorio, este tipo de cuenta solo se puede establecer cuando tienes seguro a través de tu empleador. No puedes tenerla si has comprado un seguro de salud por tu cuenta en los mercados del Obamacare. En este caso tienes otra opción, llamada cuentas de ahorro de salud, o HSA, que puede establecer un individuo.

Fuente: cuidadodesalud.gov, healthinsurance.org


 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Seguros de Salud a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad